Morales responde al paro con presos y represión

Compartir

En Jujuy hubo paro de Estatales y azucareros. El mismo día detuvieron al secretario de prensa de la Tupac Amaru y a otros 13 militantes,  reprimieron e hirieron a 80 trabajadores del Ingenio Ledesma y le ofrecieron 8 % de aumento a los estatales, que seguirán en huelga. 

Publicado en Locoto Portal de Noticias

JUJUY.- El gobernador Gerardo Morales tuvo un día de ardua labor; se esforzó con ahínco en perseguir, violentar, y reprimir a trabajadores y militantes sociales. Propició en víspera de la feria judicial la detención de Raúl Noro, esposo de Milagro Sala y secretario de prensa de la Tupac Amaru.  Además, los obreros de Ledesma, que anunciaron desde hace tres semanas medidas de fuerza por la necesidad de una recomposición salarial, fueron salvajemente reprimidos en la mañana del jueves por la policía y la seguridad privada de Blaquier, dueño y señor del Ingenio azucarero y principal auspiciante del ahora gobernador de Jujuy durante la campaña electoral de 2015. El Gobernador también provocó a 18 gremios de trabajadores estatales (que le realizan un paro de 48 horas por mejoras salariales) con una propuesta de aumento salarial equivalente a un lastimoso 8 %.

Militantes detenidos

Tras presentarse espontánea,  en Tribunales, Raúl Noro quedó detenido, internado en el Hospital Pablo Soria por problemas de salud. Cabe recordar que, desde enero, Milagro Sala está presa irregularmente en Jujuy, con prisión preventiva en etapa de instrucción; y ahora llegó el turno de Raúl Noro, puesto bajo prisión preventiva por supuesto fraude a la administración pública, como coautor de una asociación ilícita y extorsión

Antes de presentarse ante el juez de Control N°4 Isidoro Cruz, Noro aseguró que «lo único que puedo decir es que estamos viviendo un estado policial militar, al igual que en la época del Proceso».

Otros 13 militantes de la misma organización fueron detenidos, en una nueva escalada poco antes de que se cumplan seis meses del arresto de Sala, diputada del Parlasur, quien fue detenida en enero por «instigación» a la violencia a raíz de un acampe de protesta frente a la Casa de Gobierno provincial, y luego procesada por fraude fiscal, por denuncias del fiscal Mariano Miranda y del gobernador radical Gerardo Morales.

Ledesma reprime

El mismo día trabajadores del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (SOEAIL-CTA), que estaban marchando a la entrada del trapiche principal en la planta Ledesma, en el marco de un paro por tiempo indeterminado por mejoras salariales y condiciones de trabajo, fueron recibidos en el lugar por la seguridad privada de la empresa y por efectivos de infantería de la Policía de la provincia de Jujuy; se desató una represión que terminó con numerosos trabajadores heridos, y otros 60 obreros que fueron detenidos por las fuerzas represivas en el lapso de dos horas en la misma fábrica. 

El ataque con balas de goma y gases lacrimógenos buscó despejar uno de los accesos a la planta azucarera, donde se procesa el 20 % del azúcar que se fabrica en el país, y obligó a que casi un centenar de trabajadores se refugiaran dentro de uno de los edificios del predio. La mayoría de ellos estaban heridos y debieron esperar una hora hasta que la policía dejó ingresar a las ambulancias. Por la tarde, la manifestación se trasladó hasta el acceso a Libertador General San Martín, donde se mantiene un corte de ruta.

Rafael Vargas, secretario general del Sindicato de obreros y empleados del Ledesma (Soeail), encabezó la protesta para bloquear el acceso por donde ingresa la caña para la molienda y luego negoció con la policía provincial para que pudieran ingresar las ambulancias para atender a los 80 heridos. «Tenemos heridos con balas de goma en la cara, en la espalda y en las piernas. Por eso decidimos ir a cortar el acceso Sur de la Ruta Nacional 34 y nos mantenemos en asamblea permanente hasta decidir cómo seguimos», dijo Vargas, que encabeza un gremio con 3.000 afiliados de los 4.000 que trabajan en el Ingenio Ledesma, 

La empresa pidió que «se estableciera el cordón policial para garantizar el funcionamiento de la planta» porque quería evitar el bloqueo del acceso de la caña, materia prima para la producción de azúcar. Ledesma Sociedad Anónima Agrícola Industrial (LSAAI) tiene más de 7300 empleados. Además, del negocio del azúcar lidera los sectores del papel y tiene peso en los mercados de alcohol, bioetanol, carne, cereales, cítricos y jarabe de maíz. Suele registrar ganancias anuales por encima de los 200 millones de pesos después de pagar los impuestos.

A través de un comunicado de seis párrafos, la empresa dijo «lamentar» los «incidentes producidos» en los que, según la compañía, sólo «cuatro trabajadores sufrieron heridas por balas de goma y seis policías fueron heridos por piedrazos».

El hecho ocurrió una semana antes de un nuevo aniversario de La noche del apagón, que recuerda la represión y el apagón del 20 de julio de 1976, durante el cual fuerzas de Gendarmería Nacional y del Ejército secuestraron a 400 trabajadores y pobladores de las localidades de Calilegua, Libertador General San Martín y El Talar, de los cuales 33 permanecen todavía desaparecidas.

Recuerdos amargos de la represión en Ledesma

Paro total de estatales

También el mismo día, los tres frentes de gremios de estatales Jujuy en unidad de acción paralizaron el Estado provincial. Reclamaron un aumento salarial, exigieron por la reincorporación de los despedidos en la provincia, y repudiaron los tarifazos que agobian a los trabajadores, a los usuarios de los servicios, a los consumidores, y a los jubilados.

“Paran porque sí, en todo caso si no están de acuerdo con el porcentaje o las condiciones, podría entenderlo, pero antes de reunirnos no. Hay mucha intolerancia, especialmente de la secretaria general del área de salud (por Yolanda Canchi de ATSA), que no contribuye al diálogo. Más allá de eso vamos a hablar con todos los sectores y pretendemos llegar a un acuerdo”; aseguró el Gobernador Morales.

A través del ministro de Hacienda, Carlos Sadir, ofreció un 8% de aumento para la segunda mitad del año; el cuál sería acumulativo al 22%, que otorgaron en marzo. Como consecuencia, todos los sindicatos rechazaron la propuesta, y pidieron seriedad al Ejecutivo a la hora de gobernar. Es que el propio ministro de Hacienda nacional, Prat Gay, confesó que la inflación anual será más del 42%. Por lo tanto es irrisorio acordar una recomposición salarial por debajo de ese monto.

Además los propios funcionarios de la provincia se aumentaron el sueldo en un 40%, con retroactivo a diciembre de 2015; en tal sentido los trabajadores estatales de Jujuy exigen un trato equitativo, y un porcentaje similar de aumento salarial.

Los estatales le vienen reclamando desde principio de año por los despidos arbitrarios, la precarización de los trabajadores en la administración pública provincial, y por el cumplimiento de las actas acuerdo 2013 y 2014. Así como también por la reapertura de las paritarias, cerradas unilateralmente por Morales en un 22 %. Además del cese de la criminalización de la protesta social y los aprietes a los trabajadores de todas las reparticiones públicas; y por un piso salarial acorde a la canasta familiar de 19 mil doscientos pesos.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones