Un encomiable gesto republicano

Compartir

Borrar el nombre de los líderes populares es una obstinación de nuestra derecha. Tal vez esa misma derecha toma la precaución de legarnos políticos nefastos para evitar la tentación populista de erigir estatuas o bautizar centros culturales con nombres de ex presidentes. Un gesto muy republicano.

A mediados del 2018, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno anunció el retiro de la estatua de Néstor Kirchner de la sede de la UNASUR, edificio donado por Quito al organismo sudamericano durante el gobierno de su predecesor Rafael Correa. El presidente anunció también que su país se retiraría de la UNASUR, siguiendo los pasos de la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú que ese año habían decidido suspender su participación en el organismo creado en el 2011 debido a la falta de “resultados concretos que garanticen el funcionamiento adecuado de la organización”. Al parecer, suspender su participación ayudaría a encontrar ese funcionamiento adecuado.

Según Moreno, “Néstor Kirchner no representa los valores y la ética de nuestros pueblos. Sudamérica tiene una pléyade de héroes y próceres que sí nos representan.” La intención es “no hacer apología del delito con la presencia del expresidente de la Argentina, considerando que su Gobierno y el de su esposa están envueltos en actos de corrupción”, explicó por su lado, Byron Suquilanda, legislador del partido derechista CREO que apoyó la iniciativa. Tanto para el presidente como para el legislador eran más relevantes las denuncias mediáticas de corrupción que la tarea llevada a cabo por Kirchner en la creación de la UNASUR y desde su Secretaría General durante momentos complejos como la crisis entre Venezuela y Colombia.

Por orden del presidente Alberto Fernández, la estatua, donada por el Estado argentino a la UNASUR, volvió a su país de origen y fue colocada en el Centro Cultural Kirchner, el edificio que el gobierno anterior quiso rebautizar. Como ocurrió con Lenín Moreno, el disparador de ese proyecto fue una denuncia judicial: la causa de los Cuadernos de Oscar Centeno, ex chofer de un ex funcionario kirchnerista, que según Aníbal Fernández “habla como Monzón y escribe como García Márquez”.

La causa en cuestión -otro ejemplo del incansable trabajo de nuestra Santísima Trinidad conformada por los medios, los servicios y la Justicia federal- se cae a pedazos por las groseras irregularidades procesales cometidas en una época en la que Mauricio Macri y sus operadores judiciales se autopercibían eternos.

Centro Cultural Decreto 4161

Para intentar evaporar la cara de Eva Perón de los billetes, Cambiemos reemplazó a los próceres por simpáticos animales autóctonos. “Para mí, una de las cosas chiquitas pero simbólicas más lindas que hicimos es poner animales en billetes porque es la primera vez en la Historia argentina que hay seres vivos en la moneda nacional y que dejamos la muerte atrás, que esté tranquila y que vivamos nuestra vida”, afirmó el entonces Jefe de Gabinete Marcos Peña en el Coloquio de IDEA. Una bobería penosa que fue sin embargo aplaudida por los participantes. Borrar el nombre de los líderes populares es una obstinación de nuestra derecha.

Tal vez sea para evitar la tentación populista de erigir estatuas o bautizar centros culturales con nombres de ex presidentes que esa derecha toma la precaución de legarnos políticos nefastos, cuya obra nadie tendría la pretensión de recordar.

Un encomiable gesto republicano.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 29/11/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto