200 niñas violadas y obligadas a parir

Compartir

En las últimas semanas, dos niñas de 12 y 14 años quedaron embarazadas en Misiones. Las dos van a parir. Forman parte del grupo de más de 200 mujeres menores de edad embarazadas por abuso o violación, según datos del propio Ministerio de Desarrollo Social provincial. En la provincia rige el protocolo de atención a víctimas de violación que incluye la utilización de anticonceptivos de emergencia y abortos no punibles pero no se aplica. En este contexto, legisladores locales presentaron un proyecto para declarar a Misiones “Provincia Pro Vida”.

Ministro de Desarrollo Social de la Provincia, Lisandro Benmaor

El 7 de julio, en la ciudad misionera de Leandro N. Alem, una chica de 14 años embarazada de seis meses –que llevaba dos días internada el Hospital del Samic– se arrojó desde un segundo piso. Inmediatamente, las autoridades del nosocomio local y la familia, salieron a desmentir que se tratara de un intento de suicidio o de que quisiera abortar.

En medio del debate por la despenalización del aborto, el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia con la segunda tasa más alta del país de embarazos adolescentes, emitió un comunicado de prensa en el que decían con respecto a este caso: “Se decidió que vamos a estar presente en la contención, el embarazo, el puerperio y la etapa posnatal. Además de proporcionarle una cuna, colchones, artículos para el bebé y alimento, vamos a acondicionar la casa en la que vaya a vivir, cuando ella decida dónde quedarse”.

Hasta el momento no se sabe en qué situación se produjo el embarazo de la menor, si se trató de una relación consentida o de un abuso. Lo cierto es que el supuesto padre hasta la fecha no apareció.

La mayoría de los medios misioneros hicieron hincapié que “tras el intento de escapar”, el “embarazo no está en riesgo”. Myriam Duarte, subsecretaria de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Gobierno de la Provincia de Misiones, en diálogo con Nuestras Voces criticó el tratamiento de la noticia “porque al decir que ‘no corre riesgo el embarazo’ ¿qué quieren expresar? que la niña es incubadora y ‘el embarazo’ un paquete, ni siquiera un bebé?”. Además, expresó la necesidad de “que se indague en la edad del progenitor del bebé, que es un dato relevante porque sigue siendo sorprendente cómo se invisibiliza el rol del varón”.

Tras “el intento de fuga”, la menor se fracturó un tobillo, por lo que fue trasladada al Hospital Materno Neonatal de Posadas, donde fue operada y está bajo asistencia psicológica.

A este caso se le suma el de una niña mbya guaraní de 12 años, oriunda de una comunidad indígena en el municipio de Santa María (departamento de Concepción). Desde el mes de junio, cuando se conoció el caso, la nena está internada en Posadas, al resguardo de los médicos, ya que cursa un embarazo de riesgo. Tampoco están claras las circunstancias en que la menor quedó embarazada.

Contra el embarazo como fatalidad

Casos alarmantes

Estos casos están cargados de polémica en una provincia que, según estadísticas oficiales, se ubica segunda en el país –primera está Chaco– en embarazos de adolescentes. Como agravante, en la primera semana de julio, el ministro de Desarrollo Social, Lisandro Benmaor, admitió en una conferencia de prensa ante los medios locales que “en la actualidad tenemos 26 mil nacimientos en Misiones, 5 mil nacimientos de madres menores de 19 años y 201 nacimientos menores de 15 años. Esto nos preocupa muchísimo, porque son sinónimos de violación”. Benamor es Minisitro de la misma cartera que de ofreció a contener y garantizar el embarazo de la chica que saltó de la ventana del hospital.

Cuando Benmaor, médico pediatra y cardiólogo infantil, brindó estos datos alarmantes lo hizo en medio de una conferencia, para expresar lo que él considera un logro brillante de su gestión al decir que en “dos años (como ministro) el porcentaje de embarazos adolescentes era de 25 por ciento y ahora bajó a un 20”.

Según estadísticas suministradas a la prensa, por el propio ministro Benmaor, “en promedio, en la provincia, alrededor del 22% de los nacimientos que se registran por año son de hijos de madres menores de 19 años. En algunos distritos la cifra supera el 28%. Unos 200 corresponden, justamente, a las chicas violadas de entre 9 y 14 años”.

Aquel día el ministro no mencionó si hay estadísticas acerca de si los responsables de estos delitos sexuales fueron identificados, detenidos y procesados.

Como medida ante estos casos el ministro de Desarrollo Social, sostuvo desde su cartera llevan adelante un plan para motivar a jóvenes con riesgo de embarazarse a una edad temprana, a que elijan “otros caminos” en su vida.

El plan consistiría en trasladar a las chicas a centros de apoyo y asistencia donde se les ofrecerían “alternativas”. La explicación del funcionario fue que “una vez detectada la jovencita en riesgo, se la acerca a unos centros amigos de adolescentes, en Posadas, Oberá, Iguazú y Eldorado, con profesionales capacitados que van a abordarlas para llevarles prevención, todo la información para que no adquieran un embarazo adolescente, y puedan tener un objetivo diferente en la vida que no sea un embarazo les significa tantas dificultades”.

Recogiendo el guante tras estas polémicas declaraciones, el presidente del Bloque de Diputados de la provincia, del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, realizó un pedido de informes “porque nos parece de suma gravedad asumir esos datos como reales sin conocer la otra contraparte, ya que es indudable que si niñas o adolescentes de 10, 11, 12, 13, 14 o 15 años fueron embarazadas, en muchos casos, pueden ser estupro, violación o abuso y, lo que corresponde, además de la contención que se les brinde –como expresó el ministro Lisandro Benmaor–  es realizar denuncias penales. Si eso ocurrió queremos saber si una vez denunciado o no el hecho –porque no tenemos esa certeza– esas niñas se vieron obligadas a volver al ámbito en los que sufrieron esos abusos o violación”.

Torturar para salvar al embrión

Provida y leyes que no se cumplen

En 2011, en Misiones, el caso de la violación de una nena de 14 años cobró trascendencia en los medios nacionales, cuando la jueza de Familia, Julia Marta Alegre –hace dos semanas fue designada vocal de la Cámara de Apelaciones en materia de Familia– le impidió realizarse un aborto no punible. En aquellos días se supo, a través de una investigación periodística, que en Posadas se practicaban abortos en distintas clínicas privadas por 350 dólares.

Hace apenas dos semanas atrás el vicegobernador misionero, Oscar Herrera Ahuad, en contra de la legalización del aborto, declaró que en 2017 hubo un sólo caso de complicaciones por aborto. En el mismo contexto el ex Gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados provincial, Carlos Rovira, presentó un proyecto para declarar de Interés Provincial las marchas “Provida” y, en consonancia, el diputado provincial del Frente Renovador, el médico Oscar Alarcón, junto a otros legisladores, propusieron un proyecto de Ley para declarar a Misiones “Provincia Provida”.

También el presidente del Colegio de Médicos de la provincia de Misiones, Luis Flores, se manifestó “a favor de la vida”, y dijo que “debe respetarse la objeción de conciencia”. Para el titular de la entidad “todo este problema se puede solucionar fácilmente con la prevención”. El interrogante es: ¿por qué no trabajan en la prevención desde ahora?

Por otro lado, Misiones cuenta con un Protocolo de Atención a Víctimas de Violación, que incluye la utilización de anticonceptivos de emergencia y abortos no punibles. El Protocolo sólo se aplica a “cuenta gotas” cuando algunas pocas familias de las víctimas o ellas mismas lo exigen; pero lo cierto es que mayoría de las mujeres en situación de pobreza –que suelen sufrir estas vejaciones– ignoran sus derechos. También existe una Pensión Graciable de Asistencia a Menores Víctimas de Delitos contra la Integridad Sexual, creada en el año 2010 que tenía por finalidad estimular la denuncia en los casos (altamente mayoritarios) en que el agresor sexual fuera el sostén de hogar: padre, padrastro, abuelo. Luego tuvo una primera modificación en la que se amplió el rango de posibilidades a todo abusador, sea o no sostén de hogar.

En la provincia de la tierra colorada, donde las pocas estadísticas que se conocen hablan de una situación alarmante, son mayoría las personas que se oponen a la Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Un proyecto de ley que por influencia religiosa o por falta de información rechazan furibundos apenas se lo menciona.

Comentarios

Comentarios

Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Periodista y locutor. Especializado en temáticas culturales, escribió en Anfibia, Infobae y la Revista Acción. Formó parte de Infonews y realizó publicaciones en Escribiendocine.

Hacé tu anotación Sin anotaciones