El tesorero

Compartir

Salvestrini fue el preferido de Franco Macri durante casi veinte años en sus empresas, pero la mano derecha de Mauricio en SIDECO durante su presidencia. Socio, gerente, director, es uno de los nombres más repetidos en los papeles que dan cuenta de la conformación accionaria del Grupo Macri durante décadas. Si había alguien que podía manejar las empresas, los negocios y las relaciones políticas, ése era Salvestrini.

Y un día reapareció Orlando Salvestrini, el hombre que  manejó las empresas, los negocios y las relaciones políticas del Grupo Macri en los noventa y que llegó a ser, al mismo tiempo, presidente del Correo Argentino, de Itron y tesorero de Boca Juniors.

Salvestrini declaró ayer ante el juez Sebastián Casanello en el marco de la causa que tiene imputado a Mauricio Macri por “omisión maliciosa” en su última declaración jurada, a partir de una denuncia del diputado del Frente para la Victoria Darío Martínez. Por el mismo motivo, Gabriela Cerruti presentó otra denuncia que compara la DDJJ presentada por el Presidente con la remitida a la Oficina Anticorrupción durante su mandato en la jefatura de gobierno porteña.

El presidente figura integrando la offshore Fleg Treding como director y vicepresidente, pero nunca la consignó en su declaración de bienes. En los últimos días se dio a conocer una operación que habría hecho el Grupo Macri a través de esta offshore para concretar el desembarco de la empresa Pago Fácil en Brasil.

Leé la nota del 2002 en la que Salvestrini anuncia la inversión en Brasil

Salvestrini dijo desconocer a Fleg Trading y aclaró que la empresa del Grupo a cargo de operar en Brasil era Global Colecction Do Brasil.

En efecto, en los balances de Sideco Americana SA – controlada por SOCMA Americana SA- figuran tres sociedades que tienen que ver con el negocio de Pago Fácil en Argentina y en Brasil, entre ellas, Global Collection Service SA, la empresa mencionada por Salvestrini.

El camino sigue llevando a Mauricio Macri, ya que el Presidente declara en su DDJJ 2015 ser accionista desde el año 2001 de Macri Investment Group. Según reconstruye la denuncia de Martínez, esta sociedad era accionista de Global Collection Services, empresa controlante de GLOBAL (BR), y a su vez, socia de FLEG TRADING LTD en Brasil, al momento de la operación.

Los papeles no dejan mentir, por eso Osvaldo Salvestrini se dedicó en su declaración ante Casanello a despegar a Mauricio Macri de la parte operativa: dijo que las líneas directivas de las estrategias dentro del Grupo las daba Franco Macri y aclaró: “No recibí instrucciones de Mauricio Macri por dos razones: una que mientras Mauricio Macri estaba en el grupo nunca estuvo a cargo de la División Informática y segundo que a partir del año 1995, Mauricio Macri se aleja del grupo para tomar la presidencia de Boca Juniors”.

No es la primera vez que le hace un favor a Mauricio.

El sueño americano

Orlando Salvestrini era gerente de SOCMA al momento en que Franco Macri decidió trasladarlo a Nueva York para hacerse cargo de un proyecto para construir 8.000 viviendas en una vieja playa de maniobras de ferrocarriles.

El socio en aquel emprendimiento inmobiliario era, nada menos, que un joven y casi desconocido Donald Trump.

Desde entonces, Salvestrini pasaría a tener un rol central en todos los negocios gerenciados por Franco y Mauricio Macri.

Salvestrini venía de trabajar en Techint junto a Carlos Tramutola, el “joven brillante” de los Rocca que iba a convertirse muchos años después en funcionario del gobierno de Mauricio Macri. Según cuenta Gabriela Cerruti en el libro El pibe, Salvestrini recuerda con orgullo sus primeras enseñanzas en SOCMA durante el gobierno militar. “Había un directorio fenomenal: Franco Macri, Jorge Haieck, Ricardo Zinn y Jorge Blanco Villegas. Cada vez que se reunían, se movían los destinos de todos los argentinos”.

Fanático de Boca, como Mauricio, supo seducir al padre al quedar a cargo del liderazgo del proyecto de las torres en Lincoln West Side, Manhattan y, aunque el proyecto fracasó, Salvestrini fue premiado con un ascenso y quedó a cargo de los negocios de la familia en los Estados Unidos.

Permaneció en Nueva York hasta 1991 como gerente general de la sucursal del Banco Provincia de Buenos Aires en esa ciudad, gracias una maniobra increíble: “Antonio Cafiero había ganado la gobernación de la provincia de Buenos Aires, Jorge Haieck era su hombre de confianza y Salvestrini terminó de presidente de la sucursal Nueva York del Banco Provincia”, relata El pibe. “Desde allí, cuenta en su currículum, «lideró la refinanciación de la deuda externa de la institución”.

Salvestrini comenzó a ser entonces un referente entre la nueva guardia de la renovación peronista, que casi olvidó inmediatamente que estaba allí, en realidad, como un hombre del grupo Macri. “Salvestrini era de nuestro grupo, ¡si lo pusimos en el Banco Provincia en Nueva York!”, protestaban los por entonces jóvenes peronistas renovadores.

Para los Macri, los jóvenes peronistas se harían cargo del Estado para garantizar sus negocios. Para ellos, los Macri estaban financiando su proyecto político. La cuestión es que Salvestrini regresó a Buenos Aires justo a tiempo para hacerse cargo de la Secretaría de Hacienda del Gobierno de la Ciudad en plena caída de Carlos Grosso.

Negocios del fútbol

La relación entre Salvestrini y Mauricio Macri terminó de forjarse en los negocios ligados al mundo del fútbol, mucho antes de llegar a la presidencia de Boca.

A principios de la década del ochenta, cuando terminaban de cerrar la operación por la venta del proyecto de Lincoln West los Macri descubrieron que esas transacciones en Estados Unidos implican un alto costo en impuestos. Había que buscar la manera de invertir rápido en algo que bajara el nivel de ganancias y no tuviera tanta carga impositiva. Orlando Salvestrini lo convenció a Mauricio entonces de comprar el club de fútbol Cosmos, el “equipo de las estrellas” con sede en Miami. El club tenía los mismos colores que Boca y Mauricio pensó entonces que sería un buen camino para llegar al club de sus amores:

—Imaginate… Maradona y Gatti terminando sus años allá… es como ofrecerles una jubilación de lujo…

Pero a Franco Macri le pareció una pésima idea. Y les prohibió movilizar los 10 millones de dólares que hacían falta para comenzar la transacción.

El polifuncional

El apoyo de Franco Macri llegó finalmente cuando debió admitir que su hijo no cejaría esta vez en su empeño de ser presidente de Boca. Para convencerlo, Mauricio comenzó a llevarlo a los actos de campaña. “Papá veía que se me acercaban doscientas personas a saludarme, y no lo podía creer…”, recuerda. Franco decidió entonces pedirle a su mano derecha en la empresa, Orlando Salvestrini, que lo acompañara, advirtiéndole que no debían por eso descuidar los negocios.

Salvestrini era un fanático confeso de Boca y solía recordar la pantalla gigante que había hecho instalar en sus oficinas del Banco Provincia en Nueva York para seguir la campaña de su equipo. Pero estaba además a cargo de Itron, una de las empresas clave en el Grupo con la que estaba llevando adelante la oferta para la privatización del Correo.

¿Cuáles fueron las razones que llevaron a Franco Macri a pedirle a Salvestrini que siguiera a sol y a sombra la carrera de su hijo en Boca Juniors?

Según el relato familiar, Franco creía que Mauricio no iba a poder hacer nada solo, que como en el caso de Sevel y de la licitación perdida en Obras Sanitarias iba derecho a un fracaso y temía que esto no sólo afectara el marketing de sus empresas sino también sus finanzas.

Esta vez, el padre tuvo que ceder y sólo pudo poner algunas condiciones. Mauricio se tomaría una “licencia” al frente de las empresas mientras durara su mandato en Boca. Pero Orlando Salvestrini lo acompañaría como gerente y tesorero, para mantener informado a Franco, administrar el Club y, sobre todo, contener los fondos que fluyeran desde SOCMA.

Salvestrini te salva

Ya lanzado Mauricio formalmente a participar en la interna de Boca, construyó una nunca del todo clara relación con Francisco Ríos Seoane, el polémico presidente de Deportivo Español. Intentó comprar el club, pero Ríos Seoane no consiguió el apoyo de la comisión directiva. De todas maneras, acompañado por Ríos Seoane, presentó en la quinta de Olivos, junto a Carlos Menem,

un proyecto para que los clubes no fueran ya organizaciones sin fines de lucro sino que se convirtieran en sociedades anónimas.

De acuerdo con el balance del periodista Gustavo Veiga, “el experimento financiero del ingeniero duró seis años, durante los cuales grupos económicos con intereses en el fútbol, como Clarín y TyC o hasta el ex presidente de River, Carlos Davice, tuvieron participación con sus aportes en la compra de aquellos jugadores. Quienes se retiraron a tiempo llegaron a cobrar 140 pesos por cada 100 invertidos y quienes no, perdieron 30 de los 100 colocados inicialmente. El Fondo fue afectado por un impuesto del 35% cuando se aprobó la ley 25.063 que gravó los activos financieros y Boca tuvo que indenmizar a sus cuotapartistas con 9.176.712,71 pesos por los jugadores que no vendió a setiembre de 2003”.

El proyecto fue tan cuestionado que en algunos días hasta los mismos personajes del jet set que se habían entusiasmado con los palcos VIP de La Bombonera comenzaron a criticarlo y a dejarlo solo.

El “Coti” Nosiglia y Barrionuevo le quitaron el respaldo.

“Es un problema político, Franco. Si cae Mauricio, el Coti Nosiglia se queda con todo y lo único que nos falta es que Boca también sea de los radicales.», le sugirieron al capo de la familia.

Franco dudó. ¿Por qué tenía que salvarlo él, si al fin de cuentas la aventura en Boca era sólo para demostrarle que podía hacer algo solo?

¿Por qué tenía que salvarlo él, de nuevo, si había sido un capricho y su manera de enfrentarlo?

Franco se sirvió un whisky, subió el volumen de la música y llamó por el teléfono interno a su secretaria Anita.

En media hora, había hablado con todos los miembros de la Comisión Directiva de Boca para pedirles que le dieran una nueva oportunidad a Mauricio. Y con el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Julio Grondona.

Salvestrini se haría cargo de manejar las finanzas y ordenarlas.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto