Ojo que se puede ir todo a la Melconian

Compartir

Ajuste, endeudamiento, inflación, baja de salarios, primarización de la economía y especulación financiera no son suficientes para los buitres de Cambiemos. El ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, aseguró que si Macri sigue con el «gradualismo» (sic) se «puede ir todo a la mierda» (sic) y avisó que luego de las elecciones se viene más ajuste. Mientras tanto, la clase media y los sectores más vulnerables bajan su nivel de vida y aumentan su nivel de pobreza. ¿Cómo salir del brete? Alfredo Zaiat, entrevistado por Julia Strada (CEPA), entregó anoche una hoja de ruta en el nuevo Encuentro del Pasaje organizado por Nuestras Voces y el Centro cultural Chisperos.

“Ojo que se puede ir todo a la mierda”, fue la expresión utilizada ayer por Carlos Melconian, presidente del Banco Nación hasta hace pocos meses, frente a un auditorio de financistas y empresarios que apoyan a Cambiemos. “Lo que Melconian en realidad le está proponiendo al mundo del capital y al gobierno, es que después de las elecciones tiene que venir un fortísimo ajuste, un ajuste fenomenal”, afirmó el periodista y economista Alfredo Zaiat, entrevistado por la politóloga del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) Julia Strada. (ver el video completo de la entrevista AQUÍ)

La crisis autoinfligida y el intento de dibujar como sistemáticas equivocaciones aquello que en verdad delimita un claro plan económico fueron parte de la charla íntima que escucharon los asistentes ayer por la noche, entre el vino y el café. La defensa de los propios intereses empresarios dentro del Estado y el nuevo INDEC de Macri, plagado de manipulaciones con las que Cambiemos pretende continuar utilizando las estadísticas oficiales como un espacio de disputa política también estuvieron en el menú.

Un buitre en el Nación

Un gobierno de y para las elites

Julia Strada: Ya hace más de un año y medio del gobierno de Cambiemos. Para algunos el problema es la inflación (me refiero a la ortodoxia), para otros el problema es el déficit (me refiero al Fondo Monetario Internacional), para la Unión Industrial Argentina es la caída industrial, para el informe que salió ayer de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) hay un problema con la deuda y Argentina lidera el endeudamiento externo entre los países emergentes. Desde el CEPA, venimos haciendo un relevamiento de los despidos y decimos ojo con la desocupación, también otros han dicho cuidado con la fuga de capitales, con el aumento fenomenal de la pobreza en este último año y medio. ¿Qué es lo que más te preocupa?, ¿Cuál es la variable a la cual hay que mirar con mayor atención?

Alfredo Zaiat: Yo creo que, en términos globales sobre la política económica del actual gobierno, cada una de esas variables que mencionás llevó a una crisis autoinfligida. En el 2015, cuando terminó el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, había tensiones económicas. Sin embargo, la clave es cómo se abordan esas tensiones y eso está en relación a cuál es la ideología sobre cómo orientar las políticas económicas. Si es para defender a las mayorías en búsqueda del bienestar general o si es para privilegiar sectores concentrados de la economía. El actual gobierno optó por beneficiar a los sectores privilegiados de la economía, principalmente el sector agroexportador, al sector financiero, a la minería y a los grandes rentistas, aumentando así los niveles de pobreza y fundamentalmente generando una fenomenal transferencia de ingresos.

Cada una de estas variables son importantes en función al objetivo central que ha tenido y tiene el gobierno que es generar un nuevo patrón regresivo en la distribución de la riqueza, cosa que están logrando. Hay un informe en Cifra CTA (Centro de Investigación y Formación de la República Argentina de la Central de los Trabajadores) en el que se informa que sólo en los primeros nueve meses del gobierno de Cambiemos, se generó una transferencia de ingresos de, por lo menos, 16 mil millones de dólares desde el trabajo hacia el capital. Esta tendencia continúa, se profundizó y afecta a los sectores vulnerables. Y cuando digo sectores vulnerables no estoy pensando únicamente en los pobres, me estoy refiriendo también a las clases medias, las clases medias bajas, los trabajadores, los jubilados, el pequeño comerciante, el pequeño industrial, el pequeño productor agropecuario y también obviamente los pobres, indigentes y excluídos. Si se consolida y logra legitimidad política y social para continuar con esta política, el principal afectado será el bienestar general.

Si pensás en el déficit fiscal, el tipo de cambio, el nivel de endeudamiento, el tema de la pobreza, el nivel de empleo y la tasa de desocupación, tenés un combo de variables económicas que son parte de un proyecto político cuyo objetivo económico es redefinir una nueva pauta de redistribución del ingreso. ¿Por qué? Porque es un gobierno de y para el poder económico, de y para las elites, ellos representan a sus propios intereses.

Agroexportadores, bancos y la crisis autoinfligida

Alfredo Zaiat: Pensemos cómo surge el déficit fiscal (la diferencia entre lo que recauda el Estado y lo que gasta). El gran cuco era el monto elevado de recursos que insumían los subsidios. Había que bajar los subsidios para equilibrar las cuentas públicas y ahí íbamos a poder ser felices. Bueno, bajaron los subsidios. Pero, ¿Cómo entonces se incrementó el desequilibrio de las cuentas públicas? ¿A dónde perdió ingresos el Estado para que se incremente ese déficit fiscal? En la eliminación de las retenciones. El Estado pierde recursos. Hubo una transferencia de ingresos: lo que antes iba al Estado ahora va al complejo agroexportador.

Otro de los sujetos beneficiados por la política económica de Cambiamos es el sector financiero, la banca local e internacional. ¿Por qué? porque en apenas un año se multiplicó la cantidad de intereses de la deuda que pasa a pagar el gobierno, es decir el Estado, todos nosotros. Esos intereses de la deuda incrementan el déficit y benefician a unos pocos. Tanto Melconian como todos los financistas y lobbistas del poder económico, hablan de bajar el gasto y no de cómo recuperar recursos. ¿Y bajar el gasto en quiénes? En los jubilados, en los planes sociales. Tienen la capacidad de orientar la discusión hacia ese gasto público que dicen que es monstruoso, sin hablar de cómo han transferido ingresos, y por consiguiente han provocado una crisis fiscal. Por eso dije que es una crisis autoinfligida: abordaron las tensiones a través de esa transferencia y generaron una crisis.

El tercer factor es la crisis autoinfligida. La recesión es una caída del nivel de actividad que provoca recaudar menos, porque hay menos actividad económica, por eso se pagan menos impuestos. Esa caída de ingresos provocada por la recesión es una caída autoinfligida porque generaron un tarifazo, afectaron el ingreso disponible de la población y su consumo, lo que lleva a que se gaste menos y por consiguiente afecta al nivel de actividad económica. Es una catástrofe para el consumo, no hay que ser un experto. Cada uno de nosotros lo puede pensar. Me aumentan las tarifas, me aumentan los ingresos por debajo de la inflación bueno, tengo que achicarme, tengo que consumir menos.

Empresarios dentro del Estado

Julia Strada: ¿Son o se hacen? ¿Hay cinismo o hay una verdadera conducción ortodoxa? Aranguren (ministro de Energía) sube las tarifas, sube la inflación. Buryaile (ministro de Agroindustria) quita las retenciones, genera déficit fiscal e inflación. Prat Gay elimina bienes personales progresivamente para fomentar blanqueo, esto incrementa el déficit. Además, según el diario la Nación, se aumenta un 25% la estructura del Estado. Es decir, no achicaron la estructura del Estado con los despidos, el gasto ahí no se redujo. ¿Cómo evaluás éstas incoherencias?

Alfredo Zaiat: Dentro del poder económico hay diferentes facciones y diferentes intereses. Es un gobierno descoordinado. Suben las tarifas, no para bajar la inflación, sino porque tienen que defender los intereses de las petroleras. Con las retenciones Buryaile defiende los intereses del complejo agroexportador y de los grandes productores agropecuarios, no de las economías regionales que estaban en tensión cuando terminó el gobierno de Cristina, y ahora están en una crisis fenomenal, no se las escucha tanto ahora frente al desastre que está haciendo este gobierno.

Ponen a Prat Gay y a Caputo, quien trabajó en el JP Morgan y en el Deustche Bank antes de ser el ministro de finanzas, que hoy es el Ministerio de la City Financiera. Esto es información  que salió en BAE, el 65% del total de este endeudamiento vertiginoso impactante tiene participación del Deustche Bank y el JP Morgan. ¿Estas son incoherencias? No, defienden sus intereses. A eso vienieron y por eso van. Uno puede seguir así todo el recorrido de cada una de las medidas, de cada una de las áreas. No es que se hacen, son, son porque representan esos intereses. No es que se equivocan, no es que son inoperantes. Están ahí para defender los intereses de los que ellos son parte.

Este es un gobierno conservador que implementa políticas neoliberales, es una continuación vinculada con esa lógica de lo que fue Martínez de Hoz con la dictadura, luego Cavallo con Menem. Pero hay además una tercera instancia. Más allá si se lo quiera definir como corrupción o conflicto de intereses, es de negocios. Cada uno de los sectores y de las políticas está en función de dar respuesta a los intereses de estos grupos económicos a los que representan. ¿Qué es cuando se habla de las low cost? El negocio en el que está Macri con Lopetegui. ¿Qué es cuando se habla de las peleas en el PAMI con los laboratorios? El negocio de Quintana y Farmacity y así podes seguir.

La República Buitre

Crónica de un estallido anunciado

Julia Strada: Con la liberalización cambiaria que hoy tenemos y estos vencimientos tan abultados de LEBACS (que llegaron en la última licitación a 470 mil millones de pesos) ¿Puede llegar a haber un shock externo o algún cambio de expectativas que signifique que toda esa plata que se vence mensualmente no quiera ir a esta compra de letras sino que quiera ir a dólares y llevársela vaciando, en términos simbólicos, la reserva del Banco Central? ¿Es eso es una posibilidad real?

Alfredo Zaiat: Al 21 de junio es de 520 mil millones. Es una bola de nieve. No hay que ser opositor al gobierno para decirlo. Esto termina en una crisis. Ahora bien, acá viene lo que no voy a contestar porque no lo sé. ¿Cuándo? Hay diferentes variables que son inmanejables para analizarlo. Sin embargo, este nivel de deuda no solo de LEBACS, sino el nivel de endeudamiento externo del gobierno nacional, de las provincias y en menor medida del sector privado, es insostenible. Estalla.

La respuesta que dan es que necesitamos la deuda porque tenemos un sector externo deficitario. Según las estimaciones este año va a ser el primero de los últimos diecinueve con un fuerte déficit de comercio exterior: es decir, se va a importar más de lo que se exporta. Recordemos que cuando se decía que se necesitaba una mega devaluación era porque no eran competitivos los productos argentinos y eso iba a reventar las exportaciones. Esto demuestra que eso era falso y que simplemente  las fuertes devaluaciones sirven para hacer una transferencia de ingresos. ¿Cuál es la solución desde la ortodoxia para frenar esa bola de nieve vinculada con la deuda? El ajuste. Según ellos, si se ajusta la cuenta pública, si se baja el déficit fiscal, entonces empezás a crecer porque hay confianza y de esa forma empieza el crecimiento virtuoso. Eso es falso.

Julia Strada: ¿Hay bicicleta financiera? Porque el Banco Central en un comunicado insólito salió a decir que no.

Alfredo Zaiat: Existe una bicicleta fenomenal, se niega por una cuestión de marketing. Esta conducción del Banco Central es la menos profesional, la menos seria, es una cosa lamentable. Yo conocí por ejemplo a los economistas que estaban durante la década del noventa: eran unos ultra liberales ortodoxos, pero al menos tenían idea de lo que estaban manejando. El Banco Central en estos dieciocho meses ha cambiado el discurso sobre el fenómeno de la inflación, el fenómeno monetario, es un papelón. Solamente porque hay una inmensa red de propagando pública y privada, no hay una crítica violenta o lapidaria a lo que es esta conducción, que debe ser una de las peores de décadas.

Apagón estadístico 

Julia Strada: Indec, un tema muy caro para el gobierno anterior, más allá de la explicación que uno puede encontrar vinculada a los bonos CER y a la necesidad de pagar menos. También lo fue en términos simbólicos. Igual hay que recalcar que solamente afectó a lo que tiene que ver con el IPC (Índice de Precios al Consumidor) porque ahora el macrismo está diciendo que ninguna estadística vale. Alfredo fue el primero que publicó una nota diciendo que hay serios problemas en varios indicadores que desde ya exceden al índice de precios y abarcan otras esferas. La verdad es que es un hecho de gravedad institucional, porque tiene que ver con los datos que uno construye en la academia para después reconstruir el proceso político e histórico. Es grave. ¿Cuáles son las áreas que como mínimo son dudosas en materia de medición y en qué basa esa sospecha?

Alfredo Zaiat: El kirchnerismo puso en cuestionamiento la palabra oficial. Las estadísticas pasaron a ser un espacio de disputa política. Lo del IPC fue un papelón. La verdad que eso es muy costoso, no sólo en términos políticos, porque no se perdieron las elecciones por el INDEC: en 2011 se ganó con 54 por ciento. Lo que sí pasó es que si perdías, como pasó, se permitiría el desquicio de Macri.

Hay varios elementos. En primer lugar, seis meses de un apagón estadístico de todas las estadísticas públicas. Es un escándalo internacional. No lo hubo porque el poder internacional, el FMI, estaba a favor de este gobierno. Además del apagón estadístico, hacen un IPC a partir de una encuesta de hogares de 2004, sin tener en cuenta la última que fue la del 2012. Allí hay un ajuste metodológico en el que se ve cómo es una manipulación, una alteración de la metodología. El índice de precios está subestimado. Antes se dibujaba, ahora se subestima.

Otro indicador es el de la pobreza. En este caso se sobreestima. Cambiaron la metodología. ¿Cómo se mide la pobreza? Es algo muy débil se establece que sos pobre si ganas hasta 1000 pesos. Si ganas 1010, ¿dejaste de ser pobre? No. Es un indicador aproximado. ¿Qué hizo el INDEC de Macri? Puso el nivel esa línea de pobreza altísima entonces parece que había cualquier cantidad de pobres. ¿Qué nos quieren decir? Vieron cómo las políticas populistas de los últimos doce años dejaron a este país con más del 30% de pobres. Vieron que esa idea de que se alcanzaba el bienestar general con redistribución del ingreso era falsa. La utilización de las estadísticas te sirve para manipular la comprensión y la interpretación de lo que fue esa mejora del bienestar general. La estadística utilizada como herramienta política.

También alteraron la evolución pasada de lo que fue el crecimiento económico, la evolución del producto bruto interno (PBI). La crisis del 2008 tuvo un impacto muy fuerte en Argentina y latinoamérica en 2009. El INDEC del kirchnerismo definió que solo se creció un 0,9 por ciento. Las consultoras privadas hablaban de una caída de entre el 1,5 y 2,5 por ciento. ¿Qué hizo el INDEC de Macri? Definió una caída en 2009 del 6 por ciento. ¿Saben lo que es una caída del PBI del 6 por ciento? ¿Lo que genera a nivel de pérdida y puestos de trabajo, impacto social, inestabilidad económica, en términos sociales y políticos? Si solamente con una caída del 3,5 por ciento el año pasado hubo tal incremento de pobreza y desempleo. Entonces, ¿Cuál es la lectura política? ¿Para qué sirve dibujar ese 6 por ciento? Hace que el ciclo del kirchnerismo no creciera tanto, se creció pero no tanto como decían, la conclusión es vieron que el populismo con estas políticas de redistribución del ingreso e intervención del Estado no crecía tanto como decían.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 13/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto