La muerte es la esencia de la derecha

Compartir

Ayer fue el día Internacional de la lucha por la despenalización del aborto. El aborto clandestino es un problema de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las mujeres. Estamos en un problema, porque tenemos un Gobierno que dice que esas tres cosas son un curro.

Ayer fue el día Internacional de la lucha por la despenalización del aborto.  Esteban Bullrich seguramente dijo alguna de esas brutalidades que nos ponen de los pelos a nosotros pero que le fidelizan el voto conservador, como aquello de que “ni una menos también es cuando hay una bebé adentro”.

¿Adentro de qué, Esteban?

Para Esteban, como para todos los anti abortistas, un feto de tres semanas de gestación es una vida que hay que proteger, pero una mujer embarazada es apenas un recipiente. Que tiene “adentro” una vida que hay que proteger. Y que se queja mucho en lugar de ponerse a fabricar cerveza artesanal.

La Iglesia Católica volvió con su homilía antiabortista. La Iglesia no sólo se opone a la despenalización: amenaza a las mujeres con que van a ir al infierno si abortan. ¡Las amenazan con ir al infierno! ¡Maestro, ganó Macri!

Además, vivimos en Argentina, un país tan machista que si una mujer no coge con vos, es una histérica de mierda, si una mujer coge con vos pero usa pastillas, es una puta de mierda, si una mujer coge con vos no se cuida y queda embarazada, es una manipuladora, y si una mujer coge con vos, queda embarazada y aborta, es una criminal! ¡Las mujeres ya viven en el infierno!

Ayer se puso en foco el reclamo por el acceso efectivo al aborto legal, seguro y gratuito. Ni más ni menos que una lucha por la vida. Mariana Rodríguez Varela, la hija de un represor de la Dictadura que impulsa la campaña del “bebito por nacer”, no piensa lo mismo. Es cierto. Pero no pensar lo mismo que Mariana Rodríguez Varela ya debería ser un motivo suficiente para bancar la despenalización del aborto!

Esa mujer impulsa una campaña que consiste en colgarse un bebito de plástico en el cuello y, literalmente, colgá un bebé de plástico en el balcón. ¡Colgarlo del balcón! ¡Está clarísimo que a esta gente le importa el supuesto bebé hasta que nazca nomás. Después… que se cague de hambre, o que agarre la pala, o lo colguemos del balcón!

Las complicaciones por el aborto inseguro y clandestino son la primera causa de mortalidad de las mujeres en muchos países de América Latina. Por eso justamente es tan difícil que la derecha apoye esta causa. La muerte es la esencia de la derecha. Una derecha sin muerte es una computadora sin internet. Una derecha sin muerte es Intratables sin idiotas. ¡Una derecha sin muerte es Clarín sin Papel Prensa! O sea, La Razón. O sea, un diario que nadie lee.

La lucha por la despenalización del aborto está protagonizada por movimientos de mujeres. Son pocos los hombres que participan. Es que si las mujeres pudieran simplemente tomarse el palo para no tener hijos sin morir en el intento, quizás tampoco pelearían por esto.

En la Argentina se calcula que abortan clandestinamente entre 460 mil y 500 mil mujeres al año, algunas en contextos de seguridad y otras inseguros. El aborto no se despenaliza en Argentina porque esto favorecería al segundo grupo. Al primer grupo no le afecta lo legal o no del asunto.

¿Alguna vez viste a un rico pidiendo que se despenalice el lavado de dinero? No lo necesitan. Lavan igual. Y no mueren en el intento.

El aborto clandestino es un problema de salud pública, de justicia social y de derechos humanos de las mujeres. Estamos en un problema, porque tenemos un Gobierno que dice que esas tres cosas son un curro.

También es cierto que tuvimos un gobierno que levantó esas tres banderas, pero no despenalizó el aborto. Dicen que la sociedad no estaba preparada para eso. No me imagino siendo mujer y que me pregunten che… ¿estás preparada para no morir?

Ahora Cristina reconoció que cerrarse al feminismo es cerrarse a la lucha contra un modelo de opresión y muchos celebramos ese paso adelante, aunque nadie le reclama a los hombres del movimiento nacional y popular que sean feministas. Si sos mujer, es tu obligación urgente. Si sos hombre, bueno, no es tan grave, es apenas una lucha por la vida… no es taaaan necesario que cambies de paradigma.

Por eso:
Educación sexual para decidir.
Anticonceptivos para no abortar.
Aborto legal para no morir.
Y vasectomía para que los hombres pongan sus huevos en esta lucha.

Seamos feministas. Lo demás no importa nada.

—-

Peroncho se presenta esta semana:

  • Jueves 28 en Villa Allende. LodePablo. Sáenz Peña 126. 21 hs.
  • Viernes 29 en Funes, Santa Fe. Club Florida. Montevideo 2999. 21 hs.
  • Sábado 30 en Gualeguaychú. Bar La Roska, Rocamora 239. 21 hs.

Info y reservas en www.peroncho.com.ar

Comentarios

Comentarios

Emanuel Rodríguez

Emanuel Rodríguez

Periodista y comediante político. Reconocido por su show de stand up Peroncho, con el que recorre todo el país. Tiene una columna semanal de humor político en este portal. Además, fue redactor de la Revista Ñ y del suplemento cultural de La Voz del Interior. Creó la revista de humor La piedra en el Zapato y fue director de las revistas culturales La Intemperie y Diccionario. Revista de letras.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/10/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto