Caputo, el “otro yo” de Macri

Compartir

Nicolás Caputo es amigo, socio comercial, contratista y miembro dilecto de la “mesa política chica” del Presidente Mauricio Macri. Fueron compañeros en el colegio Newman desde primer grado, fundaron su primera empresa en 1983 y Caputo fue el encargado de pagar el rescate cuando Macri fue secuestrado. Durante la gestión de Macri en Ciudad, Caputo se convirtió en el mayor contratista del Estado. Además, Macri y él compraron un campo juntos hace un año.

Pasaron casi 25 años desde aquel día en que Nicky Caputo recorrió las calles del conurbano manejando un Peugeot 205 blanco para pagar 6 millones de dólares por el rescate de su mejor amigo, Mauricio Macri. Y la relación sigue más fuerte que nunca. El aún candidato a Presidente Macri esbozó una sonrisa ante la pregunta de Jorge Lanata.

-¿Quién es Nicky Caputo?

Corría noviembre del año pasado, faltaba poco para el debate con el candidato del FpV Daniel Scioli, y semanas para el balotaje que lo coronaría Presidente por una diferencia de apenas 680 mil votos. Su respuesta fue:

-Un amigo, un hermano de la vida. Fuimos al colegio juntos desde primer grado.

-¿Tuvo contratos por más de $1.000 millones en tus dos mandatos?

-Caputo Sociedad Anónima no licitó una sola obra en mi gestión. Porque yo se lo pedí. Las obras que terminó, son las que ganó con Telerman. Entonces eso demuestra…

-¿O sea que esos $1.000 millones refieren a la gestión de Telerman y no a la tuya?

-Exactamente. Ahí lo que hay que tener en claro es que yo hace muchos años, Jorge, tomé una decisión, de la cual estoy muy contento, que es salirme de la actividad comercial, salirme de trabajar para mí, y trabajar para los demás. Así que a mí no me mueve el dinero. Yo no estoy acá por el dinero. Realmente estoy acá para ayudar, ¿está? Más allá de lo que quieran decir algunos que quieran compararnos cuando no somos iguales.

No hubo repreguntas.

Una obvia: ¿por qué Macri argumentó que está alejado de la actividad comercial para explicar el motivo por el que Caputo no participaría de licitaciones? Se puso en el lugar de socio.

En el libro el El Pibe, justamente se revela que durante el divorcio de Macri y su segunda esposa, Isabel Menditeguy, ella “le pidió al juez que valuaran las empresas de Mauricio y las del señor Nicolás Caputo, porque a ella le constaba que repartían los negocios y las ganancias”.

Entre 2004 y 2015 Caputo facturó obras al Gobierno de la Ciudad por un total 1.384 millones de pesos, convirtiéndose en el mayor contratista. Solo que en general no lo hizo con Caputo S.A. Sus contratos fueron a través de SES, Planobra-SES, SES–CONSTRUERE-UTE, SES-MIG, Parquizar-Mantelectric, y solo una pequeña parte ($ 172 millones) con CAPUTO SAIC.

Durante el divorcio de Macri e Isabel Menditeguy, ella “le pidió al juez que valuaran las empresas de Mauricio y las del señor Nicolás Caputo, porque a ella le constaba que repartían los negocios y las ganancias”

Y sigue facturando. Ganó hace semanas una licitación por $69,2 millones para la realización de la obra hídrica Red Captación Pluvial VII del Ramal Caaguazú, según la adjudicación firmada por Horacio Rodriguez Larreta en el Boletín Oficial. La firma ganadora: SES S.A., en la que Caputo es dueño declarado del 50 por ciento. Pero hay más: el propio Presidente le preadjudicó la obra antes de dejar la administración porteña. ¿Cuándo? En noviembre.

http://inmuebles-salta.gov.ar/cedula.asp?Dpto=17

Apenas seis meses antes de su declaración ante Lanata, en mayo del año pasado, Macri además había comprado con Caputo y otros socios un campo en Salta, en el que realizan actividades agroganaderas, como reveló Nuestras Voces ayer. O sea, cuando Macri dijo que ya no quería ganar plata, acababa de comenzar una empresa nueva junto a Caputo, que acababa de ganar una licitación en la Ciudad, donde Macri aseguraba que Caputo no tenía contratos.

Entre 2004 y 2015 Caputo facturó obras al Gobierno de la Ciudad por un total 1.384 millones de pesos, convirtiéndose en el mayor contratista.

280 millones en 5 días

Ese no fue la única obra que Macri le aseguró a su amigo, socio y consejero. Dos semanas antes, la empresa SES S.A. había ganado otra licitación por más de 5 millones de pesos para “obras de ampliación de tres aulas taller” en la Escuela Primaria N°23 de la Ciudad. En marzo, el alter ego del Presidente cantó cartón lleno, dejando en evidencia que el circuito seguirá con Rodríguez Larreta: en cinco días, SES S.A. sumó preadjudicaciones por unos 280 millones de pesos. Según el Boletín Oficial:

-El 7 de marzo obtuvo el “mantenimiento integral” de las escuelas de la Comuna 5. Valor: $ 104.663.761, 32.

-El 8 de marzo, obras de infraestructura en establecimientos educativos de la Comuna 1B (Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución). Valor: $ 87.255.208,54.

-El 11 de marzo, las mismas obras que las dos anteriores para la Comuna 1A. Valor: $93.860.786, 77.

 Una deuda con olor a dibujo

En su primera declaración jurada como Presidente, Macri declaró haber duplicado su patrimonio respecto del año anterior (110 millones de pesos). Además informó tener 18 millones de pesos en una cuenta en las Islas Bahamas, el paraíso fiscal que, según revelaron los Panama Papers, también es sede de una empresa off shore de la que el Presidente es directivo y nunca había “blanqueado”. También surge de esa DDJJ que tiene un emprendimiento inmobiliario en Barracas para el que impulsó una ley y se “autoeximió” de impuestos. Por esto ya acumula cuatro denuncias penales. Pero hay otro dato inexplicable: al igual que en las declaraciones juradas anteriores, Macri juró que Caputo es deudor suyo. Según Macri, le debe 22 millones de pesos. El monto fue subiendo año a año, algo difícil entender.

Confianza no les falta. Mauricio y Nicky hicieron la primaria y la secundaria en el exclusivo colegio Cardenal Newman, devenido en semillero PRO. También estudiaron juntos Ingeniería y, en 1983, fundaron su primera empresa, Mirgor S.A., originalmente dedicada a equipos de aire acondicionado. “Si no tenés una empresa propia, tu viejo nunca te va a dejar despegar”, le dijo Nicky a su amigo. Según el propio Caputo, allí comenzó su “actividad laboral seria”. Al mismo tiempo, compartían vacaciones por Pinamar y Punta del Este. Cuando Macri fue secuestrado en 1991 la relación se selló a fuego. Mauricio ya era presidente de SEVEL, la empres automotriz del grupo Socma, fundado y dirigido por su padre, Franco Macri. El rescate pagado fue de 6 millones de dólares. Nicky los llevó en aquel Peugeot 205 por distintos puntos del conurbano hasta que le indicaron la isla Maciel cómo destino. Iba junto a Roberto Osvaldo Pascual, chofer de Mauricio Macri, que quedó cautivo y fue liberado un día después. Cuando los captores le habían pedido un teléfono a Macri para pedir el rescate, él les había dado el número de Caputo. La confianza viene de lejos.

Política y negocios

En 2007, luego de asumir como Jefe de Gobierno porteño, Macri intentó formalizar el lugar que en los hechos ocupaba Caputo en su armado político a través del decreto 144/07, que lo incorporaba como asesor ad honorem del Ejecutivo. La entonces legisladora Gabriela Cerruti realizó un pedido de informes al Gobierno y se presentó ante la Auditoría General de la Ciudad. Apuntaba al dudoso rol de Caputo en ambos lados del mostrador: funcionario público y contratista del Estado. Caputo se bajó para evitar que el fuego creciera y mantener los negocios a salvo.

Desde luego, siguió participando de la “mesa chica” del PRO. Gabriela Michetti, hoy vicepresidenta, contó en una entrevista con el programa Tres Poderes en 2008: “Es una persona de mucha cercanía con Mauricio que, además, ha generado una relación muy buena con todos nosotros, con Horacio (Rodríguez Larreta), conmigo, con Marcos (Peña), con todos”.

Justamente ese año Caputo tendió el puente entre Macri y Amadeo Genta, dirigente del gremio de empleados municipales porteños. Fue tras un grave conflicto por las cesantías de 2.400 contratados en la Ciudad. La reunión de la paz se celebró en las oficinas de Caputo, en Paseo Colon al 200. Macri y Genta se despidieron con un beso.

Fútbol y amores

En esas mismas oficinas de Paseo Colón, Mauricio Macri convenció a Alfio “Coco” Basile de ser director técnico de Boca. La pasión por el club no se detuvo allí: Caputo pagó el préstamo de 2 millones de dólares al Villarreal de España por el que Juan Román Riquelme volvió por seis meses al club, que consiguió coronar la sexta Copa Libertadoras de su historia. Fue en 2007.

“Nuestra amistad nació en primer grado, éramos muy inocentes y nos hicimos muy amigos”, relató Caputo en el libro El Pibe. “A los dos nos gustaba mucho el fútbol y gracias a eso generamos una ligazón que se mantiene hasta hoy. Yo jugaba de fullback y él, de delantero”. En ese mismo relato, Nicky afirma que se veían “tres o cuatro” veces por semana. A veces iban a comer. “Me gustan los lugares tranquilos. Pensá que Mauricio habla con la boca cerrada y si hay ruido no se le entiende nada. Casi siempre pedimos lo mismo, él come pescado, salmón, y yo algún corte delgado de carne o pollo. No tomamos vino”.

Una de las peleas fue cuando Macri anunció en conferencia de prensa que la Ciudad no firmaría un convenio por el juego con el Gobierno Nacional, que el propio Caputo había negociado con Cristóbal López.

La relación tuvo sus “altibajos”, porque Mauricio “se casó antes”. Nicky, en cambio, estaba de novio. “Nos veíamos menos”. Sin embargo, cuando contrajo matrimonio, se fueron juntos de luna de miel. Macri, en ese entonces, estaba casado con Yvonne Bordeu. “Tuvimos peleas por muchas cosas, la más larga duró un par de meses, pero nunca dejamos de vernos”. Una de esas peleas fue cuando Macri anunció en conferencia de prensa que no firmaría un convenio por el juego con el Gobierno Nacional, que el propio Caputo había negociado con Cristóbal López. “Olvidate de mí”, le envió por mensaje de texto, según la biografía de Cerruti. La vida los reencontraría. Caputo aclara que “lo de la política (Macri) lo decidió mucho antes de meterse en Boca”, y si bien sostuvo que nunca supo si lo iba a lograr, “porque no es lo mismo decir que hacer”, hoy sus palabras se leen proféticas: “Cuando él se propone algo lo cumple”.

El precio a pagar

Caputo es uno de los empresarios de la construcción más importantes del país. Incluso obtuvo contratos con el Gobierno nacional durante el kirchnerismo. Por ejemplo, las remodelaciones de los edificios de la AFIP, en avenida Libertador, y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), por más de 35 millones de pesos. Los contratos con el Estado porteño comenzaron en las gestiones previas a las de Macri en Ciudad, con Anibal Ibarra y Jorge Telerman como jefes de Gobierno.

Una de las más importantes fue la licitación pública internacional para construir la sede de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad, originalmente por 54,6 millones de pesos, aunque por reactualizaciones terminó costando casi 100 millones de pesos, y hubo atrasos en su finalización. Las licitaciones de Caputo, también con SES SA, se extienden al Hospital Neuropsiquiátrico Borda, el Hospital Moyano, la construcción de viviendas en el Plan de Erradicación de Villas y Barrios Carenciados, tareas de mantenimiento y limpieza en otros hospitales porteños, la limpieza de las estaciones del Metrobus a razón de 2 millones y medio de pesos por mes.

En marzo, la diputada Elisa Carrió, una de las armadoras de la alianza Cambiemos, opinó que Caputo debería vender todas sus empresas como “precio a pagar” por su cercanía al Presidente. Algo inoportuno para el plan de negocios que la dupla tiene por delante. Lejos de la aspiración de la legisladora, Caputo fue designado vicepresidente del Merval, el principal índice bursátil del país, como obvio representante del macrismo. No fue el único premio: el Gobierno nacional le adjudicó a Caputo SA una contratación que la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) había licitado públicamente en tiempos de Julio De Vido como ministro de Planificación Federal. El valor: casi 800 millones de pesos.

No mintió el entonces candidato a Presidente cuando se le preguntó quién era Nicky.

-Un hermano de la vida -dijo.

Los hermanos, como sentencia el Martín Fierro, sean unidos.

@lucaspedulla

Leé también

Macrigate: crédito y campo en Salta

Macri, un “evasor fraudulento”

Mi ciudad, mis negocios

 

 

Comentarios

Comentarios

Lucas Pedulla

Periodista. Además de escribir para Nuestras Voces, forma parte de La Vaca y de sus publicaciones como revista Mu y Mu Trinchera Boutique, entre otros. Es docente en la Escuela de Comunicación ETER.

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto