Aero-reculando en chancletas (II)

Compartir

Luego de que Macri, Dietrich y otros funcionarios y empresarios fueran imputados por la entrega irregular del espacio áereo, el gobierno suspendió las rutas otorgadas a FlyBondy y MacAir (hoy Avianca Argentina), como había ordenado el fiscal Di Lello para esta última. La denuncia fue a partir de una investigación de Nuestras Voces. Ya otro artículo de este portal informativo había provocado la suspensión del autoalquiler de la flota de aviones de la Famiglia Macri por parte de la presidencia.

Una vez más, el gobierno tuvo que dar marcha atrás ante una denuncia de Nuestras Voces que replicó en otro medios y se convirtió ya en causa judicial. Ahora, y en medio de una semana de movilizaciones y protestas, reculó en parte de la entrega de rutas aéreas que pertenecía a Aerolíneas Argentinas a dos empresas estrechamente vinculadas al Presidente Mauricio Macri y su familia; Avianca Argentina (Avian S.A.) -por orden judicial- y FlyBondi S.A. -porque están a la espera de que “completen los papeles” y desmuestren si tienen los aviones para los que ya les adjudicaron las rutas-.

“Yo soy de Franco”

El jefe de gabinete, Marcos Peña, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el ministro de Turismo, Gustavo Santos, fueron los encargados de anunciar la suspensión de la concesión de parte de las rutas aéreas mientras el país estaba sin clases por el conflicto docente: “Hemos decidido enmarcar el proceso de aprobación en la nueva normativa que está por salir, que busca prevenir eventuales conflictos de intereses”, afirmó Dietrich, aclarando que se trataba de una expresa decisión del presidente pero omitiendo mencionar que tanto él como Macri se encuentran imputados por presunto tráfico de influencia y defraudación contra la administración pública por la asignación de dichas rutas aéreas a las dos empresas pertenecientes a la famiglia. Y que dieron marcha atrás luego de que sus abogados analizaran la situación les advirtieran que podrían terminar procesados más temprano que tarde.

La denuncia la realizaron los diputados nacionales Rodolfo Tailhade y Juan Cabandié a raíz de la investigación publicada por Nuestras Voces hace menos de un mes, en la que se expuso que la empresa MacAir pertenece a la Famiglia Macri y que, a pesar de haber difundido su venta a la empresa Avianca, en realidad Avianca Argentina es la misma empresa que era de los Macri (MacAir Jets S.A.), solo que con otro nombre (Avian S.A.) y con un acuerdo de uso de la marca Avianca.

En el artículo exclusivo de Nuestras Voces el hombre fuerte de la aviación de los Macri -que fue piloto del patriarca Franco durante años- Carlos Colunga, se quejaba del excesivo foco sobre MacAir y revelaba que el verdadero “negocio” del Presidente es otra empresa, FlyBondi. Decía Colunga: “mientras los distraen conmigo (Mac Air-Avianca Argentina), dejan pasar el elefante que es Flybondi. Por rutas caseras a mí me pidieron tres millones de garantía. ¿Saben cuánto presentó Flybondi por ir a Miami, Nueva York y Beijing? Seis mil dólares. Ése es el escándalo, ése es el negociado”.

Flybondi, empresa por la que los funcionarios también se encuentran denunciados, no fue confirmada en el día de ayer, pero tampoco fue anulada “por conflicto de intereses” pese a lo dicho por Colunca.

“Con la empresa Fly Bondi, estamos a la espera de que terminen de completar la información de su capacidad técnica, que básicamente son los contratos de compras de aviones que van a permitir que esta empresa vuele”, afirmó ayer el ministro Dietrich. Así, omitió hacer referencia a las denuncias que recaen sobre dicha empresa, quien no formaría parte de aquel “mecanismo de control” que prometieron implementar pero del que aún nada se sabe.

Flybondi es una empresa creada recientemente, que efectivamente presenta en los papeles un capital social de seis mil dólares. Sus dueños son el francés Richard Guy Gluzman, ligado al secretario de Coordinación Institucional de Jefatura de Gabinete, Mario Quintana, y Gastón Parisier, vinculado a Patricio Di Stéfano, el funcionario que se ocupa de regular los aeropuertos por los que pretenden circular las aeronaves de Flybondi.

 

Un vuelo directo al juzgado para Quintana

Como ya había denunciado Nuestras Voces, antes de la escandalosa adjudicación de rutas aéreas, el presidente había puesto en marcha otro negociado: el autoalquiler de los aviones de La Famiglia, supuestamente vendidos Avianca Argentina. En ese caso, al igual que ayer, luego de la denuncia de Nuestras Voces, Macri tuvo que recular.

 

Reculando en chancletas

 La revolución (privada) aerocomercial

Otra cuestión que tanto Peña como los ministros omitieron fue que la medida anunciada es en realidad hacer caso a un pedido del propio fiscal Di Lello, quien solicitó suspender la concesión de dichas rutas hasta tanto se evalúe el impacto económico que ello tendría sobre Aerolíneas Argentinas.

Minutos antes de la conferencia de prensa, el presidente prometió una “revolución aerocomercial” asegurando que uno de los ejes principales de esta llamada “revolución” sería el crecimiento de Aerolíneas Argentinas: aún cuando la denuncia penal que recae sobre él, su padre y sus funcionarios, radica en la concesión durante por lo menos 15 años de rutas las aéreas más redituables del país, que hasta el momento eran explotadas por la línea de bandera.

La escandalosa autoadjudicación fue justificada por los funcionarios y reclamaron una vez más por aquella pesada herencia en la que se omitió la revolución aerocomercial. Sin embargo, se omitió mencionar que las adjudicaciones de dichas rutas se negaron desde el año 2005 exactamente para proteger a las empresas Aerolíneas Argentinas y Austral de la competencia.

“No te vamos a quitar nada de lo que no se aviven”

En la apertura de sesiones, el mismo día que fue imputado, el presidente anunció que publicaría “dos decretos sobre juicios y contrataciones para la prevención de conflictos de intereses”. Además, afirmó “pedí a la Oficina Anticorrupción – a cargo de la ex diputada del PRO Laura Alonso – que cree un mecanismo para separar mi actuación ante cualquier suspicacia por un potencial conflicto de intereses. Que nadie dude de las decisiones que toma esta presidente”.

Sin embargo, ayer por la tarde, tanto el jefe de gabinete como los ministros volvieron a citar aquellos decretos y mecanismos que continúan siendo nombrados pero que lejos se encuentran de la realidad en la que el presidente continúa desempeñándose desde ambos lados del mostrador con un claro perjuicio a los intereses estatales.

@malaumanfre

Compartir

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones