El panteón y los iconoclastas

Compartir

Pese a lo que suelen sostener sus detractores, el peronismo, al reconocerse en tradiciones que lo precedieron, como el yrigoyenismo, es un gran constructor del panteón nacional. Del otro lado de la grieta, el antiperonismo, al contrario, lo rechaza en su conjunto pese a aceptar gran parte del legado político peronista: desde el voto femenino hasta la AUH, pasando por las vacaciones pagas, el aguinaldo o el CCK.

En una reciente columna, Beatriz Sarlo señaló que “la Argentina ha dado un paso gigantesco. No me refiero solamente a la serie histórica de presidentes de los últimos cuarenta años. Me refiero a que, por primera vez, se ha comenzado a construir un panteón nacional”.

Para Sarlo, la mención a Raúl Alfonsín que Alberto Fernández hizo en su discurso de asunción establece un momento bisagra en nuestra historia: el reconocimiento explícito al presidente radical que lanzó el histórico juicio a las juntas militares por parte del peronismo que en aquel momento consideraba, al contrario, que no debían investigarse los crímenes de la Dictadura.

El panteón, según la bella imagen de Sarlo, es “el relato arquitectónico y escultórico del acuerdo sobre el pasado”. Un acuerdo que no excluye las discrepancias. Como señala Sarlo, en el Panteón francés descansan Rousseau y Voltaire, que difirieron en casi todo. De hecho, el propio edificio ubicado en Paris refleja de alguna manera esa contradicción: fue proyectado como una iglesia en honor a Santa Genoveva, la patrona de la ciudad, pero luego de la Revolución su destino fue el de albergar los cuerpos de “los hombres ilustres de la Patria”.

El gesto de Fernández es contrapuesto, en el artículo de Sarlo, al olvido de Néstor Kirchner, cuando no mencionó al ex presidente radical en su histórico discurso frente a la ex ESMA, el 24 de marzo del 2004. “Vengo a pedir perdón de parte del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades (…) No es rencor ni odio lo que nos guía. Me guía la justicia y la lucha contra la impunidad”, afirmó el entonces presidente, lo que le valió tanto la crítica de la UCR como la de algunos gobernadores peronistas, que se quejaron por haber quedado mal parados frente a los organismos de DDHH.

Cecilia Gómez Mirada: “Viene un peronismo del siglo XXI”

En realidad, más que albergar cenizas ilustres, la función del panteón es la de establecer el canon de ideas aceptadas por la sociedad en un determinado momento. El conde de Mirabeau, revolucionario francés y eximio orador, fue el primero en entrar en el noble edificio, cuando falleció en 1791, pero también el primero en salir dos años después cuando se descubrieron sus lazos con Luis XVI. Jean Moulin, héroe de la Resistencia francesa descansa junto a Rousseau y Voltaire, pero ningún colaboracionista francés goza de ese privilegio. La sociedad francesa, al menos hasta hoy, rechaza en bloque el pasado de colaboración con la Alemania nazi.

Determinar que tal figura política merece ser incluida en “el relato arquitectónico y escultórico del acuerdo sobre el pasado” no pasa sólo por sus virtudes individuales (es probable que más de un colaboracionista contara con algunas) sino por las ideas que esa figura ilustra y que consolidan el relato nacional.

Es por eso que, aún con su injusto olvido, al reclamar justicia y relanzar los juicios por crímenes relacionados al terrorismo de Estado, Kirchner hizo más por la continuidad del legado político de Alfonsín y la construcción de nuestro panteón que Fernández al mencionarlo explícitamente.

Por último, pese a lo que suelen sostener sus detractores, el peronismo, al reconocerse en tradiciones que lo precedieron, como el yrigoyenismo, es un gran constructor del panteón nacional. Del otro lado de la grieta, el antiperonismo, al contrario, lo rechaza en su conjunto pese a aceptar gran parte del legado político peronista (desde el voto femenino hasta la AUH, pasando por las vacaciones pagas, el aguinaldo o el CCK). De esa forma, con razones más moralistas que políticas y pasión iconoclasta demuele piedra a piedra el intento de panteón.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 25/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto