Deuda: qué hay detrás del «reperfilamiento» forzoso

Compartir

Mauricio Macri no para de incumplir sus compromisos. Esta vez hacia los mercados. El gobierno “market friendly” anunció un conjunto de medidas bajo el nombre de “reperfilamiento”: es un eufemismo utilizado para aludir a la extensión de los plazos unilateral y forzosa en el pago de la deuda, aunque sin quita. Estas medidas son consecuencia del hiperendeudamiento al que nos sometió la política económica de Cambiemos. Pero las medidas están lejos de resolver el problema estructural de la falta de dólares. Tampoco regulan la fuga de capitales. Solo buscan un poco de oxígeno para tirarle el problema al próximo gobierno. 

Cuando el nuevo Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunció el conjunto de medidas respecto de la deuda asumió un problema pero no mostró ninguna solución. La extensión en los vencimientos de los instrumentos de corto plazo de forma unilateral y forzosa, las reestructuraciones voluntarias de bonos según la ley nacional y extranjera, y el “reperfilamiento” de los vencimientos con el FMI son medidas sumamente cortoplacistas, no apuntan a resolver los desequilibrios macroeconómicos característicos del actual modelo. No se anunciaron medidas para resolver la falta estructural de dólares, ni para regular su febril salida. Macri pateó el problema hacia adelante y comprometió irresponsablemente a la próxima gestión.

Las implicancias de los anuncios no sólo refieren al contenido de las medidas, sino que confirman que el gran problema es el modelo de apertura, desregulación financiera y endeudamiento externo que fue el eje de la política económica de Macri. El alto grado de endeudamiento al que se sometió a la economía nacional, combinado con la falta de controles en los flujos de capitales especulativos, condujo a que la enorme mayoría de la deuda contraída se concentre en la fuga de capitales. El acuerdo con el FMI se produjo también en ausencia absoluta de un plan macroeconómico sustentable, sumado a un importante sesgo electoral, ya que gran parte de los desembolsos se dieron en fechas clave para el gobierno. 

Presupuesto 2019: preparando el default

Tampoco se anunciaron medidas para resolver el impacto de la crisis sobre los sectores de menores ingresos. Más allá de las compensaciones fiscales posteriores a las PASO, que fueron de dudosa eficacia y de impacto parcial, no se anunció ninguna medida orientada a compensar la caída en los ingresos por inflación o modificar los elevados niveles de la tasa de interés, que afectan tremendamente la actividad productiva. 

El detalle del anuncio

El anuncio de Lacunza se compone de tres partes. La primera medida atañe a las deudas de corto plazo, cuyos vencimientos se dan fundamentalmente hasta finales de 2019, para los inversores institucionales (FGS, Fondos Comunes de Inversión, compañías de seguros y bancos) y empresas. En estos casos, se extienden los plazos para el pago de manera unilateral y forzosa. Primero se propone cancelar el 15%; luego, a los 90 días, se cancelaría el 25% y el resto de lo adeudado se cancelaría a los 180 días. Para personas humanas, el cobro sigue en los términos pactados respecto de sus tenencias al 31 de julio y que mantengan en cartera. El principal impacto de la medida es alivianar cerca de 8 mil millones de dólares de los vencimientos hasta diciembre, que ascendían en total a 15 mil millones de dólares. No es más que patear la pelota para adelante y comprometer irresponsablemente a la próxima gestión. Durante el primer semestre del 2020, el próximo Presidente tendrá que lidiar con esta deuda, sin conocer el nivel de reservas con que se contará en ese momento, sin acceso a los mercados y sin conocer a ciencia cierta las posibilidades de generación de dólares genuinos

Macri se despide declarando el default de la deuda

La segunda medida implica al conjunto de los bonistas para quiénes se propone una reestructuración voluntaria, sin quitas. Por eso se elige hablar de “reperfilamiento”, ya que no habrá quitas de capital, sino extensión de plazos en los vencimientos. Para los bonistas bajo ley nacional se enviaría un proyecto de ley que debe pasar por el Congreso, mientras que para los bonistas bajo ley extranjera se propone, aparentemente, un proceso de negociación con el gobierno sin pasar por el Congreso. En este contexto, donde no se ha tomado una sola medida para resolver la escasez de dólares y el nivel de endeudamiento sigue siendo insustentable el “reperfilamiento” no augura grandes resultados. 

La tercera medida se vincula con los vencimientos correspondientes a la deuda con el FMI. La propuesta, en este caso, también consiste en “reperfilar” la deuda sin quita. Sobre este punto quedan, fundamentalmente, dudas. Está sobre la mesa la posibilidad de un nuevo acuerdo “Extended Fund Facility”. Sin embargo, como siempre que se trata del FMI, la gran incógnita son los condicionamientos. Reforma laboral, reforma previsional y posibles escenarios de ajuste y reformas estructurales. 

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 21/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto