Chau mito: las mujeres no se embarazan para cobrar ningún plan

Compartir

Luego de 11 años de implementación de la Asignación Universal por Hijo/a para la Protección Social (AUH) la cantidad de hijos por titular disminuyó. Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) permite desterrar el mito: “se embarazan para cobrar un plan”. El informe revela que en promedio, en 2009 se registraban 1,85 hijos/as por cada titular de AUH, mientras que en 2020 ese promedio se contrajo hasta 1,76. La difusión de este prejuicio le valió una condena judicial a Clarín por agravios y por promover contenidos discriminatorios.

El 17 de agosto de 2019, el diario La Nación publicaba un artículo titulado: “La mitad de los argentinos cree que las mujeres tienen hijos para cobrar la AUH”. La nota está basada en un estudio nacional realizado en exclusiva para este diario por la consultora  “Voices!”. En esta nota derribaremos este prejuicio que, además de clasista, es absolutamente machista, como si las mujeres tuviéramos la única tarea de ser máquinas reproductivas.

El 29 de octubre de 2020 se cumplieron 11 años de la creación de la Asignación Universal por Hijo/a para la Protección Social (AUH) a través del Decreto 1602/09 firmado por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y desde ese momento, sectores de la oposición y de los medios, se encargaron de instalar ciertos mitos prejuiciosos acerca de un programa revolucionario en toda América Latina.

El observatorio de políticas públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) realizó un informe al que tuvo acceso Nuestras Voces que permite desarmar el mayor invento que, como lo señala el artículo de La Nación, logró penetrar en la conciencia colectiva. Según registraron los académicos: “En promedio, en 2009 se registraban 1,85 hijos/as por cada titular de AUH, mientras que en 2020 (11 años después) ese promedio se contrajo hasta 1,76. Estos datos se contraponen a quienes afirman que parte de la población argentina que se encuentra en situación de vulnerabilidad recurrió, a partir de esta política, a tener más hijos/as”.

¿Qué significa la AUH?

Antes que nada es importante entender que la AUH un programa de transferencias condicionadas creado el 29 de octubre de 2009 a través del Decreto 1602/09. Este tipo de programas de transferencias condicionadas, se implementan en diversos países de la región como mecanismo de lucha contra la pobreza y la desigualdad. El objetivo principal de la Asignación Universal por Hijo/a es brindar apoyo económico desde el Estado mediante transferencias monetarias a familias con hijos/as menores de edad en situación de alta vulnerabilidad social y condicionar estas transferencias a cuestiones relacionadas con el cuidado de la salud y la formación de capital humano a través de la escolarización. En definitiva, se trata de una política, focalizada en la niñez y adolescencia, fundamental para romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y promover la inclusión. Debido a su alcance y efectos, la AUH se constituyó como una de las políticas de inclusión social más efectivas e importantes de la región.

Hacia finales de 2015 alcanzaba a más de 3,6 millones de niñas, niños y adolescentes y registraba más de 2 millones de adultos titulares del derecho. Entre su primera aplicación en noviembre de 2009 y el final del segundo Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner el 10 de diciembre de 2015, el monto inicial de la AUH ($180) se había incrementado a $837, evolucionando de esta manera un 4,4% por encima de la inflación del período. Los pagos de la Asignación Universal por Hijo/a se realizan en un 80% del monto de manera mensual y se retiene el 20% restante que sólo puede ser retirado una vez que se corrobore que el niño concurrió a la escuela durante el ciclo escolar y cumplió con el plan de vacunación y otros controles de sanidad establecidos por el Ministerio de Salud.

Un Presupuesto Nacional para reducir las desigualdades de género

A partir de diciembre de 2015, con el arribo de un nuevo Gobierno neoliberal, la implementación de políticas de ajuste, desregulación financiera y aumento de tarifas, impactaron de manera directa en los sectores más vulnerables de la población. Esto derivó en un incremento en la cantidad de niños, niñas y adolescentes que perciben la AUH que a diciembre de 2019 ascendía a 4,2 millones. En este período, el monto de la Asignación Universal por Hijo/a perdió un 18% de poder de compra, registrando una dinámica similar a la de los salarios de los trabajadores y trabajadoras y a la de los haberes jubilatorios.

A partir de diciembre de 2019 el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, remarcó la idea de “empezar por los últimos para llegar a todos y todas”. En concordancia con esta línea, se implementaron Bonos Extraordinarios de 2.000 pesos en diciembre 2019 y enero 2020 y, ante la irrupción de pandemia, se entregó un nuevo Bono que otorgaba una AUH extra en abril.

Derribando mitos

Sin dudas, el dato más relevante del informe de la UNDAV radica en desterrar por completo el tan afamado mito “se embarazan para cobrar un plan”. El numero es contundente: En promedio, en 2009 se registraban 1,85 hijos/as por cada titular de AUH, mientras que en 2020 (11 años después) ese promedio se contrajo hasta 1,76. Esta “verdad” que medios y políticos se encargaron de difundir no solo tiene una mirada clasista sino absolutamente machista.

El domingo 5 de abril de 2009, algunos meses antes de que se decretara la AUH, en el suplemento Zona, el diario Clarín publicó una nota con datos estadísticos sobre el incremento de las pensiones que otorga el Estado a las madres que tienen siete hijos o más. Según publicó el periodista Carlos Rodríguez en Página 12 el 14 de marzo de 2012 “El título del artículo provocó una polémica –en su momento– en las redacciones de distintos medios y fue material de discusión en escuelas de periodismo. La repercusión que tuvo entre periodistas y aspirantes a serlo se debió a que contenía conceptos discriminatorios para las mujeres que recibían esos subsidios: ‘La fábrica de hijos: conciben en serie y obtienen una mejor pensión del Estado’. A tres años de su publicación, la empresa Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. (AGEA), responsable del matutino, fue condenada por la Justicia civil a publicar ‘una rectificación del título agraviante’. La calificación de ‘agraviante’ es porque el texto denota ‘un contenido tendiente a la discriminación y violencia psicológica, sexual y simbólica contra la mujer, difundiendo una imagen estereotipada que atenta contra su libertad reproductiva’”.

Para la periodista especializada en género, María Florencia Alcaraz, directora del portal feminista Latfem “sobre los programas de protección social, históricamente han operado prejuicios, estereotipos y estigmas sin fundamento que tienen que ver principalmente con la cuestión de clase, pero con la Asignación Universal por Hijo se suma el prejuicio y estereotipo de género, porque la asignación es principalmente y ha sido principalmente cobrada por mujeres. De hecho, es una política pública pensada para las mujeres de alguna u otra forma, lo cual abre otra discusión que tiene que ver con los propios prejuicios del Estado, porque a priori el Estado lo que hace es pensar a las mujeres como agentes sociales de determinadas tareas, como lo son la vacunación, la garantía de la escolaridad y entonces le otorga esta asignación. Pero al mismo tiempo es una forma de empoderamiento económico. Principalmente opera un prejuicio, un estereotipo que no tiene ningún tipo de fundamento, que desde el sentido común se puede desarmar muy fácilmente. Porque el primer prejuicios es que estas mujeres ´no quiere trabajar´. Y si una ve los montos que tienen estos programas nacionales, provinciales o locales de protección social, los montos no pueden garantizar la supervivencia de nadie. Nadie puede vivir con ese dinero. La realidad económica de la Argentina desarma ese tipo de prejuicio y con respecto a los estereotipos de género, los medios también han colaborado lamentablemente a fortalecer esta mirada. Pero esos prejuicios también se desarman muy fácilmente en la realidad, porque todos los estudios que se hicieron sobre la implementación de estos programas sociales han demostrado que justamente se da todo lo contrario”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 29/11/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto