El mecanismo

Compartir

Durante una larga exposición ante la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados, el juez federal Alejo Ramos Padilla, detalló el funcionamiento de una red de espionaje y contraespionaje que involucra a agentes, fiscales, funcionarios, periodistas y políticos. El caso es de una gravedad inusitada en la historia de la democracia desde 1983. Todo indica que nada será igual a partir de hoy.

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla reveló en el Congreso de la Nación los secretos más abyectos de las cloacas del espionaje y contraespionaje en la Argentina. Y describió el mecanismo de aprietes, seguimientos, amenazas a testigos, empresarios, ejecutivos bajo coacciones, cámaras ocultas, armado de causas penales en el fuero federal, con la participación de policías como agentes orgánicos o inorgánicos vinculados, según el propio imputado Marcelo Sebastián D’Alessio, a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), con presuntos nexos con agencias de inteligencia estadounidenses como la DEA y la NSA.

Tan es así que el juez Ramos Padilla informó que D’Alessio formaba parte de un asociación ilícita que se dedicaba a realizar operaciones de inteligencia y contrainteligencia en países limítrofes como Uruguay. Hasta allí llegó el grupo operativo de D’Alessio para realizar una operación de espionaje sobre una delegación comercial de Irán. Y peor aún: fueron espiados también dirigentes del Frente Amplio de Uruguay y la petrolera PDVSA en Argentina.

Las pruebas de aprietes de D’Alessio y Stornelli que el juez lleva al Congreso

El caso es de una gravedad inusitada en la historia de la democracia desde 1983.
Entre los informes de inteligencia, el juez confirmó que D’Alessio asesoró en operaciones de acción psicológica a un candidato presidencial. Si bien no mencionó al candidato, este cronista puede confirmar que se trata de Alfredo Olmedo. Inclusive en el allanamiento en la casa de D’Alessio se encontró un escrito con el gabinete del candidato realizado por una organización de espionaje paraestatal.

Estas acciones también se realizaron en el programa televisivo «Animales Sueltos», cuyos periodistas fueron espiados por su columnista estrella, Marcelo Sebastián D’Alessio. Y la principal fuente habría sido el periodista de Clarín Daniel Santoro.

El juez Ramos Padilla abrió las puertas del averno narrando detalles de una causa bisagra que pretenden arrebatarle la instrucción con chicanas y citas griegas.

Todo indica que nada será igual a partir de hoy. El juez Ramos Padilla informó que la embajada de EE.UU no respondió su requisitoria sobre el supuesto rol de D’Alessio para el gobierno de Donald Trump.

La embajada prefirió hablar en off con Clarín.

Otra señal del mecanismo.

Comentarios

Comentarios

Juan Alonso

Juan Alonso

Periodista, escritor y docente. Columnista con Roberto Caballero en Radio Colonia y del programa ADN en C5N. Distinguido con el Premio Walsh de la Facultad de Periodismo de La Plata en 2017. Fue editor de Policiales de Tiempo Argentino.

Hacé tu anotación Sin anotaciones