Bolsonaro, el nuevo macho alfa del neoliberalismo sudamericano

Compartir

El presidente argentino Mauricio Macri no concurrirá a la asunción de su par Jair Bolsonaro. Y el brasilero realizará su primer visita internacional a Chile, rompiendo la tradición que fija Buenos Aires. Lejos de verlo como un gobierno amigo, Macri percibe a la administración brasileña como un competidor en la región. Durante tres años Macri buscó instalarse ante Estados Unidos y los especuladores financieros como el mandatario más influyente del Cono Sur, aprovechando el declive económico e institucional del gigante sudamericano. ¿Bolsonaro quiere ser ahora el nuevo líder del neoliberalismo regional?

Nicolás Maduro y Mauricio Macri tienen algo en común: no estarán presentes en la asunción presidencial de Jair Bolsonaro. Los motivos son diferentes, claro. El presidente venezolano no fue invitado a la ceremonia por su par brasileño mientras que el Jefe de Estado argentino acusó vacaciones y, en los hechos, muestra al mundo su preferencia por tomarse selfies en crocs comprando aceitunas antes que asistir a un acto protocolar relevante para la región.

¿La llegada de Bolsonaro al Palacio Planalto es una buena noticia para la alianza Cambiemos o implica, por el contrario, el inicio de una competencia por el liderazgo antipopulista regional? Tradicionalmente, Brasil fue el país pivote con el que la superpotencia estadounidense estableció pautas comerciales y de seguridad para Sudamérica. Por tamaño económico, y complementariedad económica con Estados Unidos, el país vecino siempre aventajó a la Argentina en ese rol. Sin embargo, el macrismo aprovechó en los tres años de su mandato la pérdida de voz que tuvo Brasil en los organismos multilaterales y en el diálogo con las potencias occidentales para mostrarse, por ejemplo ante el Pentágono estadounidense o el Fondo Monetario Internacional, como la plaza más amigable del Cono Sur.

Mercosur: Bolsonaro y después

Nuestras Voces habló con los especialistas Diana Tussie, Directora del Área de Relaciones Internacionales en FLACSO Argentina, Directora de la Red Latinoamericana de Política Comercial e Investigadora Superior del CONICET, y el politólogo Andrés Malamud, investigador de la Universidad de Lisboa y autor del reciente libro “El oficio más antiguo del mundo” para intentar escarbar en las honduras de un naciente vínculo bilateral donde parece haber tantas coincidencias como recelos mutuos.

“Para Cambiemos Bolsonaro es un dato preocupante porque Macri venía ganando estatura como el líder del neoliberalismo en la región. Esa situación se daba porque Brasil, tanto en lo institucional como en lo comercial, estuvo barranca abajo durante la transición que implicó el gobierno de Michel Temer. Chile marca agenda neoliberal en Sudamérica pero no gravita, claro, tanto en lo comercial porque es una economía pequeña. En síntesis, la asunción de Bolsonaro es, por lo menos, una noticia contradictoria para Cambiemos. Posiblemente, Macri y el presidente brasileño tengan acuerdos de consorcio en algunos segmentos pero, eso sí, a nuestro presidente le hubiera gustado seguir brillando solo como faro antipopulista”, comienza advirtiendo Tussie.

El profesor Andrés Malamud, por el contrario, relativiza la posible disputa abierta entre los mandatarios más gravitantes del Mercosur y lo explica, como suele hacerlo en sus redes sociales, con un tono descontracturado e ingenioso.

“Bolsonaro parecería tener un perfil de inserción global menos ambiguo al de Argentina, en el sentido de estar alineado con los Estados Unidos y no tender puentes con China. En ese sentido, ¿Bolsonaro es una mala noticia internacional para Macri? ¿Brasilia será ahora más apetecible, en comparación con Buenos Aires, para los flujos de inversión globales?, pregunta Nuestras Voces. A lo que Malamud responde: “Yo leo el minueto entre Macri y Bolsonaro como escarceos diplomáticos: están midiéndose, no peleándose. Por otro lado, Argentina no compite con Brasil por el liderazgo regional porque tal cosa no existe: ningún país sudamericano tiene capacidad para reclutar e influenciar seguidores salvo pagando, y hoy son todos pobres. Tampoco hay competencia económica porque los flujos de inversión extranjera desaparecieron. A Argentina le convienen dos cosas: que Brasil crezca y que no expulse a sus narcotraficantes para este lado. Todo lo demás es folklore”.

Jair Bolsonaro, un fascista pop

Diana Tussie, investigadora de la arquitectura comercial común como el Mercosur o la Alianza del Pacífico, no comparte la lectura hecha por Malamud y sí advierte posibles focos de tensión entre Buenos Aires y Brasilia para capturar más volumen de inversión extranjera. “En el tema de las inversiones puede haber una competencia entre Macri y Bolsonaro. Es probable ver pronto una carrera de incentivos; por ejemplo, con una presión tributaria a la baja, entre los países lideres del Mercosur. Y ahí Bolsonaro, con su nacionalismo redencionista, totalmente decidido a devolverle a Brasil una estatura que él promete encumbrar, pueda ser que aventaje a su colega argentino. Sobre todo porque estamos hablando de una economía más grande y atractiva para ciertos flujos de inversión. Si tienen que elegir, las señores del mercado van a ir a un mercado más grande. Por lo tanto, entre Macri y Bolsonaro va a haber una puja constante para ver quién brilla más ante las potencias”, establece la Directora de FLACSO Argentina.

Por último, más allá de la puja comercial, la cuestión Venezuela será un tema de agenda regional donde, quizás, comience en el corto plazo una pelea entre Macri y Bolsonaro por ver quién tiene el esquema de intervención más grande. Las primeras noticias de esa puja son preocupantes.

Según el portal La Política Online, en un artículo que cita fuentes en reserva del Partido Demócrata,  el presidente Donald Trump habría consensuado con Jair Bolsonaro una pronta incursión militar conjunta en el país presidido por Nicolás Maduro. “Con una población tan desmoralizada, con bombardear dos o tres edificios estratégicos y tomar el aeropuerto de Caracas ya está. Ellos mismos se terminan por cargar a Maduro”, señaló un dirigente demócrata a LPO y, además, detalló que, tras la reunión realizada entre Bolsonaro y el asesor de seguridad John Bolton a mediados de diciembre en Washington, la CIA comenzó un “reclutamiento de agentes de habla hispana”.

¿Qué hará Macri si Bolsonaro decide vulnerar la autodeterminación de Venezuela como carta de presentación ante las potencias occidentales? Por lo pronto, en una editorial reciente, el diario argentino La Nación comenzó a exigir una respuesta más activa por parte del Palacio San Martín ante Caracas: “en los próximos meses Macri deberá tomar una decisión con respecto a la postura de Argentina frente a la crisis del régimen de Nicolás Maduro: mantener la presión diplomática actual o endurecer su discurso para estar a tono con Bolsonaro y preservar el sombrero de líder regional opositor al chavismo”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones