¿Cuándo ganan los usuarios?

Compartir

Este miércoles se realizó la audiencia pública para definir el nuevo cuadro tarifario de la energía eléctrica. La luz será más cara y habrá menos subsidios. El Defensor del Pueblo, Alejandro Amor, reclamó por aquellos vecinos que pagan la luz, no reciben un servicio de calidad y sin embargo, padecen los cortes. Además, exigió una  Tarifa Social Única y Homogénea y el control de las empresas.

Foto: Martín Zabala


Como Defensor del Pueblo porteño y presidente de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA) me presenté en la audiencia pública por el nuevo cuadro tarifario en el servicio público esencial de luz, en representación de los vecinos que este año vieron especialmente afectado su bolsillo por los aumentos de tarifas, del transporte, de los alimentos, de la educación, de la salud, por la inflación.

Fuimos a reclamar por los vecinos que pagan la luz y sin embargo padecen los cortes, que piden información a las empresas y no la obtienen, que reclaman y no consiguen respuesta. Por los comerciantes que perdieron mercadería porque se cortó la cadena de frío, por los que perdieron sus electrodomésticos que se arruinaron con cortes, que estuvieron horas, días y hasta semanas sin luz, que no saben cuándo se les va a cortar el servicio ni cuándo va a volver. Por los que son electrodependientes pero no entran en esa categoría según las interpretaciones de las empresas.

Fuimos a reclamar por los vecinos que pagan la luz y sin embargo padecen los cortes, que piden información a las empresas y no la obtienen, que reclaman y no consiguen respuesta.

Hablamos en representación de los usuarios que no son respetados por las empresas porque no reciben el servicio de calidad por el que pagan y son castigados con la suspensión del servicio cuando no lo hacen. 

En defensa de ellos fue que volvimos a ratificar nuestro apoyo irrestricto a los principios del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación: proporcionalidad, razonabilidad, gradualidad y no confiscatoriedad.

Reclamamos también una Tarifa Social Única y Homogénea que les llegue a todos aquellos ciudadanos que la necesitan. Nos preocupa que el Ente Nacional de Regulación Eléctrica (ENRE) considere que “sólo deben recibir la tarifa social las personas que la necesitan”. Los Defensores preferimos que la reciba alguien que tal vez no la requiere pero que nunca se deje afuera a alguien que sí lo hace. Por eso pedimos también que se amplíe –al menos al doble– el pack eléctrico gratuito que se brinda por la Tarifa Social, llevándolo de 150 kWh a 300 por mes.

Pedimos que se amplíe –al menos al doble– el pack eléctrico gratuito que se brinda por la Tarifa Social, llevándolo de 150 kWh a 300 por mes.

Exigimos que se deje de subsidiar a las empresas y se pase a subsidiar a las personas, porque cuando se subsidia a las empresas se iguala la condición de una familia que vive en La Matanza con una que vive en Barrio Parque.

El Estado, por su parte, debe controlar que las empresas cumplan con las inversiones comprometidas y brinden un servicio de calidad. Estas empresas son las mismas que ganaron en los noventa con las privatizaciones, y luego con la devaluación, los subsidios y ahora con el nuevo cuadro tarifario. Ya es hora de que ganen los usuarios.

En este preciso momento hay cortes de luz que padecen los vecinos. Falta la reparación económica por los cortes y que se paguen las multas. Mientras tanto, el ENRE sigue sin exigirle lo que corresponde a las empresas. El perjudicado, como siempre, es el usuario. Esto es inaceptable en un contexto de incrementos tan importantes en las tarifas. Por eso exigimos que se modifique el régimen sancionatorio por uno que sea realmente beneficioso para las personas y no para las empresas, como sucede hoy.

Estas empresas son las mismas que ganaron en los noventa con las privatizaciones, y luego con la devaluación, los subsidios y ahora con el nuevo cuadro tarifario. Ya es hora de que ganen los usuarios.

Para llegar a la pobreza cero, como pretende el Gobierno Nacional, primero hay que eliminar de nuestro país la pobreza energética que padecen aquellas familias que utilizan el 50 por ciento de sus ingresos para pagar los servicios esenciales y el otro 50 por ciento restante queda por debajo de la línea de pobreza. A ellos se los consideran pobres energéticos. Si queremos terminar con la pobreza, primero hay que atacar la pobreza energética.

Los Defensores protegemos los derechos y las garantías de las personas, por eso les pedimos a las empresas que cumplan y respeten a los usuarios. Si no lo hacen, nos presentaremos ante la Justicia par que se revoquen sus concesiones y se llame a nuevas licitaciones. No descansaremos hasta que los usuarios reciban de las empresas el servicio de calidad que necesitan y por el que pagan.

* Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones