La amenaza

Compartir

Luego de la conferencia de prensa del presidente, en la cual responsabilizó a la oposición de la reacción de los mercados, Jorge Alemán sostiene que las declaraciones de Macri constituyen una extorsión donde se amenaza a un pueblo, y se lo culpabiliza de los propios desastres cometidos por la administración de este gobierno.

Publicado en La [email protected] Eñe

En su día lo dijo claramente: se podía poner muy loco y hacer mucho daño. Ahora ya lo concreta, el mundo que para él es equivalente al mercado, equivalencia que de un solo golpe borra distintas heterogeneidades, políticas de Estado, relaciones geopolíticas, etc., va a castigar el error del pueblo argentino por ejercer su soberanía. Es un caso insólito, nunca visto en la historia de los países autodenominados democráticos: un presidente amenaza a su propio pueblo por el supuesto disgusto de esa abstracción que él llama «los mercados». Desde hace años leo las páginas económicas de distintos diarios de la derecha mundial, también distintas cadenas de la televisión internacional que vienen sosteniendo que la economía argentina es un desastre, y que su gobierno es absolutamente inepto. Según el que ocupa la función de presidente, estábamos en un mundo promisorio de grandes inversiones, autopistas y negocios pero el pueblo por una interpretación errónea de su propia historia ha perdido esa tierra prometida.

Es el delirio elevado a nivel de disparate de Estado. Sería irrisorio si no se vislumbrara el verdadero peligro que encierra. Es un chantaje, una extorsión donde se amenaza a un pueblo, y se lo culpabiliza de los propios desastres cometidos por la administración de este gobierno. Una prueba enloquecida, una muestra definitiva de la enorme desafección que este gobierno ha sostenido durante todo este tiempo a la relación de la historia de este pueblo. No sólo deliberadamente la desconocen sino que se proponen destruirla. Vienen tiempos muy difíciles, a la clásica amenaza de golpe de Estado la sustituye un nuevo tipo de intimidación, desencadenar en la población un estado de terror económico.

Este gobierno nunca constituyó un bloque hegemónico, es un dispositivo de poder propio de la actual financiarización del mundo.

La política con inclusión destronó al ajuste con cotillón

Si antes se culpabilizaba a cada uno de los habitantes de los estragos de la propia metodología gubernamental, ahora esa intimidación hostil se extiende a todos los electores del Frente de Todos.

Sin duda es una nueva materialización del Estado de Excepción. Se convoca a unas supuestas intervenciones extranjeras a que realicen un castigo ejemplar por la decisión política de la voluntad popular.

Con estas declaraciones el presidente confirma, una vez más, que él no tiene nada que ver con la Argentina, que trabaja para un amo al que él dice representar. Ese amo que como él se puede poner «muy loco» y planificar el sacrificio de nuestro pueblo.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones