Bolivia: Jeanine Añez, presidenta provisional de las botas sin votos

Compartir

La coalición golpista no pudo hacer sesionar la Asamblea Legislativa de Bolivia porque la bancada de Evo Morales no facilitó el quórum. Sin embargo, nombraron de forma forzosa y violando el reglamento a la Senadora Jeanine Añez como presidenta provisional. El poder se dirime en la calle. Una gigantesca marea indígena campesina y obrera bajó desde las laderas de la zona de El Alto hasta la céntrica plaza Murillo, a  pesar del asedio de los aviones y tanquetas de las fuerzas armadas que patrullan la zona para garantizar el golpe.

El presidente Evo Morales tocó suelo mexicano a las 14 horas con doce minutos de la Argentina. Ese hecho desmoronó uno de los objetivos trazados por la coalición golpista: liquidarlo. El ex dirigente cocalero contó que cada uniformado de su guardia personal recibió una oferta de cinco mil dólares por parte del ala radicalizada del golpe, la comandada por el integrista y empresario gasífero Luis Camacho, para facilitar su entrega a los paramilitares cruceños que intensificaron en la última semana un raid de odio, fuego y sangre incendiando casas de los ministros, secuestrando a sus familiares directos y hasta torturando a segundas líneas dirigenciales de la coalición oficialista derrocada MAS.

En paralelo el otro objetivo de los partidos opositores no pudo plasmarse: la Asamblea Legislativa no puso sesionar por falta de quorum. Sin embargo, la coalición golpista nominó de forma forzosa a  la Senadora de Beni Jeanine Añez como presidenta provisional. “Dios bendiga a Bolivia. Fueron días muy duros, estoy con el compromiso de llevar adelante, debemos convocar a elecciones lo más pronto posible y que el resultado de estas elecciones refleje lo que la población quiera», afirmó la blonda legisladora apoyada por las botas militares.

La no concurrencia del oficialismo derrocado MAS no fue casual. Sus diputados y senadores volvieron a ser extorsionados a concurrir al hemiciclo ya que los cívicos cruceños amenazaron con lastimar la integridad física de sus familiares directos en caso de no participar en la sesión legislativa. Ese faltazo es decisivo ya que el bloque leal a Morales cuenta con dos tercios de representación en la Cámara Baja y en el Senado. Sin la mano en alto de los parlamentarios del MAS el Congreso de Bolivia es una cáscara vacía.  Sin embargo, el Tribunal Constitucional avaló la decisión argumentando que «la grave situación política y social» hacía necesaria la «inmediatez» de la sucesión y buscando jurisprudencia que avalara la designación sucesoria sin quorum.

En ese sentido desde México el presidente destituido celebró esa decisión: “Felicito a nuestras hermanas y hermanos asambleístas del MAS-IPSP por actuar con unidad y dignidad para rechazar cualquier manipulación de la derecha racista, golpista y vendepatria. Permanecemos unidos en la defensa de la democracia, el Estado de Derecho, la vida y la Patria”.

Además en un comunicado oficial el MAS dejó asentado que “no asistirá a la sesión de la Asamblea por ser ilegal: El Art. 169 parágrafo II indica que la presidencias legislativas no pueden ser ocupadas por terceros, sino que debe recomponerse nuevamente, nueva elección«.

El tercer escollo del golpe se da en la calle. Una marea de la base social paceña leal a Morales, enfundada con los colores encendidos del manto originario de la “whipala”, logró bajar desde las faldas de la zona de El Alto hasta la plaza céntrica Murillo. En el corazón de La Paz y en las laderas mismas de la capital las patrullas del Ejército, en conjunto con el sobrevuelo de las aeronaves militares, cercan el territorio en disputa y reprimen con furia a una movilización que no cesa. 

Ese tripe dificultad de la coalición golpista tuvo sin embargo una bendición diplomática internacional cuando el Secretario General de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, declaró en horas de la tarde que el único golpe en Bolivia lo había dado el propio Morales en la jornada electoral del 20 de octubre donde a su consideración se dio “un fraude”. “El verdadero golpe de estado lo dieron quienes robaron la elección, quienes declararon el triunfo en primera vuelta. No podemos pedir a un pueblo que se deje robar la elección, la soberanía o el poder. Ese pueblo hoy en busca de la soberanía perdida, comenzó a tratar de recuperar la institucionalidad y democracia», advirtió Almagro. Evidentemente el aval dado por la Administración Trump al golpe, más el silencio cómplice otorgado a la destitución de Morales por los gobiernos del Cono Sur, un desatino donde resuena el no compromiso del gobierno saliente de Mauricio Macri al tratarse de una administración vecina, están dibujando una fuerte ofensiva reaccionaria en la región. 

Estados Unidos y sus gobiernos aliados ya no avalan simplemente los planes de ajustes del Fondo Monetario Internacional, ahora legitiman la interrupción del orden constitucional con golpes de tinte civilizatorio, donde no falta la quema de la Whipala y la vejación corporal del cuerpo indígena por parte de fuerzas parapoliciales, para interrumpir la continuidad de gobiernos populares. De continuar el golpe boliviano, y de confirmarse la probable victoria electoral de la oposición uruguaya en el inminente ballotage, el panorama gubernamental vecino que se le aproxima al presidente electo Alberto Fernández es bastante sombrío. De forma paradójica, a partir del 10 de diciembre, solo el suelo y el techo de la Patria Grande, Argentina y México, estarán conducidos por administraciones autónomas de los Estados Unidos. El resto de los gobiernos está en manos –salvo las experiencias bolivarianas de Nicaragua y Venezuela, cuya particularidad merece un capítulo de análisis aparte- de un neoliberalismo que entró en su faceta de sangre y odio más virulenta una vez iniciado el siglo XXI.

Quién es Camacho, el hombre que encabeza el golpe de Estado

De fondo lo que sobrevuela es el interés geopolítico de Estados Unidos y sus gobiernos aliados por apoderarse de un país muy rico en recursos naturales. Además de su conocida reserva gasífera y petrolífera Bolivia es un manantial de litio, un mineral clave en la fabricación de insumos tecnológicos. Así lo explica la experta en geopolítica y recursos naturales la profesora Mónica Bruckmann: “Bolivia tiene reservas importantísimas de minerales, muy estratégicos para la economía mundial, por ejemplo el Litio, tiene alrededor del 70 a 74% de las reservas mundiales que es importante para la producción de las baterías recargables para los dispositivos electrónicos portátiles, para la producción de vehículo híbridos y eléctricos”.

Mientras tanto los testimonios dados por presidente derrocado Evo Morales, el vicepresidente destituido Álvaro García Linera y la ministra de Salud Gabriela Montaño en suelo mexicano sirvieron para reconstruir el periplo cinematográfico del vuelo que facilitó el exilio del presidente constitucional y su comitiva; además lo dicho por el primer mandatario indígena en la historia de Bolivia en el país azteca permite conocer la mecánica de extorsión y sangre con la que se gestó el golpe político.

En principio, a partir de la conferencia de prensa dada por el canciller mexicano Marcelo Ebrard, el mundo pudo saber que los gobiernos sudamericanos tuvieron distintas respuestas cuando el servicio exterior de México –a cargo de la logística aérea del traslado de Morales- solicitó permiso para que la nave pudiera surcar los cielos de cada país. En ese sentido quedó claro que el gobierno peruano de Martín Vizcarra faltó a su palabra, en cuanto a la solidaridad comprometida, y denegó la posibilidad de que el avión que transportaba a Morales pudiera cargar combustible en el aeropuerto de Lima; en paralelo se tomó conocimiento que el gobierno ecuatoriano de Lenin Moreno prohibió a la nave surcar el aire del país andino; por último, al parecer gracias a gestiones conjuntas de la diplomacia mexicana y del presidente electo Alberto Fernández, el gobierno de Paraguay facilitó al avión hacer una parada técnica en Asunción, donde García Linera bajó para estrechar la mano de otro presidente derrocado en su momento por un putsch parlamentario, el sacerdote tercermundista Fernando Lugo.

Precisamente, Álvaro García Linera contó en sus redes sociales que antes de partir de la zona del Chapare donde estuvo recluido junto a Morales gracias al auxilio de los sindicatos cocaleros tomó un puñado de tierra de ese suelo y lo envolvió en la bandera tricolor de su país. “Cuando retorne devolveré esa tierra a su lugar. Como dijo Tupac Katari: volveré y seré millones”, narró el vicepresidente destituido. 

Además fue muy significativa una declaración del presidente derrocado Morales al momento de referir cuál fue el motivo de peso que precipitó la renuncia conjunta de sus ministros y de los alcaldes del MAS: “Con políticas de amedrentamiento e intimidación hicieron renunciar a varios de nuestros alcaldes, gobernadores, ministros y asambleístas democráticamente electos y posesionados; no renunciaron por cobardía sino por las represalias y ataques contra sus familias. Así fue el golpe”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto