Kartun por Peretti: «Ser creativo es relacionar lo imposible»

Compartir

El actor Diego Peretti debuta como entrevistador en una charla con Mauricio Kartun, uno de los más destacados dramaturgos y directores de la escena nacional.

Publicado por Mercedes Sacchetti en Revista Arlequín

¿Cómo definís tu estilo de dramaturgia? ¿O es ecléctico?

Es cachivache. Lo digo orgulloso. La creatividad es la capacidad de relacionar cosas imposibles, de unir lo que no pertenece a la misma red conceptual. Me gusta trabajar desde ahí: mezclando.

¿Tenés algún referente dentro del mundo de la dramaturgia? 

El gran modelo para mí fue Augusto Boal. También recuerdo una vez que Ricardo Monti me sentó y me dijo: “Olvidate de todo lo que sabés y simplemente mirá para adentro”’.

Fotos de Nahuel Alfonso.

¡Ahí está! Ese el núcleo de la escritura. 

¿Viste? De hecho, la obra Chau, Misterix no es más que una especie de compilación de imágenes infantiles con las cuales fui componiendo. Recuerdo que le dije a Ricardo, “¿a quién puede interesarle la historia de cuatro chicos de diez años en una vereda de San Andrés, un día de carnaval de 1958?” Y él respondió, “No te lo preguntes”. Es muy curioso, porque esa obra se estrenó en el 80 y nunca se bajó de cartel.

¿Cómo fueron tus primeros pasos? 

Empecé estudiando dramaturgia en 1970. Lo primero que hice fue acercarme a la Asociación de Estudiantes de Teatro buscando contención, y me encontré con otro mundo dentro del teatro.
Recuerdo que todos me decían lo mismo: “No se puede ser dramaturgo y no entender lo que le pasa en el cuerpo al actor. Andá y estudiá”.
El período del 76 al 78 fue muy tremendo, nos quedamos sin laburo, mi grupo de teatro se había desarmado y la gente con la que trabajaba había partido al exilio.

Las veces que tuve al autor de una obra observando los ensayos me sentí amenazado, ¿el cambio de rol de autor a director te provocó una cierta autocrítica? 

Absolutamente, hay que habituarse a la idea de que el actor produce signos mucho más elocuentes de lo que uno es capaz de generar escribiendo. Un director no es otra cosa que un dramaturgo que construye su discurso en el espacio y el cuerpo.

¿Cuál es tu metodología a la hora de pergeñar un espectáculo? ¿Pensás primero en un actor específico y después creas un personaje? ¿Cómo fue evolucionando tu manera de escribir? 

Hace ya cerca de 25 años que tengo una cátedra de creación colectiva en la Licenciatura de Teatro de la UNICEN, donde trabajo haciendo dramaturgia de actores y todos los años hacemos un espectáculo. Pero a la hora de producir mismateriales, siempre trabajo desde la pasión por la literatura dramática. A la hora de dirigir trato de hacer una conversión de normas en la cabeza, -me pongo del otro lado: ahora soy el director y, por ende, soy quien debe cuestionarla.

¿Existe alguna característica específica de los actores argentinos? 

El predominio es del actor realista porque, entre otras cosas, esa es la fuente de trabajo en el mercado. Pero a veces, Stanislavski no se termina de leer con claridad. El alentendido es pensar que el objetivo de la actuación es “la verdad” cuando, en realidad, la verdad no es otra cosa que un medio para hacer creer la mentira que, cuanto más grande sea en relación a la capacidad del actor de ser verdadero, hace más extraordinario al hecho aún.

Alguna vez alguien me dijo: «Actuar es fácil, parecer una persona es difícil» ¿Cómo entendés la disciplina de la interpretación? 

Es arte y es oficio, en conjunto o por separado. El actor puede poner oficio cuando le pide al cuerpo que responda de manera natural y espontánea frente a la problemática que le plantea la creación. Luego, está lo otro, que definiste muy bien, la generación de un lenguajepoético corporal: la posibilidad de construir algo que va más allá de lo literal, que de pronto se desprende y ante lo cual uno, comoespectador, tiene la sensación de estar viendo verdad y poesía. Eso, es inefable.

Te escucho y no sos dogmático, tenés una apertura muy grande ¿Cómo ves la salud de la vida teatral porteña? 

Hoy el teatro tiene una libertad creativa extraordinaria. Importa más la teatralidad que el teatro. Esto hace que las nuevas generaciones lo adopten como lenguaje natural. Vamos a hacer el teatro que le corresponde a este siglo, no una simple repetición de lo viejo. Los creadores argentinos sorprenden en todo el mundo porque rompen formas y se meten en lugares nuevos.

Ph: Nahuel Alfonso

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones