Del conflicto con la policía al ruido interno en el PRO

Compartir

La decisión del presidente de corregir el porcentaje de coparticipación para CABA alborotó la interna del PRO. Los intendentes oscilan entre el apoyo a Larreta y la propia conveniencia. El jefe de gobierno porteño busca posicionarse como figura central de la oposición. Mauricio Macri se reunió con intendentes díscolos y el radicalismo pega codazos para no quedarse afuera. El plan de Kicillof para que la provincia sea viable.

Luego de los anuncios nacionales y provinciales que desarticularon el conflicto con la policía de la provincia comenzaron las internas opositoras y al mismo tiempo, quedaron expuestas las diferencias entre el oficialismo y Juntos por el Cambio. Se confirmó que el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Larreta, recurrirá a la Corte Suprema y que la estrategia de Casa Rosada será que la coparticipación se debata en el Congreso. Si bien la coordinación se mantendrá para sostener el trabajo en pandemia, las cosas ya no será tan pacíficas.

Los intendentes del PRO de la provincia de Buenos Aires muestran las diferencias internas. Diferencias que vienen emergiendo desde principio del nuevo mandato presidencial y provincial, y que esta última semana volvieron a agudizarse.

Aquellos que estuvieron presentes durante los anuncios en Olivos –Jorge Macri, Diego Valenzuela y Néstor Grindetti– se mostraron en redes sociales con mensajes exactamente iguales y en declaraciones públicas con discursos parecidos, disconformes por la falta de consenso en las modificaciones a la coparticipación. Pero hay algo que no se puede perder de vista, ellos son beneficiarios de esa medida. Tanto es así que el propio Grindetti reconoció que si bien “no es la forma, nos hubiera gustado a todos formar parte”, son bienvenidos los recursos para la Provincia.

No es casual que Mauricio Macri recién llegado al país y violando la cuarentena de 14 días por viaje al exterior se haya reunido este jueves con jefes comunales que no participaron anuncio presidencial. El ex mandatario se encontró en la quinta Los Abrojos con los intendentes Martin Yeza, Ezequiel Galli y Francisco Ratto de Pinamar, Olavarría y San Antonio de Areco, respectivamente, y según declaraciones púbicas dijeron que estuvieron “hablando del futuro”, pero la coparticipación y la puesta en marcha de la estrategia territorial también fue parte de la conversación.

El malestar gira en torno a cuánto sabía el resto de la tropa de Juntos por el Cambio, sobre los anuncios que iba a hacer Alberto Fernández, antes de llegar a la quinta presidencial. Como publicamos hace unos días, las charlas sobre ese punto de coparticipación ya se venían teniendo desde enero.

El 2×1 de Alberto: fondos para la Bonaerense y final a un privilegio de Larreta

Quienes hoy acusan de “arbitraria” la medida del presidente Fernández sobre el punto que será girado de CABA a provincia, no opinaron lo mismo cuando por decreto el ex presidente Macri llevó de 1,4 a 3,75 por ciento para que después quede en 3,5 por ciento la coparticipación porteña. Mucho más de lo que hacía falta para cubrir el traspaso de la Policía Federal a la ciudad. Este es el argumento que usó el diputado nacional, Máximo Kirchner, en las últimas horas sobre los anuncios presidenciales y la respuesta posterior del jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. “Engordaron a la ciudad más rica del país en detrimento del resto y nadie habló de la constitucionalidad del decreto, era tan grosero que después la bajaron un poquito. Ahora, cuando el presidente Alberto Fernández quiere redistribuir es anticonstitucional”, expresó el titular del bloque del Frente de Todos en la Cámara Baja. En la misma línea se expresó el Ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro que dijo: “Siempre supieron que recibieron de más y que esos fondos no le corresponden” y agrego que “la Ciudad dice que la norma es unilateral e inconsulta. Esto no es así. Si consideran que este decreto es inconstitucional, entonces también lo es el decreto con el que Macri casi triplicó arbitrariamente y de manera discrecional los fondos del Gobierno de la ciudad”.

En conferencia de prensa el Jefe de Gobierno porteño afirmó que “las medidas del presidente son inconstitucionales y muestran falta de diálogo y no seré yo quien aporte a profundizar la grieta. Llevaremos el tema a la Corte Suprema”. Larreta se presentó por primera vez como contraparte directo del presidente y muchos analistas coinciden en que busca construirse como líder de la oposición. Luego habló su vice, Diego Santilli y aclaró que el diálogo entre Fernández y Larreta “está lesionado, pero igual hay que seguir coordinando”.

El senador, Martin Lousteau, tampoco se quiso quedar afuera y participó junto al gabinete de la ciudad en la conferencia. Estas figuras formarían parte del ala moderada del PRO, dialogista, opuesta a la polarización extrema que marcan Macri y Patricia Bullrich.

Sin embargo, hubo dirigentes que prefirieron quedar afuera de la foto. Por ejemplo, el intendente radical de Juntos por el Cambio, Gustavo Posse, que expresó recientemente su apoyo a la decisión presidencial afirmando que “la provincia debe contar con esos recursos porque sino es inviable”. Lo llamativo es que su postura alineada con los jefes comunales del Frente de Todos surge a una semana de que Lousteau apoyara su candidatura para competir por la presidencia de la UCR bonaerense, que tiene elecciones internas el próximo 11 de octubre, hasta aquí y a pesar de las chances que puede haber de una suspensión por la pandemia.

La otra lista que competirá es la del ex vicegobernador Daniel Salvador que se presentó como candidato al diputado provincial UCR-Juntos por el Cambio también, Maximiliano Abad, hombre alineado con María Eugenia Vidal.

La otra carta jugada por el PRO fue su comunicado partidario donde acusaron: “La decisión del Presidente Fernández de quitarle recursos a la Ciudad de Buenos Aires es inconstitucional, injusta y prepotente, y envía una pésima señal para la convivencia política y democrática en la Argentina. Lamentamos esta situación. Seremos firmes en la defensa de los derechos del Gobierno de la Ciudad y de sus habitantes. Y, como siempre, apostaremos a solucionar las diferencias a través del respeto a la ley y las instituciones, que es la única manera de procesar nuestros conflictos en democracia».

Un dato no menor es la carta de apoyo a la decisión del presidente que firmaron los 19 gobernadores alineados con el ejecutivo nacional. El único gobernador peronista que no acompañó la carta fue el cordobés Juan Schiaretti y obviamente se abstuvieron los tres gobernadores de Juntos por el Cambio: Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes).

La nueva estrategia planteada del oficialismo tiene que ver con el proceso legislativo que correrá el análisis de ese traspaso de coparticipación que hizo Macri para la Ciudad en 2016 bajo el argumento de la conformación de la Policía de la Ciudad. Desde Casa Rosada avisan que no hay fecha pero que aseguran que se presentara un proyecto para que se debata en el Congreso cuánto es el aporte que el Estado nacional debería darle a CABA por fuera del 1,4% histórico para cubrir los recursos para la policía porteña. Incluso se especula con que la cifra podría reducirse más que el 1% que ya se le extrajo.

Los anuncios de Kicillof   

El gobernador anunció una serie de mejoras para los agentes de la policía bonaerense, cuyos sueldos serán equiparados con los de la Federal. A partir de esa decisión y del incremento de las horas extras y del adicional para la adquisición de sus uniformes, los efectivos que menos cobran redondearán un ingreso de 60.000 pesos.

En total 39521 oficiales de la policía pasan a recibir un salario de bolsillo de 44.000 pesos y se aplicará esta misma proporción a toda la jerarquía mientras se calibra la estructura de la institución policial. Además, aumentará a 5.000 pesos por mes el monto para compra de uniforme que estaba congelado en 1.130 pesos y se triplicará a 120 pesos el valor de las horas extra que también venía congelada en 40 pesos.

Otro dato no menor es que las mejoras se aplicarán también a los agentes del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires.

En diálogo con Nuestras Voces el intendente de Tigre, Julio Zamora, afirmó: “Hay que reconocer la importancia del Plan Integral de seguridad que propone la incorporación de 10 mil nuevos agentes y un total de inversión de casi 38 mil millones de pesos. Lo que se hizo con el punto de coparticipación es subsanar una deuda histórica que hay con la provincia de Buenos Aires desde 1988. La medida lo que hace es restituirle a la provincia los recursos que son necesarios para que la provincia sea viable”.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto