Cambiemos radicales

Compartir

Frente al año electoral que se viene, los socios no PRO de Cambiemos se sienten cada vez más alejados del núcleo de poder y empiezan a hacer sus propios emprendimientos. El dilema radical.

macri-sanz-carrio-2

Pese a los esfuerzos por mostrarse juntos, las tensiones al interior de Cambiemos son cada vez más hondas. La pata radical del armado que condujo Mauricio Macri para ganar las elecciones 2015 está cada vez más alejada de las decisiones de poder. En Mendoza, Ernesto Sanz armó su propia consultora política y se largó a conseguir contratos con el gobierno local. Mientras tanto, gana cuerpo la oposición de la UCR más cercana a Leopoldo Moreau.

El síntoma podría ser el radical José Cano, al frente del Plan Belgrano, que no pudo capitalizar en todo el año un anuncio de las tantas promesas electorales y que ni siquiera consiguió una partida con ese nombre en el proyecto de Presupuesto 2017. Pero el germen del problema está mucho más en la estructura que en la superficie: El radicalismo perdió poder y el macrismo totaliza los núcleos de decisión.

En Mendoza, el principal articulador (después del episodio de Gualeguaychú) de la alianza con la derecha, Ernersto Sánz, creó una consultora con uno de sus asesores en sus tiempos de Senador. La firma se llama “Xero Consultores”  y tiene domicilio en San Rafael.

Una fuente local adelantó a este medio que la empresa tiene cerrado un contrato con el Gobierno provincial de asesoría y que se canalizaría a través de la Universidad de Cuyo.

Como sea, lo concreto es que Sanz hace su juego en su provincia, mientras en Nación los equipos de prensa y redes sociales están directamente abocados a la imagen de Mauricio Macri, desoyendo la idea de una comunicación general de la alianza Cambiemos.

La web del Pro y de Mauricio Macri están organizadas como un núcleo de márketing digital, con palabras claves para los buscadores y con estructuras de análisis estadísticos sobre sus visitantes y sobre el tiempo que permanecen en las páginas. El sitio de Cambiemos, por el contrario, es una plantilla de blog que no tiene integradas ninguna de estas herramientas y que directamente no produce contenidos. Para un gobierno prácticamente digital, este abandono no es un dato menor.

En Presidencia de la Nación trabajan unos cinco o seis redactores (una de ellos, comparte su actividad con notas para Clarín), pero el grueso de lo que producen es material para las redes sociales o para la web de Macri. Una fuente gubernamental reconoció a este medio que prácticamente no se generan contenidos digitales o de prensa que salgan como piezas comunicacionales de Cambiemos.

El desaire a la fuerza radical (que fue determinante para la victoria en la Provincia de Buenos Aires, que luego les dio el triunfo en Nación) hace mella en los distritos más chicos. En el territorio bonaerense, muchas veces se pierden los formalismos y la sangre llega al río: Es el caso de Quilmes, ejemplo, o de Mar del Plata.

Los radicales, donde tienen mayor poder territorial, muestran su fuerza al interior de los concejos deliberantes, incluso trabando decisiones de los intendentes de Cambiemos que vienen más del núcleo PRO.

El otro sector cada vez más difícil de contener es el de la juventud, sobre todo por la fuerza que allí tiene la imagen del radicalismo más combativo, que encarna Moreau junto a Leandro Santoro.

Pocas horas antes de que se relance la Mesa Nacional de Cambiemos, los referentes de la juventud del radicalismo, que tiene a la Franja Morada como su pata más fortalecida, despacharon un duro documento en el que sentenciaron: “Además de ordenar la macroeconomía y empezar a crecer, son necesarias políticas que transformen ese crecimiento en desarrollo económico. La historia del siglo XX ha demostrado que el crecimiento no “derrama” naturalmente en una mejor distribución del ingreso”.

El factor Carrió

A los cruces con el radicalismo, Mauricio Macri debe sumar una tensa relación con la tercera vertiente de la alianza, conducida por Elisa Carrió. Su figura todavía les sirve, porque permanece en un lugar de fiscalizadora de las políticas oficiales, como si fuera un ente supremo entre la oposición y el Gobierno.

Pero sin dudas las estrategias electorales de cara al 2017 deberán saldar primero estas internas, porque mientras los principales editorialistas se ufanan por encontrar quiebres en un peronismo cada vez más unificado, la Grieta parece haber puesto huevos en la herida de Cambiemos.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto