El derrumbe de Sergio Moro

Compartir

Las revelaciones periodísticas del portal The Incercept generan fisuras en el gobierno de Brasil. Un sector importante del Poder Judicial considera viciado el proceso conocido como Lava Jato y está proclive a rever la condena del ex presidente Lula Da Silva. El próximo miércoles el ministro de Justicia Sergio Moro deberá dar explicaciones en el Congreso. El pedido de libertad del Partido de los Trabajadores comienza a ganar adhesiones parlamentarias y al mismo tiempo Jair Bolsonaro muestra un apoyo incondicional a su ministro.

El ministro de Justicia Sergio Moro deberá concurrir el próximo miércoles al Congreso a responder una batería de preguntas sobre las filtraciones periodísticas que lo muestran presionando al jefe de los fiscales Deltan Dallagnol para inculpar al ex presidente Lula Da Silva en el marco del proceso conocido como Lava Jato. El ex fiscal de Curitiba, presentado por el presidente Jair Bolsonaro como la reserva moral del gobierno, llegará al Parlamento golpeado en su imagen pública. En ese sentido, resuenan las palabras del columnista del influyente diario Folha Do Sao Paulo Igor Gielow, quién título este martes su artículo de opinión con un título sugestivo: “El caso Moro explicita el cambio ideológico del Partido de la Justicia”.

Los núcleos duros oficialistas quizás vuelvan a inflar los elevados muñecos de aire con la imagen de Súper Moro para recibirlo en el hemiciclo. Pero ese apoyo al hombre que –según demostró el portal The Intercept– digitó la cárcel de Lula comienza a menguar en amplios sectores de la élite judicial y periodística de Brasil. Varias expresiones de las últimas horas visibilizan el declive de Moro como capital simbólico de una supuesta Justicia independiente. Incluso, la revista Veja que lideró la campaña contra Lula y ensalzó como a un héroe al ex juez, publicó esta semana una portada en el que dice que Moro se está desmoronando.

Por su parte, la Orden de Abogados de Brasil sugirió en un comunicado público que Moro se apartara del Ministerio de Justicia y Dallagnol hiciera lo mismo de su cargo en el Ministerio Público. Es más, dos jueces del Tribunal Supremo de Justicia, Gilmar Mendes y Marco Aurelio Mello, reprocharon en declaraciones al matutino Folha do Sao Paulo el proceder del creador de Lava Jato en la 13a. Sala Federal de Curitiba. En paralelo, voceros del TSJ dejaron trascender que la Corte “tomará las escuchas como parte probatoria a pesar de haber sido tomadas por un canal no formal”.

Por último, el máximo tribunal aceptó un pedido de habeas corpus de la defensa del ex presidente a favor de su defendido alegando imparcialidad del juez que fuera recibido con alfombra roja y honores de príncipe supremo de la justicia por su par argentino Germán Garavano.

La verdad vencerá

El analista latinoamericano Augusto Taglioni, director del portal Resumen del Sur, interpreta: “Da la sensación que el Tribunal Supremo no va a aprobar el habeas corpus para liberar a Lula pero está haciendo una enorme demostración de poder contra Moro. Cristaliza una interna judicial que lleva tiempo. La Corte siempre se opuso a la independencia de la República de Curitiba”. Taglioni gráfica el malestar del Poder Judicial con los gestos histriónicos y sobrepolitizados de Moro que, incluso antes de las revelaciones del portal dirigido por el premio Pulitzer Green Greenwald, manifestó siempre un visceral rechazo a Lula. Ese proceder que se supone ajeno a la objetividad del Derecho fue leído como una actitud cívica y republicana por dirigentes de Cambiemos como el mencionado Garavano, la titular de la Oficina Anticorrupción, o el juez Claudio Bonadio. Todos ellos se fotografiaron junto a Moro, en ocasión de una visita de él a la Argentina como fiscal, como si fuera una deidad de la verdad y la justicia.

Por otro lado, el otro campo donde se desploman las acciones de Moro es en el terreno político. El ministro de Justicia representa para el arco opositor el nuevo flanco donde tambalea el gobierno del presidente que reivindica la Dictadura militar de su país. Si los malos indicadores económicos constituyen la crítica central de las fuerzas partidarias enfrentadas a Bolsonaro, el escándalo internacional destapado por The Intercept muestra a un Ejecutivo vulnerando la Justicia independiente que prometió defender.

En ese sentido, el Partido de los Trabajadores está exigiendo la formación en el hemiciclo legislativo de una Comisión Parlamentaria de Investigaciones para escudriñar los efectos del lawfare –o guerra jurídica– en el país. Nuestras Voces conversó vía telefónica con una de las principales espadas legislativas del PT en la Cámara Baja, el diputado Paulo Pimenta, quien además es uno de los impulsores de la comisión mencionada.

Consultado sobre su lectura acerca de las revelaciones filtradas por The Intercept, Pimenta comienza acotando que el escándalo periodístico trasciende el caso Lula. “La investigación revela, en realidad, un esquema impune muy grande orquestado por el juez Sergio Moro y el Procurador Deltan Dallagnol en pos de herir la democracia y el Estado de Derecho en Brasil. Sin ninguna duda, Lula es la víctima individual más importante de esa operación. Pero nuestra convocatoria en el Congreso es amplia. Queremos ir a fondo, saber qué otras cosas digitaron a favor de Bolsonaro. Por eso, estamos llegando a un acuerdo con otras fuerzas partidarias para conformar una Comisión Mixta, integrada por diputados y senadores, que investigue todo lo sucedido. Luego, a medida que surjan más informaciones en boca del portal The Intercept, iremos impulsando más acciones. Pero, por lo pronto, esperamos a Moro en el Congreso para que otorgue explicaciones. Y, por supuesto, exigimos la remoción de él al frente de la cartera de Justicia, y de Dallagnol como jefe de los fiscales”.

El lava jato a medida y el moralismo selectivo

¿Considera que el Poder Judicial está más permeable a incorporar la base probatoria revelada por The Intercept para rever el caso LavaJato?, pregunta Nuestras Voces a Pimenta. El legislador trabalhista se muestra medianamente confiado en cuanto a la respuesta que dará la Justicia en el caso Lula: “La credibilidad de la sociedad brasileña con respecto al Poder Judicial y al Ministerio Público está muy devaluada. Ahora, el escándalo periodístico ahondó mucho más esa crisis de legitimidad. Por eso, consideramos que esas instituciones deben recuperar la imparcialidad política necesaria para cumplir con los mandatos constitucionales pautados”.

Por último, Nuestras Voces consulta a Paulo Pimenta, si considera que la sociedad política entre Bolsonaro y Moro seguirá en pie a pesar de las escuchas que muestran al ministro de Justicia digitando la causa contra Lula como un operador político. “Esa alianza seguirá firme. No olvidemos que Bolsonaro fue elegido también gracias a la actuación de Moro al frente del Lava Jato. Ese apoyo fue muy claro en la defensa cerrada que están haciendo las milicias digitales del gobierno a favor del ministro de Justicia en las redes sociales. El propio Bolsonaro acompañó a su ministro estrella en un acto de la Marina que homenajeó y premió a Moro por su labor. Pero, sin ninguna duda, esa complicidad le jugará en contra al presidente ante la opinión pública. La imagen de Bolsonaro viene en picada. Pero, la actual crisis lo desploma aún más. Hay sectores que creían en su supuesta guerra contra la corrupción. Pero, el trabajo del portal The Intercept revela otra cosa. Más que Justicia, Bolsonaro y Moro buscaban un objetivo político”.

El presidente Jair Bolsonaro realizó durante toda la semana demostraciones de apoyo a su ministro de justicia. El lunes se mostraron juntos en un acto de condecoración que la Orden de la Marina le ofreció a Moro. El miércoles fueron a ver un partido del club Flamengo en el estadio Mané Garrincha de Brasilia y se difundieron fotos de ellos sonriendo. Y este jueves Bolsonaro declaró, refiriéndose a las filtraciones: «Lo que hizo Moro no tiene precio. Realmente reveló la promiscuidad del poder en relación con la corrupción» y agregó, como una clara muestra de incondicionalidad: «Le di un beso heterosexual a nuestro querido Sergio Moro», agregó.  El jefe de Gabinete de Brasil días atrás había presentado al ex juez como a un “héroe nacional”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto