Parar el clima de época violento

Compartir

El ataque a balazos contra militantes kirchneristas que celebraban la inauguración de nuestro local partidario el pasado 5 de marzo es una mancha negra en la vida democrática y una evidencia tremenda de cuáles son las derivas que puede tener la violencia discursiva impulsada por el propio Mauricio Macri y todos los miembros de su Gobierno.

Es en este contexto de violencia verbal extremo, que estigmatiza y discrimina a militantes de nuestro proyecto político, en el que un adherente al macrismo, aportante a la campaña del actual presidente, se sintió con derecho a disparar, desde su departamento, con su revólver calibre 32 sobre los cuerpos de quienes festejan en paz la apertura de un nuevo espacio de participación. Un hecho inédito y repudiable que no tuvo lugar en la Argentina supuestamente violenta del pasado reciente, sino en la que se promociona como apacible y dialoguista en el presente.

El avance en la investigación del caso y la identificación del dueño del revólver y del departamento desde el que se disparó son fruto de haber desplazado a la Policía Metropolitana del sumario, así como de un trabajo intensísimo de nuestros abogados y peritos.

La fuerza de seguridad de la Ciudad, muy eficaz para hacer incursiones clandestinas en casas de familia de Santa Cruz e inútil para resolver lo que ocurre en su propia jurisdicción, suma otro demérito en su corta y triste historia.

¿Es casual la filiación política del francotirador con ese letargo que tuvo la policía de Rodríguez Larreta mientras estuvo a cargo de la investigación?

La huida del pistolero macrista Alejandro Fabián Sidero a Estados Unidos unos días después del ataque, ¿contó con algún tipo de anuencia o impulso de colaboradores, dirigentes o funcionarios del partido de Gobierno?

Los avances importantísimos que logramos en estos días no cierran el caso ni cicatrizan la herida generada sobre el presente del país. Por un lado, es necesario traer a la Argentina al dueño del arma con la que se disparó y del departamento del piso 12 de la Torre Los Tilos y juzgarlo con todas las garantías procesales y constitucionales que merece cualquier ciudadano o ciudadana.

Es imprescindible investigar a fondo si existió algún grado de complicidad política y/o institucional en el ataque, la fuga de Sidero al exterior y el letargo sumarial.

Pero, además, debe cesar de inmediato el clima de hostigamiento, estigmatización y escrache que Macri y sus colaboradores políticos, judiciales y mediáticos despliegan contra la dirigencia y la militancia kirchnerista.

Si este clima de época violento no escampa no sería extraño, aunque sí terrible y lamentable, que otros se sientan avalados a salir a la caza de kirchneristas, lo cual no haría más que sumir a la Democracia en un abismo brutal que no deseamos ni merecemos.

Martín Sabatella
Presidente de Nuevo Encuentro – FPV

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/10/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto