De cómo Argentina ganó el #TrumpYourCat 2017

Compartir

Mauricio Macri viajó a los Estados Unidos tras un año y medio de vacaciones en Argentina y se reunió con Donald Trump. El millonario mafioso, misógino, xenófobo y sin formación estrechó la mano del presidente norteamericano y se miraron como diciendo “ahora nos cuida la misma policía de la que nos escondíamos hace 30 años”.

Donald Trump se sorprendió al ver a Macri: “sabía que lo habíamos comprado, pero no pensé que era delivery”.

Después le explicaron a Trump que ese día justo era el día de “bring your kids to work” en la Casa Blanca. El día en que todos llevan a sus chicos a la Casa Blanca.

Además, en Estados Unidos es trending topic un concurso de fotos denominado #TrumpYourCat. Básicamente consiste en peinar a los gatos para que se parezcan a Donald Trump. Bueno. Argentina acaba de ganar el primer premio.

Macri, amigo personal de Donald Trump, había apoyado a Hillary Clinton. Cagador y mufa: 100 por ciento Macri.

Macri, amigo personal de Donald Trump, había apoyado a Hillary Clinton. Cagador y mufa: 100 por ciento Macri.

Por cierto: Donald Trump en Estados Unidos, Mauricio Macri en Argentina… ahora que está de moda esto del idiota con dinero y poder… ¿qué tan injustos fuimos con Ricardo Fort?

De todas formas Donald Trump lo recibió como a un viejo amigo: es que cuando ambos se conocieron, nadie ponía una ficha en ninguno de los dos. Las ponían en sus casinos ilegales, sí, pero en ellos no.

Donald Trump recibió a Macri en el salón Oval de la Casa Blanca, famoso por ser el lugar donde Mónica Lewinsky le practicaba sexo oral a Bill Clinton. Macri prometió ser mucho más discreto que Mónica.

“Yo voy a hablarle de Corea del Norte, él va a hablarme de limones”, dijo Trump, boludeando a Macri. Mauricio respondió que se sentía como en su propia casa. Franco Macri le mandó a Donald Trump un whatsapp con un guiño de ojo.

Se comenta que Macri tuvo algunos inconvenientes en la Aduana de Estados Unidos porque los agentes de inmigración no podían creer que un Presidente llevara “de regalo” los lagos del Sur.

Durante la reunión, Trump elogió el “liderazgo” de Macri. Macri para no ser menos elogió el “pelo natural” de Donald Trump.

Durante el paseo ante la prensa, Macri no dijo nada, se limitó a mirar a Trump con cierto embelesamiento: una sonrisa tonta, la imposibilidad de cerrar la boca, el brillo de emoción en los ojos, los gestos de entrega y sumisión en las cejas… en fin, lo que internacionalmente se conoce como “la mirada Luis Majul ante empresarios presidentes”.

Después del contacto con la prensa, ambos presidentes mantuvieron un encuentro a solas de 15 minutos. Nadie sabe lo que pasó ahí. Ni siquiera Macri.

Después del contacto con la prensa, ambos presidentes mantuvieron un encuentro a solas de 15 minutos. Nadie sabe lo que pasó ahí. Ni siquiera Macri.

Después, la comitiva argentina (es un decir) almorzó con funcionarios estadounidenses y el dato curioso es que el menú incluía chorizo. Juan José Aranguren habría comentado “a esto lo dejó el negro que estaba antes”.

Los gobiernos anunciaron la creación de un grupo de trabajo sobre cuestiones cibernéticas. Estados Unidos aportaría su tecnología de punta, Argentina aportaría los trolls de Marcos Peña. Cada uno en su especialidad.

Además, el Gobierno Nacional exhibió como triunfos el ingreso al Programa Global Entry para facilitar el ingreso de argentinos a Estados Unidos y la desclasificación de documentos relacionados con la última dictadura militar. ¿Por qué es un triunfo de Macri? Porque si alguien de su familia aparece en esos documentos, ¡no tendrá problemas en irse a Estados Unidos para evadir a la Justicia!

Antes de irse, Macri le hizo una broma a Trump sobre sus partidos de golf. No fue culpa de Macri: los yanquis lo rodearon y empezaron a agitarlo: “¡haz lo tuyo, Mau! ¡haz lo tuyo, Mau!”

Macri cerró la visita con un discurso en inglés ante unos 500 empresarios, invitándolos a que vengan a invertir en la Argentina. Los empresarios le recordaron que Techint cierra fábricas en Argentina y las abre en Estados Unidos y que la familia Macri tiene casi cien empresas off-shore… o sea, ni los argentinos invierten en la Argentina!

Que macri te invite a invertir en la Argentina es como que Donald Trump te invite a invertir en Corea del Norte. O que Lanata te invite a invertir en un periodismo serio.

La última: Clarín se encargó de mostrar a un Macri firme frente al Imperio: según el diario argentino, “ceremonial mandó a avisar que por ningún motivo puede haber cebolla en el plato” de Macri. Es que macri puede dejar a un millón de desocupados en Argentina, puede crear millón y medio de nuevos pobres, puede sacarles los remedios y bajarle el sueldo a los jubilados… pero no puede comer cebolla porque le hace llorar. Es un hombre sensible.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto