Crónica de los despidos masivos y el desguace de Télam

Compartir

Ayer, mientras muchos se preparaban para celebrar la victoria de Argentina contra Nigeria, cientos de trabajadores de la Agencia Télam recibían los primeros telegramas de despido. El plan de ajuste de Lombardi supone dejar sin trabajo a 354 personas. Celia Carbajal es trabajadora de la Agencia y asegura que intentaron dividirlos, celebraron con cinismo los despidos pero la lucha recién comienza. La “reestructuración” contada desde adentro.

Fotos: Gentileza de trabajadores de Télam.

Escuchame Celia, están despidiendo gente. A mí me llegó un telegrama pero no lo recibí para no notificarme. A Ernesto, Lautaro, al hijo del Negro, a Betty, insólito… qué se yo, no sé.

Así empezó el martes 26 de junio para los trabajadores de Télam en las sedes centrales, las 23 corresponsalías provinciales y para la decena de corresponsales extranjeros. Se sucedieron infinidad de mensajes de compañeros en lista de “bajas”, hasta que la perversión rasgó el aire con un correo electrónico a las casillas personales:

“Fulano de Tal. Sos parte de la nueva Agencia Télam. Confiamos en vos para la construcción de una agencia profesional, pluralista, democrática y federal, con capacidad para producir contenidos informativos confiables que nos permita abastecer a la industria periodística basada en el desarrollo de nuevas tecnologías. Por eso esperamos que sigas sumando tu aporte para llevar a Télam a instalarse no sólo en el mercado nacional sino también en el internacional. El directorio de Télam”.

Otra catarata de mensajes de los compañeros, esta vez lamentando haber sido seleccionados para ser “confiables” según un directorio que llegó a la Agencia para ejecutar una faena de exterminio.

–A mí me llegó ese mail perverso en el que se me comunica que sigo, me dijo una compañera.

Esa fue la drástica desmentida de que “la restructuración” tuviera “criterio”, que tuviera otra lógica que no fuera la del genocidio. La de hacerte ver arder la aldea de enfrente y obligarte a agradecer que no haya sido la propia.

Pero en la cultura de lucha que hay en Télam, que afrontó intentos de cierre en 1996 y de cierre y liquidación en 2000, el intento de dividir entre despedidos y “confiables” fue contraproducente, y una masiva asamblea abierta frente a Bolívar 531 decidió ocupar ambas sedes y marchar para tomar la imagen emblemática de la lucha que recién empieza: una foto grupal en Plaza de Mayo, con fondo Casa Rosada. Lidiamos con eso. Es ellos o nosotros.

– Son psicópatas, escuché decir en los pasillos.

Es decir: predadores carentes de empatía, remordimientos, sentimientos, a los que les complace el resultado de su crueldad.

Es psicópata alguien que anuncia en el programa de Jorge Lanata en Radio Mitre que los telegramas serán 354 y, simultáneamente, publica en una red social: “Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos. Los ciudadanos porque recibirán de la agencia Télam información objetiva, veraz e independiente. El periodismo porque podrá desplegar, sin presiones ni chantajes, su noble oficio. Hoy ganó el periodismo y ganaron los ciudadanos”. Así, repetido por el ministro Hernán Lombardi.

No hubo que esperar mucho para la solidaridad con los trabajadores de la agencia nacional, a la que queremos pública y con control parlamentario. Llegó desde todo el país, desde la inmensa mayoría de los sectores, desde casi todos los partidos políticos, desde todas las redacciones, y desde el mismísimo Mundial en la imagen de los periodistas acreditados en Rusia 2018, fotografiados con un cartel manuscrito: No a los despidos en Télam.

Los despidos consumados responden a trabajadores de todos los sectores, de toda antigüedad, de todas las pertenencias políticas o populares. Lo que hay es un desguace, un proyecto para desmantelar a los tres medios con presupuesto estatal: TV Pública, Radio Nacional y Télam.

Las medidas de lucha se irán definiendo cada jornada en asambleas abiertas a las 12 en la puerta del edificio de Belgrano 347. Se lucha para revertir la totalidad de los despidos, para impedir el desguace, para recuperar la función de Télam como contralor de la publicidad oficial, ahora sin control y al arbitrio del Poder Ejecutivo. Para informar sobre los acontecimientos sociales relevantes de manera cierta. Se luchará cada día forjando una historia que continuará…

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/08/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto