El testaferro

Compartir

Gustavo Arribas no es sólo un “hombre de confianza” como lo definió el presidente Mauricio Macri. Fue el encargado de manejar los millones que pasaron por el Fondo de Inversión Boca Juniors por la compra y venta de jugadores que investiga la justicia y fue denunciado por los dirigentes de ese club como “el testaferro” de Macri. Cuando Odebrecht depositó 600 mil dólares en su cuenta bancaria, la empresa buscaba quedarse con  las obras del arroyo Vega en la Ciudad de Buenos Aires y se metía de lleno en la campaña del PRO como aportante.

Gustavo Arribas, titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), recibió cerca de US$ 600.000 dólares de parte de Odebrecht en 2013. Así lo hizo saber Leonardo Meirelles, operador financiero que se encuentra condenado por la justicia brasileña en el marco de la mega investigación Lava Jato. Meirelles señaló haber realizado cinco transferencias desde una cuenta que él manejaba en Hong Kong a una cuenta que Arribas tiene en Suiza. Sugestivamente, los giros de una cuenta a la otra comenzaron el 25 de septiembre de 2013, es decir, tan sólo un día después de que retomara impulso el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento en el cual Odebrecht es adjudicatario en sociedad con IECSA, de Ángelo Calcaterra.

Pero la relación entre Odebrecht y los Macri no terminó allí: en noviembre del 2016, la ciudad terminó otorgándole la licitación del entubamiento del Arroyo Vega a la UTE conformada por Castellone-Roggio y desistió de dársela a Odebrecht que se había mantenido firme como favorita hasta ese momento. El jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta prefirió no cumplir los deseos presidenciales y preservarse el escándalo que ya se había desatado. La financiación de la obra de Vega proviene del Banco Mundial y las alertas habían sido múltiples y variadas.

Curiosamente, o no, el escándalo Odebrecht, que parecía destinado a mantener en vilo a los gobiernos populares de la década pasada en latinoamérica termina involucrando a los liberales que pretendían usar esas denuncias: en Venezuela citaron a indagatoria a Henrique Capriles Radonski por las obras otorgadas en su intendencia, en Brasil está involucrado Michel Temer y en Argentina la investigación llega cada vez más al presidente Mauricio Macri.

Arribas, no sólo es amigo personal del Presidente Macri desde hace más de 30 años sino que, además, vive actualmente en una propiedad a nombre del primer mandatario. Al momento de los giros, septiembre de 2013, Arribas vivía en Brasil y se dedicaba al negocio de la compra-venta de jugadores de fútbol. Había concretado allí la cuestionada venta de Carlos Tévez al Corinthias que es investigada por la FIFA y la justicia argentina por denuncias de lavado de dinero.

Arribas, no sólo es amigo personal del Presidente Macri desde hace más de 30 años sino que, además, vive actualmente en una propiedad a nombre del primer mandatario. Al momento de los giros, septiembre de 2013, Arribas vivía en Brasil y se dedicaba al negocio de la compra-venta de jugadores de fútbol.

Tanto Pablo Abbatángelo como Roberto Digón, dirigentes de agrupaciones de oposición en Boca, denunciaron desde entonces que Arribas era en realidad el testaferro de Macri en esas operaciones multimillonarias.

Macri en Córdoba

Hoy por la noche, Mauricio Macri participará de un acto junto al gobernador cordobés Juan Schiaretti en el que se inaugurará un fragmento de la mega obra de gasoductos troncales que se está llevando adelante en toda la provincia. Allí, entre los adjudicatarios figuran también Odebrecht y IECSA (Calcaterra).

El caso cordobés comenzó con una primera licitación en 2008 con el objetivo de extender la red troncal de gas en todo su territorio durante el primer gobierno de Schiaretti. El acuerdo era por 1770 kilómetros de tendido y el costo de la obra 257 millones de dólares. Sin embargo, por denuncias de corrupción a nivel local e internacional, la obra nunca se puso en marcha y José Manuel De la Sota la anuló el año pasado.

Al retornar a la gobernación, Schiaretti cerró una nueva licitación mucho más costosa que la anterior. En este caso se acordó construir 2330 kilómetros de tendido con 840 millones de dólares de presupuesto. Es decir, mientras en el proyecto de 2008 el kilómetro de tendido tenía un costo aproximado de 145.000 dólares, en la nueva licitación el costo es cercano a los 360.000 dólares por kilómetro de tendido. En el marco de esta nueva licitación Macri otorgó, en sociedad con el gobernador cordobés, 2.500 millones de pesos para financiar las obras que tanto su primo como Odebrecht llevarán adelante en todo el territorio provincial. La decisión evidencia el favoritismo que Macri está teniendo con su primo para dinamizar los proyectos de obra pública en los que él participa.

El autocontrato

En el caso del Sarmiento, “las empresas se comprometieron en la oferta a financiarse con crédito externo, pero ese dinero nunca apareció”. De la mano de Odebrecht debía llegar financiamiento desde el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil por 1500 millones y a tasa del 4 por ciento anual, pero el acuerdo nunca se concretó y con el estallido de la burbuja financiera y el consecuente salto de las tasas de interés, la obra se paralizó. Algunos años más tarde, cuando parecía un momento propicio para reactivarse, Odebrecht pasó al centro de escena al ser investigada por escándalos de corrupción por lo que la obra volvió a quedar estancada.

Así fue hasta que a mediados de junio de este año, el Presidente Macri firmó el decreto 797/2016 por el que el gobierno se comprometió a realizar el mayor desembolso hasta el momento en obra pública: 45.000 millones de pesos. Estos –casi- 3.000 millones de dólares, significan un 25 por ciento más de lo estipulado por los estudios técnicos que señalan que los costos de las obras que deben realizarse no superan los 2.200 millones de dólares. La medida fue denunciada por este sitio como un “autocontrato” por las sospechas de que, más allá de las maniobras para intentar desprenderse de IECSA, Mauricio Macri seguiría vinculado a la empresa. Se comunicó que estaba a punto de venderse pero hasta el momento no pudo confirmarse la operación porque a los pocos días la empresa se retiró de la Bolsa y ya no está obligada a presentar sus balances. Más allá de eso, suponiendo que IECSA fue vendida, la misma es controlada por el conglomerado ODS. Este conglomerado lo integraban hasta hace algunos meses Ángelo Calcaterra y los Ghella, una familia italiana muy cercana a los Macri. Sin embargo, en marzo de este año, Lorenzo Ghella le vendió su cuota al primo del presidente. De esta manera, Ángelo se convirtió en el accionista mayoritario de ODS.

Odebrecht, corruptor internacional

Según las investigaciones en marcha, a nivel global, Odebrecht habría pagado cerca de 790 millones de dólares en sobornos a funcionarios de distintas latitudes para obtener beneficios en adjudicaciones de obras con el sector público. Se estima que cerca de 350 millones de dólares se destinaron a funcionarios brasileños y los restantes 440 millones a funcionarios de países extranjeros. De acuerdo al informe de una corte de Estados Unidos, los sobornos en la Argentina habrían rondado los 35 millones de dólares por los que la empresa obtuvo beneficios cercanos a los 278 millones.

@mpsosa88

@gabicerru

Compartir

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones