El desastre económico de Macri, según nuevos números del INDEC

Compartir

Los últimos datos del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del INDEC correspondientes a septiembre dan una caída del 1,6% respecto al mes anterior, y de 2,1% con respeto a septiembre de 2018. Esta baja confirma la crisis productiva que produjo la gestión de Mauricio Macri y que queda como principal desafío para la nueva gestión. El único sector que creció fue el campo, en tanto la actividad industrial y comercial se derrumbaron.

El nivel de actividad mostró los dos últimos años los peores desempeños de la gestión Cambiemos. Las recetas de ajuste ortodoxo que vinieron junto al acuerdo con el FMI profundizaron el estancamiento económico.

Los motivos están a la vista. En primer lugar, la combinación de apertura comercial y financiera y tasas de interés por las nubes configuró un escenario sumamente adverso para la actividad productiva, ya que alentó la especulación financiera y encareció el crédito que resulta fundamental para la viabilidad y expansión de gran cantidad de empresas, sobre todo las pymes.

También el achicamiento el del gasto público y la reducción de los ingresos contribuyeron al estancamiento, ya que deterioraron enormemente la capacidad de consumo que hace girar la rueda de la economía. Por último, la lluvia de inversiones que en teoría reemplazaría el rol de los salarios altos y el gasto del Estado, nunca llegó, en parte por la gran volatilidad financiera que se vio expresada en las sucesivas corridas cambiarias. 

Cuando se observa la evolución según sectores de actividad, la rama con mayor incidencia positiva en la variación interanual del EMAE en septiembre de 2019 es “Agricultura, ganadería, caza y silvicultura”. En contraposición, “Industria manufacturera”, “Comercio mayorista, minorista y reparaciones” e “Intermediación financiera” son los sectores con mayor incidencia negativa.

Sobre todo, la industria manufacturera y el comercio son sectores que dependen esencialmente de la dinámica del mercado interno. Es decir, que si se produce un empobrecimiento de la población como ocurrió los últimos cuatro años, afecta el nivel de consumo, que afecta a su vez a ambos rubros fuertemente dependientes de la capacidad de compra. Otro aspecto importante es que estos rubros son altamente intensivos en la generación de empleo, mientras que la agricultura, ganadería, caza y silvicultura aporta muy poco en este sentido.

También tuvieron una evolución negativa sectores altamente intensivos en la contratación de mano de obra tales como la pesca, la construcción, y los rubros ligados al turismo como hoteles y restaurantes.

Tras sobradas muestras de los límites del modelo de ajuste, recuperar la senda del crecimiento económico con eje en la capacidad de consumo, los salarios altos y la capacidad exportadora. 

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto