Más falsos que lágrima de Vidal

Compartir

La lluvia de inversiones era en realidad una lluvia de falsificaciones. La principal responsable de este papelón es la presidenta del partido en Buenos Aires: María Eugenia Vidal, para quien los pobres nunca llegan a las universidades públicas porque claro, se gastan toda la plata en aportes a Cambiemos.

La investigación de Juan Amorín sobre los aportantes truchos y el lavado de dinero en la campaña de Cambiemos logró romper el blindaje mediático, porque la realidad se puede hacer tapa, se puede tapar o puede ser una bomba del destape.

Todo comenzó cuando Amorín publicó que por lo menos 200 personas que figuraban como aportantes de la campaña de Cambiemos en 2017 eran en realidad beneficiarios de planes sociales. Es que se sabe: muchas mujeres en la provincia de Buenos Aires se embarazan sólo para aportar a Cambiemos.

En ese momento Cambiemos respondió que se trataba de afiliados al PRO. Porque viste cómo son las villas del gran Buenos Aires. No hay nada que las identifique más que las casas de bloques, las antenas de Directv y los carnets del PRO.

La mayoría de los supuestos aportantes mandan a sus hijos a comedores. No podrían aportar a campaña electoral. Aunque si uno lo piensa, el PRO les está haciendo comer un garrón de aquellos.

Amorín demostró que a los damnificados les falsificaron la firma y el DNI. O sea que los aportantes son más falsos que lágrima de Vidal.

En una semana, Amorín descubrió 500 casos más. Y luego más de 1000 más. La lluvia de inversiones era en realidad una lluvia de falsificaciones.

Soy Noemí, una de las falsas aportantes

Dirigentes del PRO se defendieron diciendo que los aportantes estaban vivos. Algunos radicales se sintieron discriminados.

Hay muchísimas injusticias en la lista de aportantes de Cambiemos. Por ejemplo, teniendo en cuenta todo lo que hizo, es injusto que Pablo Sirvén no figure como aportante.

La pregunta: ¿de quién es el dinero? En la lista de aportantes aparece incluso un narcotraficante. ¡Aparece, está blanqueado! En muchos lugares del mundo hay lavaderos de autos que funcionan como pantalla de un negocio narco. Cambiemos es al revés. Como será de turbio el asunto que hay narcos que funcionan de pantalla de un negocio de lavado!

Mientras tanto, Ocaña y Esteban Bullrich están más callados que Randazzo cuando no hay elecciones.

Ocaña además dictó un diplomado sobre transparencia institucional. ¡Un diplomado! El diploma que te otorgaban era tan trucho que si raspabas “transparencia institucional” aparecía “ingeniero”, y si raspabas tu nombre, aparecía “Carlos Blumberg”.

Pusieron como financistas de la campaña a sus aportantes truchos. Uno podría creer que en realidad no son financistas, porque un financista invierte en un proyecto y luego obtiene parte de lo que ese proyecto genera. Cambiemos genera hambre y ¿qué obtuvieron sus financistas? ¡hambre!

La principal responsable de este papelón es la presidenta del partido en Buenos Aires: María Eugenia Vidal, para quien los pobres nunca llegan a las universidades públicas porque claro, se gastan toda la plata en aportes a Cambiemos.

En Clarín ya le encontraron la vuelta para que esto beneficie a Vidal: van a demostrar que la Gobernadora sí les subió los sueldos a los docentes, y que el aumento es el aporte que los docentes hicieron a la campaña de Cambiemos. Cierra por todos lados. Cierra escuelas, cierra hospitales, cierra fábricas… cierra por todos lados.

Con la gente afuera

A pesar del blindaje mediático, comenzaron a parecer dirigentes de Cambiemos como aportantes falsos. Concejales, candidatos, familiares de dirigentes… Cambiemos es como esos lavarropas a tambor, sin tapa: cuando lava, salpica para todo lados.

A medida que la investigación avanzó, aparecieron empresarios, comerciantes, empleados provinciales… eso es para los que decían que Cambiemos era un partido discriminador. No. Cagó a todos por igual.

Uno de los momentos más intensos del papelón fue cuando Ramón Ayala se enteró al aire, durante una entrevista radial, que figuraba como aportante y negó haber puesto 50 mil pesos. Se ve que lo metieron como aportante y ni siquiera le avisaron. Pobre Ayala, lo trataron como a un radical.

A esta altura el fraude era tan evidente que Lion-O ya gritaba “espada del augurio, déjame ver más allá del lavado de Cambiemos”. Este chiste es muy malo pero suma. Como Alfredo Olmedo en Cambiemos.

María Eugenia Vidal por fin respondió y dijo: “es una denuncia kirchnerista”. Porque para ellos todo lo que se opone a este gobierno es kirchnerista… ¿Vieron que no había que hacer nada para volver? ¡Lo están haciendo todo ellos! ¡Están haciendo que toda la Argentina sea kirchnerista!

Esto no terminó acá: Juan Damico, titular del Renaper, dijo en otra entrevista radial que no se acordaba si había aportado o no y que la de Cambiemos había sido la campaña más transparente en la que había participado. De lo cual se deduce que la otra campañas fue la de Chiqui Tapia en la Afa.

Damico, acorralado por Amorín, lo invitó a que consulte su declaración jurada para constatar el aporte. Pero en la Declaración Jurada de Damico no figuraba tal aporte. Se ve que en Cambiemos está todo registrado onda sobre las cartas la mesa, todo cierto todo verdad nada de mentira.

Mientras tanto el intendente de Mar del Plata también negó ser aportante a pesar de figurar como tal. Carlos Arroyo es de Cambiemos. Y no aportó a Cambiemos. Lo cual termina de confirmar que Carlos Arroyo nunca aportó. A nada.

Y Darío Lopérfido negó haber aportado 30 mil pesos. Sí: Lopérfido negando 30 mil en lugares.

En España, un caso como éste terminó con la renuncia del presidente Rajoy. Socio de Macri. De hecho, Macri siempre mencionaba a Rajoy como un “espejo”. Y tal cual, mauricio, tal cual.

Nadie sabe en qué va a terminar esto: el FMI le pidió al Gobierno que cierre el operativo Troll y ahora los únicos violentos ignorantes que pueden defender a este Gobierno son Lanata y Majul, y el escándalo crece más que la deuda externa.

Por el momento, el Gobierno ya usó “turbulencia” para no decir crisis cambiaria, “tormenta” para no decir recesión, y “lluvia de inversiones” para no decir saqueo de las arcas públicas… ¿qué metáfora climática usarán para esto?

Para ver Peroncho en vivo consultá la programación de los próximos espectáculos ingresando aquí.

Comentarios

Comentarios

Emanuel Rodríguez

Emanuel Rodríguez

Periodista y comediante político. Reconocido por su show de stand up Peroncho, con el que recorre todo el país. Tiene una columna semanal de humor político en este portal. Además, fue redactor de la Revista Ñ y del suplemento cultural de La Voz del Interior. Creó la revista de humor La piedra en el Zapato y fue director de las revistas culturales La Intemperie y Diccionario. Revista de letras.

Hacé tu anotación Sin anotaciones