El cinismo de Cabrera

Compartir

Para el Ministro de Producción, Francisco Cabrera, las masivas importaciones, la caída del empleo y el cierre de las Pymes no son hechos reales. Sin embargo, no hay marketing que maquille la destrucción de la producción nacional. ¿Cómo explican desde el gobierno el aumento de la pobreza y la indigencia sino es a partir del cierre masivo de fábricas y comercios en todo el país?

Foto: Joaquín Salguero

Luego de la masiva marcha del martes 7 de marzo, en la que cientos de miles de argentinos le reclamamos al Gobierno que cambie el modelo económico vigente, se conocieron declaraciones del ministro de la Producción, Francisco Cabrera, que son preocupantes por el nivel de cinismo que exhiben.

En concreto, el funcionario sostuvo que “no hay lluvia de importaciones, no hay baja de empleo y no hay cierre de Pymes”. Dijo además que los empresarios “no son colaborativos con el proceso de crecimiento”, dado que en los últimos doce años “estuvieron pidiendo permiso para todo”, y que ahora “deben tomar decisiones y eso cuesta”.

Sus declaraciones se suman también a la operación que tras la marcha intentaron instalar fuentes oficiales en los medios de comunicación, ninguneando la representatividad de las cámaras empresariales y de los dirigentes gremiales.

A quienes nos toca ocupar espacios en la dirigencia Pyme, sabemos sobradamente que la situación que está viviendo la producción nacional es alarmante. Lo vemos y lo escuchamos diariamente, cuando nuestros asociados o nuestros colegas nos llaman para contarnos lo que están atravesando. Y, naturalmente, lo sufrimos a su vez en nuestras propias empresas.

La situación que está viviendo la producción nacional es alarmante. Lo vemos y lo escuchamos diariamente, cuando nuestros asociados o nuestros colegas nos llaman para contarnos lo que están atravesando. Y, naturalmente, lo sufrimos a su vez en nuestras propias empresas.

Pero no voy a referirme a sensaciones. La destrucción del entramado Pyme puede adivinarse hasta en los propios números que el Gobierno difunde. O ¿cómo imagina el gobierno que se explica el creciente número de desempleo y el aumento de la pobreza e indigencia, sino es a partir del cierre masivo de fábricas y comercios en todo el país?

Los registros oficiales de la Cartera Laboral, la nómina de empresas inscriptas tanto en ANSES como los datos que maneja el INDEC, los números de la balanza comercial, la evolución de los precios domésticos: son todos indicadores oficiales que contradicen los dichos del Ministro.

La economía Pyme está profundamente golpeada, de manera transversal, porque este es un modelo perjudicial para toda la economía que vive del mercado interno, no sólo para un sector específico, como se quiso instalar. Por eso, las caídas se encuentran en los rubros textiles y calzado, pero también en las metalúrgicas y en las terminales automotrices. En el rubro lácteo y alimenticio, pero también en la construcción y en las producciones regionales.

La economía Pyme está profundamente golpeada, de manera transversal, porque este es un modelo perjudicial para toda la economía que vive del mercado interno, no sólo para un sector específico, como se quiso instalar.

Sí, hay lluvia de importaciones. En el sector de cueros y textiles, los productos del exterior en el primer bimestre de 2017 crecieron un 70 por ciento y la cantidad de agentes importadores prácticamente se duplicó en un año. Hasta el propio Banco de la Provincia de Buenos Aires está financiando la importación de bienes de consumo de Taiwán a tasas negativas. No lo inventamos nosotros, nos llegó la promoción por correo a nuestras organizaciones.

No es casualidad que durante la movilización del 7M las principales cámaras Pymes del país hayamos marchado por primera vez, en muchos años, todas juntas detrás de la bandera argentina. Nosotros estamos fortalecidos en nuestra representatividad, porque la urgencia del país que este gobierno está construyendo nos lo obliga.

En cambio, es la representatividad del Ministro la que está en juego. No la nuestra. Cabrera encabeza un Ministerio de Producción en un Gobierno para el cual la producción nacional es mala palabra.

* Presidente de la Asociación Pyme y Miembro de la Mesa Directiva de CGERA.

Compartir

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones