La razón mercantilista y la posverdad

Compartir

En una mezcla de discurso político errático y oratoria zen, el Presidente Mauricio Macri inauguró las sesiones ordinarias del Congreso adulterando datos y cifras de la economía y anunciando promesas de crecimiento económico futuro. Dosis frecuentes de acting y coaching. La referencia del presidente a Roberto Baradel mostró el peor perfil de Macri.  

Por Conrado Yasenza*

El universo de la razón mercantilista es el espacio político en el que habita el presidente Mauricio Macri. Ese espacio configura sus actos, su conducta, sus deseos, sus vínculos relacionales y sus odios. El presidente encarna una conciencia de clase definida por el desprecio hacia todo elemento exógeno a ese firmamento que conjuga el mundo ejecutivo de los CEOs – del cual el presidente es parte activa – con el deseo de colonizar todos los estamentos constitutivos del Estado cuyo resultado hiere la integridad de los cuerpos y las subjetividades individuales y colectivas. En esa apropiación del otro habita la noción de propiedad privada de la cual emana, a su vez, el sentimiento de desprecio hacia lo subalterno que debe ser sujetado para su dominio.

Las técnicas de manipulación del asesor Durán Barba y de los carriers telecomunicacionales, que con su ejército de trolls comandan con eficacia las acciones de ataque y denigración sobre personalidades del mundo político, cultural, periodístico, académico y jurídico, configuran un escenario peligroso para las libertades individuales. El cuadro se completa con la amenaza incontrolable que proviene del submundo del espionaje local y la proliferación ilegal de escuchas judiciales que los medios oficialistas, en alianza con el partido judicial – cabe recordar que en diciembre de 2015 el presidente Mauricio Macri transfirió el Departamento de Interceptación y Captación de las Comunicaciones (DICOM), que hasta ese momento dependía de la Procuración General de la Nación, a la órbita de la Corte Suprema de Justicia, que quedó al frente de las escuchas judiciales-, utilizan para el disciplinamiento y control social y político, prefigurando un Estado de claros visos autoritarios y policíacos. Así lo expresa E. Raúl Zaffaroni en una nota escrita para La Tecl@ Eñe: Vivimos un momento difícil de revanchismo y obsesiva regresión en materia social, de Derechos Humanos y de respeto al modelo de Estado de Derecho en general (cuya formulación ideal es que todos estamos sometidos por igual ante la ley). El actual gobierno ha dado muestras de desprecio por este modelo y de esporádica vocación por el Estado de Policía.”

Las técnicas de manipulación del asesor Durán Barba y de los carriers telecomunicacionales, que con su ejército de trolls comandan con eficacia las acciones de ataque y denigración sobre personalidades del mundo político, cultural, periodístico, académico y jurídico,

En este contexto se produjo el discurso presidencial ante la Asamblea Legislativa para inaugurar el 135° período de las sesiones ordinarias en el Congreso. No en vano Mauricio Macri pronunció la frase que remite a tiempos de Fukuyama y el fin de la Historia y de los grandes relatos. Para consolidar los cambios estructurales que propone el macrismo, el presidente manifestó que “necesitamos menos símbolo, menos relato y más verdad”. La alusión al kirchnerismo es obvia, y el ataque apunta a desmantelar el cuerpo vital de Memoria, Verdad y Justicia, que como resultado de la larga lucha de los Organismos de Derechos Humanos, que encontraron eco y sostén político durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, lograron reabrir los juicios a los responsables del genocidio perpetrado por la última dictadura cívico-militar. Ese símbolo de dignidad y justicia es el que molesta al presidente, quien no puede evitar que la sombra del pasado lo persiga. Un poco de historia que es relato también: El grupo Socma creado por Franco Macri en 1976,  resultó ser uno de los grandes beneficiarios de importantes licitaciones como la represa Yaciretá, la construcción del puente Misiones-Encarnación, la central termoeléctrica de Río Tercero y de Luján de Cuyo y la recolección de residuos de la Ciudad de Buenos Aires, mediante la creación de Manliba.

Sobre el relato se ha dicho y escrito mucho; cabe consignar que las políticas de recuperación y ampliación de derechos desplegadas por el kirchnerismo en sus doce años de gobierno, mejoraron notablemente las condiciones de vida a nivel social, educativo/cultural, sanitario y económico de un gran número de compatriotas. Estos hechos corroborables, contrastan con la vacuidad de un mundo líquido que nos consume y se consume a sí mismo, y que el filósofo Zygmunt Bauman describió con la misma lucidez con la que anticipó el concepto de posverdad que el macrismo implementa como método para negar la realidad acuciante que creó.

El discurso de más de 40 minutos evidenció la clara estrategia de confrontar con el kirchnerismo para minimizar los casos de corrupción (el caballo de Troya de la campaña presidencial) que, según las mediciones de todas las encuestadoras, han horadado su imagen positiva y la de su gestión en 8 puntos porcentuales. A saber: Los Panamá Papers y las offshores de Macri y Macri. El diputado Darío Martínez (FPV), denunció: “Encontramos 50 sociedades creadas en guaridas fiscales vinculadas al Grupo Macri. En 17 de ellas hay un Macri en el directorio y en el resto hay gente vinculada laboralmente del Grupo Socma”.

El discurso de más de 40 minutos evidenció la clara estrategia de confrontar con el kirchnerismo para minimizar los casos de corrupción (el caballo de Troya de la campaña presidencial).

Odebrecht. La constructora más importante de Brasil realizó una maniobra para lavar cuentas ante la Justicia de los Estados Unidos y expuso el andamiaje de corrupción que involucró al amigo del presidente, jefe de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Gustavo Arribas.

Macri-Macri y el Correo Argentino. La valentía de la fiscal Gabriela Boquin y la muy buena investigación que realizó el periodista Ari Lijalad para el sitio Nuestras Voces, alertaron a la sociedad argentina que el Estado Nacional aceptó de forma irregular una propuesta de pago de deuda que “es abusiva, implica perjuicio fiscal y su irregular aceptación perjudica gravemente el patrimonio del Estado Nacional”. El monto del perjuicio calculado por los peritos a cargo de la fiscal es de más de 70 mil millones de pesos.

MacAir-Avianca-Avian. El escándalo de la adjudicación de líneas y hangares a las empresas todavía administradas por amigos de Macri y Macri (leer la muy buena nota de Raúl Dellatorre, “Todo a Macri, nada para Aerolíneas” publicada en Página 12) y en detrimento de la actividad aerocomercial de Aeorlíneas Argentinas, por el cual el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, fueron imputados por el fiscal Jorge Di Lello por la posible comisión de los delitos de asociación ilícita, negociaciones incompatibles, defraudación contra la administración pública y tráfico de influencias en el marco de presuntas irregularidades vinculadas a la explotación del espacio aéreo argentino.

En este punto y como en un juego de espejos que deforman pero ya no engañan, el presidente expresó: Como dije hace unas semanas en la conferencia de prensa, pedí a la Oficina Anticorrupción que cree un mecanismo para separar mi actuación ante cualquier suspicacia frente a un potencial conflicto de intereses. La titular de la Oficina Anticorrupción (OA) es Laura Alonso, vinculada a tres ONG, Poder Ciudadano, el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y Vital Voices, de estrechos lazos con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos y con los fondos buitre, en particular con Paul Singer. La misma funcionaria que aconseja como delegar las firmas hacia el costado o hacia abajo cuando los ministros tengan dudas sobre un posible conflicto de intereses. Poner al lobo en el centro del gallinero financiero/empresarial para perdonarse los “conflictos de intereses” con una Ley de Responsabilidad Empresaria. Hay que recordarle al presidente que para resolver “conflictos de intereses” ya existe la Ley de Ética Pública.

Macri y su oratoria simulada nos ofrece la posibilidad de asomarnos a las peripecias del presidente por presentarse afable, dialoguista, moderno en su defensa de los derechos humanos globales – argucia para negar los delitos de Lesa Humanidad -, poco preciso en la utilización de datos reales de la economía porque sospecha que al “gran público” lo macro no lo seduce y sí el discurso zen que brega por la felicidad y la unión de los argentinos. Lo visto y escuchado pone de manifiesto que en la elaboración del discurso presidencial no hubo participación ministerial. Es decir, lo dejaron solo, no lo cuidaron.

La referencia a la baja de la inflación (que en febrero dio un 2,5 % a nivel nacional) se estrella contra los dichos de Federico Sturzenegger, titular del BCRA, quien afirmó que “se vienen tres meses delicados en materia de inflación”. Este dato, sumado a los 200 mil trabajadores despedidos a septiembre de 2016, entre suspendidos y despedidos del sector público y privado (Fuente: CEPA), el cierre de Pymes y empresas como ATANOR, los tarifazos en luz, gas y agua; endeudamiento que supera los U$s 52.000 millones de dólares desde el 10 de diciembre de 2015 al 23 de febrero de 2017 (Horacio Rovelli); apertura indiscriminada de importaciones; la caída en enero de la actividad fabril estimada en un 6,4% interanual, según la medición del Índice de Producción Industrial (IPI) elaborado por el Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres, y el pronóstico del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) que advierte que el último trimestre de 2016 arrojará datos sombríos sobre las cifras de la “pobreza extrema”, destruyen la quimera de la posverdad macrista.

Alejandro Rozitchner junto a Marcos Peña y el escritor Hernán Iglesias Illia, fueron los responsables de redactar el discurso inaugural del cual emana, además de la coordinación negadora de la realidad y la balada new age, el espíritu esencialista (desde el punto de vista de la crítica realizada por Wittgenstein a esta corriente filosófica) de la trasmutación de aspectos negativos de la existencia en valores positivos. Así, vivir en la incertidumbre es una manera optimista y positiva de encarar la vida, ya que disfrutar de no saber que nos deparará el porvenir nos prepara para vivir sin trabajo, educación, salud, proyecto de vida, o con salarios dictados a la baja y condiciones de trabajo que nos retrotraen a las décadas del 1920 y 1930. El consuelo queda depositado en la formación de clases privilegiadas donantes de trabajo precario.

Alejandro Rozitchner junto a Marcos Peña y el escritor Hernán Iglesias Illia, fueron los responsables de redactar el discurso inaugural del cual emana, además de la coordinación negadora de la realidad y la balada new age, el espíritu esencialista de la trasmutación de aspectos negativos de la existencia en valores positivos.

Pero Macri es el Jano que rápidamente se ofusca y muestra su cara más pérfida cuando incita a la violencia, al decir que Roberto Baradel – secretario general de SUTEBA, el gremio elegido como enemigo público número uno – no necesita que lo cuiden como al resto de los argentinos, sin desconocer que él y su familia fueron amenazados en el marco del conflicto por las negociaciones de las paritarias docentes, paritarias nacionales establecidas por ley que el gobierno volteó como instancia de negociación, y que fijan el piso de las restantes negociaciones. Una mención aparte merece el llamamiento a 60.000 voluntarios que anunció – y agradeció- la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, desde el Espacio Clarín en Mar del Plata, donde participó del encuentro “Diálogos para pensar el país” junto al Jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta, cuando en el ministerio provincial de Economía se intentaba reanudar la discusión paritaria. El voluntariado lo inició por twitter el Teniente Coronel (RE) del Ejército Argentino Mariano Amadeo Bronenberg, un ex servicio del Batallón de Inteligencia 601.  Vaya servicio.

El ataque a Baradel y SUTEBA se inscribe en el tono general de provocación que sirve para ocultar que los cinco gremios docentes del sector público (CEA, AMET, UDA Y CTERA), junto a los docentes privados (SADOP),  son los convocantes a la huelga general de 48 horas para el 6 y 7 de marzo próximos.

En definitiva, un episodio más de la adulteración de datos y cifras de la economía, promesas de crecimiento económico a futuro que ni los economistas consiglieri se atreven a afirmar, baja inflacionaria que de producirse será por aumento de despidos y caída del consumo, aderezado con dosis ya frecuentes de acting y coaching, y la recurrencia al hombre/mujer/vecino con quienes el presidente habla tête à tête cuando timbrea junto al mejor equipo de los últimos 50 años; ellos, los que en palabras del presidente representan “la generación que vino a cambiar la historia, que vino a enfrentar el siglo XXI, que mira el siglo XXI diciendo: “queremos poner a la Argentina ahí, como un país integrado, justo, democrático, protagonista”.

Quizás Octubre, con su potente carga histórica, comience a ordenar el panorama político reorientándolo hacia los logros de gobiernos populares que, aún con fallas y trapisondas, transformaron para bien la vida real del país de verdad.

 *Periodista. Docente UNDAV

Este artículo se publicó originalmente en La Tecl@ Eñe.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones