Crónica de un ajuste anunciado

Compartir

En el 50° aniversario de la creación de la Comisión Nacional de Valores (CNV) el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo muy suelto: “En la Argentina nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno”. A las 3.30 de la madrugada, con 45 votos a favor, el oficialismo pasó por senadores la ley de Presupuesto, con una imaginaria inflación del 23%, dolar a 40,10 y caída de 12% en la obra pública.

Si un extranjero viniera a la Argentina en estos días y quisiera entender sobre política y economía realmente sería una tarea titánica. ¿Cómo se explica que el mismo día en el que el Senado da media sanción al Presupuesto el ministro de economía diga, como si nada, “Nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que el Gobierno caiga”? ¿Cómo se explica que el mismo día que el Senado avanza con el Presupuesto, el secretario (ex ministro) de Trabajo, ensuciado por denuncias de trabajo en negro, presente su renuncia sin mayores consecuencias? ¿Cuántos ministros quedan de la original foto del “mejor equipo de los últimos 50 años”? ¿Cómo se explica que el mismo día en el que el Senado vota el Presupuesto, la titular de la Oficina Anticorrupción quede imputada por no investigar delitos de corrupción del propio Presidente de la Nación?

¿O es que en realidad no es todo tan inentendible y es algo obvio pero obsceno?

Y es que en esta madrugada el Gobierno en complicidad con sus Senadores y Diputados le hicieron el mejor regalo a la nueva presidenta de la Argentina: Christine Lagarde, la titular del FMI. Porque, ¿para qué usar eufemismos y metáforas cuando la realidad supera cualquier análisis que se pudo haber hecho en aquella campaña del 2015? Ayer a la madrugada se votó lisa y llanamente el Presupuesto que impuso el organismo financiero rapaz y depredador. Porque aunque se disfrace de mujer y francesa, o de jamaiquino, el FMI es el FMI.

Presupuesto 2019: preparando el default

La maniobra fue pensadas desde la Casa Rosada luego de aquella nefasta sesión en diputados que terminó con saldos de heridos y presos producto de la feroz represión desatada en los aledaños del Congreso y no tanto. Esta vez se recurrió a la vieja estrategia de solicitar una “sesión especial” para evitar que se trate cualquier otro proyecto que pueda resultarle incómodo o que pueda hacer peligrar el tratamiento del Presupuesto. La obsesión del oficialismo tiene un solo objetivo: debía salir antes del comienzo del encuentro internacional del G20 y, sobre todo, era la prueba de fuego que tenían que ofrecerle al FMI.

En la madrugada del miércoles, 45 senadores —25 propios, más una decena del Bloque Justicialista, cinco del Interbloque Federal y dos del Frente Renovador de Misiones— fueron los que movieron el último engranaje de responsabilidad de que el ajuste en 2019 sea una realidad.

El temario de la jornada que duró más de 15 horas incluyó la adenda al Consenso Fiscal 2018 y modificaciones en los impuestos a las Ganancias y a los Bienes Personales. La jornada fue maratónica. En la lista de oradores se anotaron 39 senadores, a quienes se les sumaron los discursos de cierre que de los jefes de bloque, los más esperados: Fernando Pino Solanas, Federico Pinedo, Luis Naidenoff y Cristina Fernández de Kirchner que se escucharon alrededor de las 3.30.

Cristina Fernández de Kirchner fue clara: “no estamos discutiendo una ley de Presupuesto (….) sino unas planillas que fueron diseñadas para cumplir el déficit cero que, en realidad, bajo ese título se esconde un dibujo destinado al pago de la deuda bajo la planificación del Fondo Monetario Internacional”.

Afuera, en la Plaza de los Dos Congresos, se vivió una jornada de lucha y por momentos mucha tensión, con otro desmesurado operativo de Gendarmería y policía de la Ciudad. Hasta el cierre de esta nota se registraba uno detenido.

 “Nunca se hizo un ajuste de esta magnitud”

Ya nadie puede decir que no lo sabía. Ya ni siquiera el Gobierno se gasta en disfrazarlo. En los festejos por el 50° aniversario de la creación de la Comisión Nacional de Valores (CNV), el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo muy suelto: “En la Argentina nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno”. E insistió:  “lo que se ha hecho en estos tres años no se ha hecho nunca en la historia argentina. Hemos eliminado subsidios al transporte, a la electricidad, a Fútbol para Todos”, aclamó feliz ante los empresarios. El funcionario calificó al actual como un período de “austeridad fiscal” y de “política monetaria dura”.

Por el pacto con el FMI, Macri decidió que subejecutará más del 40% del Presupuesto 2018

Es lógico el discurso de Dujovne, el niño mimado de Lagarde. El Presupuesto que él mismo defendió y pergeñó está a letra de molde con lo dictado desde Washington.

Según un minucioso informe realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) que coordina Santiago Fraschina se determina que “el Proyecto de Ley de Presupuesto 2019 confirma la intención del Ejecutivo en avanzar en un ajuste económico de magnitudes. El Gobierno dispone toda su artillería en pos de alcanzar el equilibrio fiscal en 2019, relegando el resto de objetivos que suelen guiar el accionar del Estado”.

Los ejemplos que proporciona el informe de la UNDAV son escalofriantes. “Los pagos de servicios de deuda superarán en más de 24 veces a los fondos destinados a las obras de agua potable y alcantarillados, en 20 veces a las de vivienda y urbanismo, en casi 13 veces a las de ciencia y técnica y en cuatro veces a las de salud”. En otro modo de verlo: “El peso de los intereses de deuda que se pagarán en 2019 representa monto equivalente a 353 millones de AUH, 69 millones de jubilaciones mínimas, casi 56 millones de salarios mínimos y la construcción de casi 20 mil jardines de infantes. Con todo, en 2019 se pagarán más de un millón cien mil peso por minuto, en concepto de intereses de la deuda pública.

Tampoco es casual que este presupuesto se apruebe unas semanas antes de que se realice la cumbre del G20 en donde vendrá a la Argentina nada más y nada menos que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Según un fragmento del libro de reciente aparición “Bienvenido, Mr. President. De Roosevelt a Trump: Las visitas de presidentes estadounidenses a la Argentina”, de Leandro Morgenfeld la reunión de Buenos Aires significa el primer viaje de Trump a América Latina. “Tenía proyectado asistir a la Cumbre de las Américas, en Lima, pero la decisión de bombardear Siria, tras el supuesto uso gubernamental de armas químicas contra población civil en Duma, el 7 de abril, terminó cancelando a último momento su viaje, en la que fue la más deslucida reunión de mandatarios americanos desde que se realizó el primero de estos cónclaves hace veinticuatro años”.

#NoAlPresupuesto

Desde la mañana se levantó una carpa frente al Congreso bajo la Consigna “No al Presupuesto” organizado por sectores de la oposición.

Durante la jornada, donde participaron varios diputados que votaron en contra, se escucharon voces de representantes de damnificados por el ajuste: jubilados, discapacitados, docentes, trabajadores de la salud, de ciencia y tecnología, entre otros.

Lejos de lo que fue la movilización cuando se trató en Diputados, hubo una nutrida concentración en la Plaza de los Dos Congresos. Los momentos de tensión fueron esporádicos cuando los ya clásicos “infiltrados” quisieron enrarecer el clima.

Mientras tanto, Senadores FpV-PJ, y de otros bloques como Pino Solanas, Magdalena Odarda de Río-Sur, y María Eugenia Catalfamo del peronismo puntano, se reunieron con el Frente Sindical para el modelo nacional, el espacio más combativo del sindicalismo conformado por La Corriente Federal de Trabajadores, camioneros y SMATA para mostrar su disconformidad con el Presupuesto.

Entre discursos encendidos y no tanto, presiones y rosca, la Cámara Alta también se vio convulsionado con pases de figuras: concretamente, dos senadores del bloque que comanda Miguel Ángel Pichetto se refugiaron bajo el paraguas de CFK.

¿Será el debate por el senado el verdadero parteaguas y lo que reconfigure el panorama político de cara al 2019?

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Periodista y politóloga. Escribe para Nuestras Voces y también es colaboradora en la Revista Anfibia, Crisis y Tiempo Argentino. Trabajó en la investigación para el libro El Nieto y fue columnista en la radio de las Madres. Dicta clases de periodismo en la UMET.

Hacé tu anotación Sin anotaciones