El debate presidencial, una superstición de ONG

Compartir

Luego del debate presidencial, los principales medios hicieron foco en «el dedito acusador» de Alberto Fernández, un gesto que al parecer auguraría calamidades indecibles. La construcción imaginaria de un candidato a partir de recortes es otra de las virtudes del debate presidencial, esa superstición de ONG en la que los candidatos elegidos por centenares de miles e incluso millones de electores deben responder a las directivas de moderadores elegidos por nadie.

Durante el debate presidencial, la periodista María O’Donnell escribió en su cuenta de Twitter: “Dedo levantado, el gesto dominante en las intervenciones de Alberto Fernández”. Claudio Savoia, editor de política de Clarín, señaló el mismo detalle: “Dedito levantado hacia Macri. La constante de Alberto Fernández en sus participaciones”. 

Poco después, el propio Presidente criticó durante el debate al candidato del Frente de Todos por ese gesto: “Lamentablemente hemos visto que volvió el dedito acusador, volvió el atril, volvió la canchereada. El kirchnerismo no cambió. Por más que se oculte, trate de mostrarnos algo distinto, es lo mismo”. 

Al final, la periodista Romina Manguel concluyó desde su cuenta de Twitter con el comentario presidencial: “¨Volvió el dedito, la canchereada… El kirchnerismo no cambió¨. Se guardó el golpe para el final”.

Por su lado, Pablo Sirvén, secretario de redacción de La Nación, no sólo señaló el terrible gesto sino que destacó la “soberbia” de Alberto Fernández.

Al día siguiente, los principales medios hicieron foco en el dedito acusador, un gesto que al parecer auguraría calamidades indecibles. El joven Jonatan Viale opinó que Fernández debía cuidarse del exceso de soberbia y el apasionado Alfredo Leuco señaló por su lado en un editorial desgarrador: “El dedo acusador de Alberto Fernández fue una de las pocas novedades que dejó el debate presidencial. Ese dedo índice extendido que agitaba como un látigo apuntaba con forma de revólver hacia el presidente Mauricio Macri”.

Sólo faltó que el juez Bonadio procesara por intento de magnicidio con prisión preventiva al candidato del Frente de Todos.

Los guardianes del pueblo y las operaciones

Durante el debate, Mauricio Macri dio cifras imaginarias sobre deuda e inversión extranjera y sobre el supuesto aumento del presupuesto destinado a la ciencia (dato desmentido por el propio Conicet) y afirmó: “me imagino que Kicillof va a poner una narco capacitación en las escuelas”, un comentario agraviante hacia el candidato a gobernador de Buenos Aires del Frente de Todos pero también hacia la actual gobernadora Vidal, a quien dio por derrotada. Ninguna de esas afirmaciones perturbó tanto a nuestros periodistas serios como el dedo en forma de revólver del candidato más votado en las últimas elecciones primarias.

Este nuevo ejemplo de Nado Sincronizado Independiente (NSI), en el que funcionarios oficialistas y periodistas independientes señalan la misma nimiedad pero de forma independiente, no está destinado a defender a Macri, cuya derrota descuentan, sino a desgastar a quien consideran que será el próximo presidente, construyendo la figura de un político soberbio y autoritario.

La construcción imaginaria de un candidato a partir de recortes es otra de las virtudes del debate presidencial, esa superstición de ONG en la que los candidatos elegidos por centenares de miles e incluso millones de electores deben responder a las directivas de moderadores elegidos por nadie.

Como señaló Iván Schargrodsky, “los debates así como están en Argentina fueron impulsados por un sector del –otra vez– círculo rojo. ¿Para qué? Para poder narrar, luego del mismo, el episodio como lo crean más conveniente. Así es como el “¿en qué te has convertido, Daniel?” o los gritos oficialistas (…) fueron leídos por 9 de cada 10 periodistas como una picaresca o una búsqueda de épica, pero el dedo de Alberto Fernández –por la misma proporción de colegas- como un gesto de agresividad. Y, naturalmente, nadie reparó en que el Presidente acusó de cómplice de narcotráfico al candidato opositor más votado en el distrito más grande del país. Amigos y amigas, como me dice un politólogo amigo, ¨en el próximo programa de la carrera va a haber que dar las materias Magnetto 1 y 2, si no, no se entiende nada de nada, como que te falta algo”.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 17/11/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto