Con el peronismo unido, Alberto prometió «levantar al país»

Compartir

En el día de la lealtad, Alberto Fernández mostró al peronismo unido en La Pampa: «Nacimos un 17 de octubre haciéndonos cargo de todos lo que habían quedado marginados». Tildó al presidente Mauricio Macri de «desvergonzado mentiroso» que «donde hay una necesidad ve un negocio». Cristina sintetizó una nueva máxima: «El neoliberalismo en Argentina, Nunca Más». Parecidos y diferencias entre las batallas de ayer y hoy por conquistar derechos desde la política.

Fotos: Joaquín Salguero

A 74 años del 17 de octubre de 1945 el peronismo se prepara para volver a ser gobierno y logra lo que hasta hace poco parecía imposible: marchar en unidad. ¿Cuánto hace que el 17 de octubre no se hacía un acto como el realizado ayer en La Pampa con todo el peronismo unido y las fuerzas políticas aliadas participando en primera fila? La pregunta fue parte del discurso del candidato a presidente, Alberto Fernández, ante la multitud que se reunió en Santa Rosa en un atardecer a pleno sol a orillas de la Laguna Don Tomás. En el escenario lo escuchaban la candidata a vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner, todos los gobernadores peronistas (en ejercicio y candidatos) y Daniel Scioli, entre otros. El mismo mensaje de unidad que el acto en Rosario, frente al rio Paraná, en el Monumento a la Bandera. A sólo diez días de las elecciones presidenciales el Frente de Todxs se muestra sin fisuras y sin ausencias, contrastando con la campaña del oficialismo que se aisla a su candidato presidencial en una caravana solitaria.

La liturgia peronista estuvo presente, agiornada y con la mística intacta. Se hicieron sentir los infaltables bombos que fueron la música de fondo de todo el acto y le dieron ritmo a los miles que cantaron “Todos unidos triunfaremos” justamente en La Pampa, la provincia creada por el peronismo en 1951 y cuyo primer nombre fue Eva Perón. Hasta que en 1955 la dictadura abolió su Cosntitución y pasó a llamarla como la conocemos hoy. Allí el peronismo viene ganado elecciones desde 1983. 

Todos los anuncios de Alberto en el debate

El primero en tomar la palabra había sido el gobernador anfitrión, Carlos Verna, que fue emotivo en su discurso, pero también arrancó varias sonrisas. Distendido, no tuvo reparos en decir: «Yo les decía el límite no es Cristina, el límite es Macri», recordó en alusión a las discusiones con algunos gobernadores que «estaban cerca del calor oficial».

Cristina Kirchner despertó desde su llegada a La Pampa escenas de emoción desbordante. Ni bien tomó el micrófono para iniciar su discurso miró a alguien del público y le dijo “no llores”. Caminó el escenario de punta a punta mientras hablaba y no se privó de dar una definición política muy fuerte en un intercambio con el público cuando afirmo que sin duda tendrá que hacerse justicia y se deberá investigar que ocurrió con los millones de dólares de la deuda contraída por el macrismo. Fue dura con el gobierno y dejó una frase de esas que se convierten en estampa de remeras “El neoliberalismo en Argentina, Nunca Más”.

En el cierre del acto habló Alberto Fernández que destacó la importancia de la unidad, le agradeció directamente a Cristina por su gesto de permitirle ser el candidato presidencial y no se anduvo con medias tintas: “Evita decía que dónde hay una necesidad hay un derecho, para este gobierno dónde hay una necesidad hay un negocio”. Llamó a Macri “desvergonzado que siempre miente” y pronosticó que el domingo en el segundo debate presidencial, va a volver a mentir. Refieriendosé a la fecha histórica dijo  «Nacimos un 17 de octubre haciéndonos cargo de todos lo que habían quedado marginados. Hoy hay 4 millones de pobres más en la Argentina y Macri se irá con un pueblo sumido en la miseria, pero nosotros sabemos que podemos trabajar todos juntos, no somos solo Cristina y yo, son todos ustedes los que van levantar el país».

Así comenzó todo

Aquel 17 de octubre de 1945 ocurrió un acontecimiento que voló por el aire los equiloibrios y el sentido común imperante, se trastocó por completo la idea de normalidad y el país entro en una disputa de la que todavía no ha salido.

Juan Domingo Perón era el vicepresidente y al mismo tiempo estaba al frente de la Sectetaria de Trabajo y Previsión. Desde allí había logrado un vínculo profundo con los trabajadores. Las conquistas son impresionantes: el Estatuto del Peón, que estableció un salario mínimo y procuró mejorar las condiciones de alimentación, vivienda y trabajo de los trabajadores rurales; el establecimiento del seguro social y la jubilación que benefició a 2 millones de personas; la creación de Tribunales de Trabajo, cuyas sentencias, en líneas generales, resultaron favorables a las demandas obreras; la fijación de mejoras salariales y el establecimiento del aguinaldo para todos los trabajadores; vacaciones pagas por ley; el reconocimiento de la asociaciones profesionales, con lo cual el sindicalismo obtuvo una mejora sustancial de su posición en el plano jurídico.

Esto generó un malestar abierto entre las asociaciones patronales y los conservadores que decidieron movilizarse el 19 de septiembre en la  Marcha por la Constitución y la Libertad, del Congreso a Recoleta. Su consigna central fue “La Corte Suprema al gobierno” y el impacto de esa multitudinaria marcha pareció generarle al gobierno de Farrel y Perón un daño indescontable.  En mayo había llegado el embajador estadounidense Spruille Braden, un empresario de ideas fuertemente antisindicales y partidario de la hegemonía absoluta de Estados Unidos en el continente. Comenzó a organizar un gran polo opositor contra Perón, Mercante y los sindicatos. Ayer como hoy, este polo inmediatamente exigió la derogación de las leyes laborales y de las relaciones igualitarias en el mercado de trabajo, entre el sector empleador y el trabajador.

La marcha opositora impactó de lleno en el poder del dúo Edelmiro Farrell-Juan Perón, presidente y vicepresidente, y desencadenó una sucesión de asonadas militares antiperonistas que se concretaron el 8 de octubre cuando las fuerzas militares de Campo de Mayo, al mando del general Eduardo J. Ávalos (uno de los líderes del GOU), exigieron la renuncia y detención de Perón. 

Pero ocurrió un hecho sorprendente, Perón pidió despedirse por Cadena Nacional y se lo concedieron.

Fue el 10 de octubre. La gente le gritaba “presidente presidente”. Un discurso fuertemente combativo, clasista, antioligárquico.

El 11 de octubre Estados Unidos le pidió a Gran Bretaña que dejara de comprar bienes argentinos durante dos semanas para producir la caída del gobierno. ​El 12 de octubre Perón fue detenido y llevado a la Isla Martín García. En ese momento los líderes del movimiento opositor tuvieron el país y el gobierno a su disposición. «Perón era un cadáver político. El partido ya parecía definido.

La CGT tuvo duras discusiones internas, sabían que si caía Perón estaban amenazadas todas las conquistas, pero no querían centrar en él todo el movimiento. Finalmente decretaron un paro general para el 18 y 19 de octubre. Pero varios sindicatos y las bases de los trabajadores desbordaron la medida y se lanzaron a marchar a Plaza de Mayo. Esa multitud estuvo todo el día allí, eran cada vez más, nadie se animó a reprimirlos y recién a la medianoche el gobierno decidió traer a Perón y dejarlo hablar ante la multitud. Sin saberlo todavía, habían cambiado la historia.

El 17 de octubre de 1945, en su discurso, Perón se dirige a la multitud y les dice «Trabajadores», no les dice compatriotas, ciudadanos, vecinos, ni ninguna otra forma, les dice trabajadores y genera la aparición de una conciencia que modifica las relaciones sociales en Argentina

Pasaron 74 años de esa movilización social que instaló a la Argentina en un nuevo paradigma, un escenario de luchas constantes, una cultura de la justicia social y la igualdad que no logra terminar de desplegarse, pero que no cedió nio desapareció a pesar de los mil intentos realizados en la historia.

Esa cultura y praxis política ahora tiene una nueva oportunidad de volver a hacer justicia para todos los argentinos. 

Comentarios

Comentarios

Sergio Wischñevsky

Sergio Wischñevsky

Historiador, periodista y docente de la UBA. Columnista en Radio del Plata en el programa Siempre es hoy. en Radio Nacional en el programa Gente de a Pie y en La Liga de la Ciencia.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 17/11/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto