Cambiamos Polo Audiovisual por negocio inmobiliario

Compartir

Con la excusa de fomentar la inversión privada Mauricio Macri decretó el fin del Polo Audiovisual, impulsado por el gobierno anterior. Con esta medida beneficiará a los especuladores inmobiliarios que buscan seguir haciendo negocios en la zona sur de la ciudad. El presidente ya fue denunciado penalmente por vender 53 inmuebles públicos sin autorización del Congreso pero insiste con traspasar a manos privadas las tierras del Estado.

Ayer, el presidente firmó un decreto en el que anuló la creación del Polo Audiovisual en la llamada “Isla Demarchi”, ubicada en el extremo sur de Puerto Madero. En su lugar, decretó la creación de un Polo de Desarrollo Urbano, es decir, un negocio inmobiliario de inversiones privadas en uno de los barrios más costosos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA)

El decreto 153/2017, redactado el 9 de marzo y publicado en el Boletín Oficial en el día de ayer, establece que el inmueble “deberá destinarse a formar parte de un Polo de Desarrollo Urbano, consistente en la ampliación y/o mejora de la infraestructura urbana existente en dicho inmueble y en las zonas aledañas, la incorporación y la promoción de inversiones en el área, la actividad inmobiliaria y la construcción de obras nuevas y/o remodelaciones en la zona”.

 ¿Cómo desaprovechar el espacio en uno de los barrios con el metro cuadrado más costoso de la Capital Federal?, se pregunta el presidente y la respuesta está en el decreto. “Resultan notables las características del área denominada “Isla Demarchi” en cuanto a su dimensión, ubicación y potencialidades, que la convierten en un soporte de valor estratégico único en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para el desarrollo de una variada gama de proyectos de inversión, funcionamiento de determinadas áreas de servicio y logística, la construcción de edificios de diverso uso”. Allí mismo, se aclara que es conveniente fomentar la inversión privada “para orientar un proceso de reconversión de todo el suelo urbano que conforma dicha área”. En otras palabras, estamos frente al modelo macrista de ciudad que concibe el espacio urbano como un negocio.

Denuncia penal, y van…

El decreto no sorprendió. Durante el año pasado, Mauricio Macri se encargó de difundir que no tenía intenciones de cumplir con el proyecto y que desafectaría esas tierras de la construcción del Polo Audiovisual. Sin embargo, no se había hecho efectivo hasta ayer, con la publicación del decreto en el Boletín Oficial. Lo que sí sorprende, es que el gobierno arremeta nuevamente contra el espacio público luego de haber sido denunciado penalmente en febrero por vender 53 inmuebles públicos sin la autorización del Congreso Nacional, tal como difundió el diario Página 12.

La venta se realizó a través de tres decretos (952/2016, 1064/2016 y 1173/20016) y se fundamentó en base a un decreto-ley de la dictadura que autorizaba la venta por parte del Poder Ejecutivo de bienes inmuebles nacionales sin pasar por el congreso. “Esa ley de Videla perdió vigencia en 2010, por lo que las ventas realizadas son completamente inconstitucionales”.

Al parecer, lo mismo sucederá con la venta que realice el gobierno de los terrenos de la Isla Demarchi, ya que el decreto no especifica que deba ser aprobado por el Congreso Nacional.

Un Estado Pro-negocio inmobiliario

Este modelo de especulación inmobiliaria con los bienes del Estado en la CABA existe desde que el Pro gobierna la ciudad, así lo define el integrante del Observatorio del Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo, quien además agrega: “Temíamos que con Cambiemos en el gobierno nacional la política de privatización de la tierra pública se profundice por los terrenos ferroviarios y de puertos. Lamentablemente eso es lo que está sucediendo”.

Desde diciembre del 2007, momento en el que asumió Mauricio Macri como Jefe de Gobierno porteño, y hasta el día de hoy, se privatizaron 300 hectáreas de la ciudad. “Lo más peligroso es que el 40 por ciento de dichas privatizaciones, las hizo Rodríguez Larreta en su primer año de gestión”, lo que implica que la situación tiende a empeorar.

Desde diciembre del 2007, momento en el que asumió Mauricio Macri como Jefe de Gobierno porteño, y hasta el día de hoy, se privatizaron 300 hectáreas de la ciudad.

Según Baldiviezo, el objetivo del Pro es la expansión de Puerto Madero hacia el sur de la ciudad: “Es en ese camino que hoy cancelan la creación del Polo Audiovisual y proponen la explotación privada para desarrollo inmobiliario de la Isla Demarchi, uno de los terrenos nacionales vistos como ocioso, aunque trabajaban allí cientos de obreros, porque no produce rentabilidad, no forma parte del negocio”.

“Todas las grandes ciudades del mundo tienen como política que el Estado tiene que incrementar constantemente la tierra pública, es la forma que tiene el Estado de intervenir y regular el mercado inmobiliario”, afirma el integrante del Observatorio. Es decir, que el Estado no debería vender tierras públicas sin compensar lo que vende.

“Esas 300 manzanas que ya fueron vendidas desde que el Pro gobierna la ciudad, equivalen a tres Puerto Madero. Se han privatizado y el gobierno no incorporó ni siquiera una hectárea como patrimonio estatal. Eso implica una descapitalización de la ciudad y un endeudamiento a futuro, porque cuando las crisis sean más graves el Estado va a necesitar de nuevo la tierra y la va a comprar mucho más cara de lo que la vendió”.

Lo que el decreto se llevó

El proyecto que este decreto anula contemplaba la creación de un edificio de 67 pisos con una nave destinada al sector industrial ofrecida a productoras de contenidos y canales de televisión, oficinas, áreas de archivo y sectores dedicados al depósito de escenografías, utilería y vestuario.

Además, destinaba también parte del inmueble al sector educativo, con la presencia de instituciones de formación y la creación de un Museo de la Historia de las Artes Visuales en nuestro país. Se alojarían allí también el Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales (INCAA), la Televisión Abierta Digital (TDA) y las señales de televisión públicas.

El proyecto que este decreto anula contemplaba la creación de un edificio de 67 pisos con una nave destinada al sector industrial ofrecida a productoras de contenidos y canales de televisión, oficinas, áreas de archivo y sectores dedicados al depósito de escenografías, utilería y vestuario.

El proyecto inicial proponía asignar el 75 por ciento del espacio al Polo Audiovisual y utilizar el porcentaje restante para la inserción urbana con la generación de más de 100 mil metros cuadrados de parquización, sectores gastronómicos y hoteleros y un estadio multipropósito cubierto con capacidad para más de 15 mil personas.

En su lugar, se desarrollará un negocio inmobiliario para favorecer al sector privado en detrimento de los bienes del Estado.

Nada nuevo bajo el sol

Este esquema de negocios se repite en las gestiones del Pro. A mediados del año pasado este portal denunció la urgencia del gobierno de la ciudad por urbanizar la villa Rodrigo Bueno –donde viven más de mil familias– para resolver el problema que aquejaba a la empresa IRSA, la desarrolladora inmobiliaria de Eduardo Elsztain, que frente al barrio, separado por un canal del río, planeaba la construcción de Solares de Santa María, un espacio privado de lujo en lo que fueron los terrenos de la Ciudad deportiva de Boca Juniors.

Otra de las denuncias destacadas, fue la alianza estratégica entre el holding y el macrismo para autorizar la construcción de un mega shopping en Caballito, para lo que todavía deben, por un lado, vencer la resistencia de vecinos y comerciantes, y por el otro, cambiar el código que impide ese tipo de construcción en el lugar.

Para este proyecto, IRSA intentó –por quinta vez– modificar el ordenamiento urbano y rezonificar más de dos hectáreas. El objetivo: la creación de uno de los centros comerciales más grandes del país con 40 mil metros cuadrados, cerca de 10 pisos y casi 40 metros de alto.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto