Primeros resultados del Operativo

Compartir

El Operativo Aprender ya arrojó datos. Los medios de los grandes grupos repiten el discurso oficial, que esconde su autoritarismo bajo la palabra «modernización», y ningunean a docentes, pedagogos, estudiantes y gremios. Pero la comunidad educativa se unió transversalmente para defender al sistema educativo de diagnósticos facilistas que buscan justificar el ajuste y vaciamiento.

aprender2016-009

El Operativo Aprender, que finalizó ayer, cosechó la crítica de todo el arco gremial docente, los centros de estudiantes y buena parte de los especialistas del universo educativo. El macrismo, de todas formas, logró instalar en los medios de los grandes grupos que se trataba únicamente de una radiografía inocente para poder aplicar políticas públicas más acertadas.

En verdad, este conflicto tiene muchas aristas para analizar. En primer lugar, no deja de asustar cómo tan velozmente y al unísono el periodismo argentino asumió el discurso oficial, denostando las posiciones gremiales (que en este caso tienen la particularidad de unificar transversalmente todas las internas sindicales) y las de los estudiantes.

Automáticamente, todos los gremios del país y todos los estudiantes que se sumaron al rechazo de Aprender pasaron a ser sujetos necios, que se oponen al desarrollo y al futuro educacional.

Lo siguiente que hay que decir es que no es cierto que en la Argentina no haya conocimiento del sistema educativo. En el país existen instrumentos de evaluación periódicos y eventuales (como puede ser el ONE o PISA, respectivamente). El país aplica evaluaciones internas, hay auto-evaluaciones institucionales constantemente y en muchas capacitaciones (como las jornadas de Educación Sexual Integral que el macrismo detuvo) se genera un conocimiento y una reflexión de las instituciones por los propios sujetos de ese espacio.

Entonces, no es verdad que no existen instrumentos o radiografías para hacer política pública. ¿Se pueden hacer más mediciones? Claro que sí. Pero con Aprender se está corriendo el eje de la discusión: Lo que generó rechazo es el tipo de evaluación que se aplicó.

¿Por qué?

En primer lugar, porque es un instrumento estandarizado e inconsulto, que no contempla realidades regionales; y entonces en Santa Cruz y en Jujuy las preguntas fueron las mismas, con el mismo tiempo de respuesta y el mismo tópico. Se viene luchando desde hace muchos años para que justamente no sea todo lo mismo. Para que haya currículos diferentes, que atiendan a las particularidades, costumbres y culturas regionales. Ese es uno de los planteos de la educación del siglo XXI: no puede ser transversalmente todo lo mismo en cualquier geografía y en cualquier entorno socio-cultural.

Pero además es una evaluación que se desarrolla en tres horas continuadas: 60 minutos de prueba, 10 minutos de corte, otros 60 minutos de prueba, 10 minutos de corte, y 40 minutos más de prueba. Ese es un sistema absolutamente desconocido para nuestros estudiantes.

En otras palabras, a chicos de primaria y de secundaria se les presentó una práctica evaluativa que nunca tuvieron (3 horas de examen), con tipos de preguntas que jamás respondieron (como el múltiple choice con más de una respuesta correcta), con tópicos estandarizados que desconocen su contexto y, como si esto fuera poco, con un sujeto aplicador que no vieron en toda su trayectoria escolar y que no volverán a ver. Y que lo primero que les dijo cuando se presentó fue saquen su celular y póngalo sobre mi escritorio.

Con ese escenario, uno tiende a pensar que los resultados de las evaluaciones no van a ser demasiado representativos de la realidad de nuestras escuelas.

Este fue el nudo del rechazo.

Pero como todos estos argumentos se ningunearon, entonces desde esta columna de opinión propongo humildemente que todo el universo de funcionarios nacionales se atengan a una evaluación estandarizada, que dure tres horas, en la que respondan sobre legislación, historia y cultura argentina, sin posibilidad de estudiar previamente porque desconocen las temáticas específicas. Y usemos luego esos datos para ver si el sistema político está en buen o mal estado. ¿Les parece?

 Descontextualizar es la tarea

En el fondo de esta evaluación sobrevive el discurso de la meritocracia que el Gobierno nacional esparció al comienzo de su gestión. El rechazo gremial y estudiantil no puede descontextualizarse de la situación política que el país vive después del 10 de diciembre.

Hace seis meses, nada más, Cambiemos anunciaba a través de los medios amigos cómo iba dejando en la calle a decenas de miles de trabajadores estatales, mientras filtraba borradores de resoluciones con nuevos recortes programados para los próximos años de gestión.

Eso no puede ser un dato aislado para comprender la oposición al Operativo Aprender. Porque también se enfila en la línea argumentativa de la campaña electoral, en la que el propio Mauricio Macri dijo que sobraban las universidades públicas.

Pero además el PRO tiene una historia de gestión educativa en la Ciudad en la que se benefició la educación privada claramente por sobre la estatal, bajo el argumento absolutamente opuesto. Macri asumió en 2007 con un presupuesto para educación equivalente al 1.4% de su Producto Interno y en ocho años de gestión había subido ese porcentaje en apenas un 0,3%; es decir a 1,7%. En Nación, mientras tanto, se había alcanzado ya el piso del 6,5% del PIB para el área.

Y como contrapartida, en el mismo período, el macrismo aumentó casi 5 puntos porcentuales el presupuesto a la educación privada por sobre las partidas educativas. Esto es parte de un informe que elaboramos antes de las elecciones con Agustín Claus para analizar la política educativa de Mauricio Macri y de Daniel Scioli.

Con todo este panorama, se comprende que los gremios y los estudiantes no están meramente rechazando una inocua radiografía estadística de la educación. En verdad, es el rechazo a una evaluación estandarizada aplicada por un Gobierno que tiene antecedentes de ajustes del sector público y despidos ideológicos.

@alegiuffrida

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/04/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto