Se robaron un PBI

Compartir

Quienes de manera periódica repiten que el kirchnerismo se robó un PBI, no necesariamente retoman aquel cálculo que hiciera el arrepentido Leonardo Fariña con Jorge Lanata para hacer la denuncia. Es más, la cifra aumenta en función del ahínco del periodista de turno, llegando incluso a dos o más PBI. Pero, ¿qué significa un PBI?

“Si no hay pan, que haya circo”.

Carlos Pagni | agosto 2018

Hace algunos años, el arrepentido Leonardo Fariña denunció en una entrevista con el periodista Jorge Lanata que Néstor y Cristina Kirchner “se robaron un PBI”. Aportaba de esa forma la piedra basal del delirio antikirchnerista, el agujero negro que explica todos los males, incluyendo aquellos padecidos durante el gobierno de Cambiemos. La cifra era el resultado de un cálculo pormenorizado: “Si tomás todos los negocios que tenían, en doce años, aunque sea un PBI de un año se robaron. 120.000 millones de dólares. Obra pública, energía, petróleo, telecomunicaciones, todo. Sí, seguro. Más de 10.000 millones por año”.

Quienes de manera periódica repiten la denuncia, no necesariamente retoman dicho cálculo. Es más, la cifra aumenta en función del ahínco del periodista de turno, llegando incluso a dos o más PBI. En todo caso, como ocurre con la Santa Trinidad que es uno y a la vez tres, el misterio del PBI robado no impide que sus entusiastas lo tomen como una verdad revelada.

En una entrevista con Luis Novaresio, su colega Pablo Sirvén argumentó que la corrupción kirchnerista no es comparable con la del gobierno de Cambiemos: “No es lo mismo robarse un PBI que perder un papelito de una offshore”, una afirmación categórica que no generó la menor inquietud periodística en su entrevistador. Marcelo Longobardi, más mesurado, afirmó en su programa de radio que un PBI “le parecía mucho”. Por su lado y luego de citar la cifra robada con precisión helvética, Alfredo Leuco afirmó que “no alcanzan las palabras ni los adjetivos para definir al aparato más formidable que se haya gestado en la historia argentina al servicio del enriquecimiento sideral e ilícito de un grupo de saqueadores”.

El rudimentario Waldo Wolff, diputado nacional por Cambiemos, llegó a explicar el aumento de la tarifa del transporte público e incluso el accidente de Once porque “se chorearon un PBI”.

El totalitarismo en democracia

Pero, ¿qué significa un PBI (Producto Bruto Interno)? Según la economista Diane Coyle “es una abstracción que suma todo, desde los clavos a los cepillos de dientes, tractores, zapatos, cortes de pelo, consultoría estratégica, limpieza de las calles, clases de yoga, platos, parches, libros y los millones de otros servicios y productos de la economía”.  Por supuesto, esa sumatoria luego es ajustada por inflación y otros factores para poder ser comparable con cifras de otros países.

Según el cálculo de Fariña, Néstor Kirchner y CFK se quedaron, año tras año, con el 10 por ciento de la abstracción que menciona Coyle. Para poder llevar esa enorme cantidad de recursos a sus bóvedas, debieron tomar antes la precaución de generarla, es decir que la Argentina tuvo que crecer durante 12 años a una tasa anual del 10 por ciento. Pero a ese crecimiento clandestino  –ya que, por razones obvias, no figura en ningún registro-– debemos sumarle el crecimiento que sí estimó el INDEC para ese período, de 4,1 por ciento de promedio anual.

Para resumir, si sumamos el crecimiento clandestino y el que señalan las estadísticas oficiales aceptadas por el gobierno actual, durante los 12 años de gobierno kirchnerista, el PBI del país (conformado como ya vimos tanto por la fabricación de tractores y zapatos como por las clases de yoga) creció un promedio de 14,1 por ciento cada año. El Nobel de Economía sería un reconocimiento insuficiente para los responsables de una tasa de crecimiento nunca vista en la historia de la humanidad.

Pero el verdadero potencial de la piedra basal del delirio antikirchnerista la dio el periodista Nicolás Wiñazki: “La plata que se robaron ellos no está en los hospitales, no está en las rutas”. De esa forma, el PBI robado no sólo ya no requiere de pruebas que corroboren su existencia sino que tampoco precisa de cálculo alguno para establecer su magnitud. Para obtenerla alcanza con sumar “todo lo que no está”; una cifra que, por definición, tiende a infinito.

Se robaron un PBI infinito punto rojo.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones