Elecciones en Ecuador: los neoliberales pueden perder y sacan su arsenal de trampas

Compartir

En Ecuador la Corte Suprema prohibió que la imagen de Rafael Correa sea utilizada en spots de campaña, el sello partidario con el que el ex presidente exiliado ganó 15 elecciones está proscripto y su cara tampoco puede ser publicada en medios de difusión. Hasta hubo amenaza de suspensión de las elecciones del próximo domingo con lobby de… Jaime Durán Barba. El presidente saliente, Lenin Moreno, recibió el apoyo del FMI a las políticas de ajuste durante una gira preelectoral por Estados Unidos y ya se habla de privatizar el Banco Central. Alberto Fernández apoya al candidato correista Andrés Arauz y reclamó la realización de las elecciones, que podrían sumarle un aliado estratégico. Asciende el movimiento indigenista Pachakutik.

Las elecciones presidenciales del domingo en Ecuador abren el intenso calendario electoral 2021 de la región, en donde Chile y Perú también cambiarán de primer mandatario. El gobierno argentino mostró un decidido apoyo al candidato correísta, el joven economista Andrés Arauz. El Jefe de Estado saliente Lenin Moreno viajó a EE.UU. para mantener reuniones con la dirección del FMI y la Secretaría General de la OEA, donde recibió un fuerte apoyo político a las políticas de ajuste implementadas. En caso de ganar Arauz prometió vincular a su país con iniciativas de integración regional, caso el paralizado bloque UNASUR, que tanto Alberto Fernández como el presidente entrante boliviano Luis Arce han prometido volver a impulsar.

Pero los neoliberales desenfundaron su caja de trampas. El presidente Fernández tuvo que reclamar el último domingo al gobierno ecuatoriano que no suspenda las elecciones. Noticias recientes hacían factible el rumor sobre una posible posposición de los comicios. El riesgo sanitario que implica un proceso electoral en tiempos de pandemia podría haber sido utilizado como excusa por el gobierno de Lenin Moreno. Finalmente, llegó la confirmación oficial, las y los ecuatorianos concurrirán a las urnas. La preocupación de Fernández no era en vano. El asesor macrista -y de muchas otras derechas del continente- Jaime Durán Barba había hecho pública su crítica a la realización de los comicios.

Entre los hechos más significativos se puede mencionar que el Tribunal Electoral prohibió la difusión de spots audiovisuales donde aparezca la imagen del ex presidente Rafael Correa, demoró la impresión y distribución de las boletas electorales que se utilizarán para elegir parlamentarios regionales, además de prohibir la candidatura del empresario Álvaro Noboa –al parecer para no restarle votos al banquero Guillermo Lasso, principal candidato de la derecha neoliberal-.

Fin de ciclo (corto) en Ecuador

 

Es evidente que el gobierno saliente de Lenin Moreno busca evitar de todas formas un retorno del correísmo al Palacio Carondelet. Al parecer, los directivos del Fondo Monetario Internacional, y el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, tampoco desean una victoria electoral del joven economista Andrés Arauz. La cúpula del FMI recibió a Moreno días atrás y respaldó su modelo económico que, según trascendidos de la prensa local, podría implicar la privatización del Banco Central vía decreto presidencial. El número uno de la OEA felicitó a Moreno por la organización de las elecciones. Pero, no solo el FMI y la OEA apoyan al gobierno ecuatoriano. Según reveló el portal ecuatoriano Ruta Kritica, el think tank regional conservador Interamerican Institute for Democracy organizó a inicios de enero un foro regional en Miami para orquestar acciones mediáticas contra la candidatura de Arauz.

Misión imposible en Ecuador

¿Por qué cobran relevancia a escala continental la elección del domingo en el país ubicado a la mitad del mundo? En principio, el presente año tiene mucho volumen electoral en los países recostados sobre el área del Pacífico. En todos los casos los gobiernos de perfil conservador no tienen asegurada su continuidad en el Ejecutivo: en Chile el dirigente que más mide en los sondeos –Daniel Jadue- es un alcalde del Partido Comunista; en Perú el panorama es una gran incógnita, no hay partidos con gran representación y en el mencionado desconcierto podría hacer una buena elección la candidata progresista Verónica Mendoza, de buen vínculo con Alberto Fernández; por último, en Ecuador, en un marco con muchos indecisos, el candidato que lidera los sondeos es un ex ministro de Rafael Correa que fue recibido meses atrás por la Vicepresidenta Cristina Fernández, quien también llamó la atención sobre el proceso de guerra jurídica –lawfare- que se está llevando a cabo en el país andino contra el correísmo.

En resumen, aún en un contexto de persecución política –difundir la cara de Correa está prohibido en los medios de comunicación, un hecho que retrotrae la sombra de la proscripción peronista setenta años después-, hostigamiento judicial –Rafael Correa debió exiliarse en Bruselas ante la ofensiva jurídica lanzada contra su contra- y de proscripción electoral –el correísmo no pudo utilizar su sello partidario, Alianza País, identidad con la que venció en quince comicios durante los gobiernos de Correa-, Andrés Arauz podría ser el próximo presidente de Ecuador.

El joven economista aparece en sus últimos spots abrazado a Alberto Fernández. De formación heterodoxa Arauz entiende que no habrá recuperación económica de Ecuador si antes no concreta un eficaz plan de vacunación contra el nuevo coronavirus. En ese sentido el candidato correísta anticipó que contará con la solidaridad de las políticas sanitarias del gobierno argentino para poder instrumentar con más recursos el plan de inmunización COVID 19. La mencionada sintonía política entre el correísmo y el gobierno argentino podría revitalizar una alianza política que, en su momento, logró incorporar a Ecuador como aliado comercial del Mercosur y que incluso posibilitó el emplazamiento de la sede de Unasur en el país andino, una importante obra arquitectónica e hito de la arquitectura institucional común donde el gobierno de Correa fue clave.

Nuestras Voces participó el último lunes de un diálogo por videoconferencia con la gobernadora del estado de Pichincha, Paola Pabón, quien compartió detalles pocos conocidos de un proceso electoral atípico por los hechos mencionados, la persecución política y el sensible contexto sanitario, pero también por el emergente contexto de competencia partidaria. Por primera vez en años, por lo pronto desde que Correa ganó su primera elección, aparece una inédita y ancha oferta electoral cuya principal novedad es el ascendente protagonismo del movimiento indigenista Pachakutik, de matriz antineoliberal, cuyo aparente tercer puesto en los sondeos podría convertirlo en un inesperado aliado táctico del correísmo en un supuesto ballotage.

“Confiamos en la fuerza del voto migrante porque nuestras comunidades asentadas en países como España o Estados Unidos son conscientes del impacto de las políticas neoliberales en nuestro país. Debemos ser claros, Guillermo Lasso es el candidato que fue cómplice del feriado bancario de 1999 que liquidó nuestra autonomía monetaria, y que dolarizó nuestra economía. Para impedir el fraude de Moreno necesitamos un férreo control de las misiones electorales extranjeras”, aseveró la gobernadora en una conferencia que contó con la participación del ex Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina.

Por último, la gobernadora de Pichincha aseguró que el gobierno de Andrés Arauz replicará las políticas de desendeudamiento externo llevadas a cabo en Argentina para poder desvincular al país de las recetas del FMI: “Debemos seguir la hoja de ruta argentina para desendeudar al país, esa sería una de las primeras medidas a implementar. El país está en bancarrota, por eso proponemos implementar un plan de asistencia económica mensual a un millón de ecuatorianos. Arauz ya inició conversaciones con gobiernos amigos, como el argentino, para que Ecuador pueda proveerse de vacunas. Sin un contundente plan sanitario contra el Covid no habrá reactivación económica. Hasta el momento, el gobierno de Moreno solo se ha provisto de 4 mil vacunas para inmunizar a una población de 17 millones de habitantes, y las pocas vacunas se las han repartido entre los familiares directos del gabinete. Eso desnuda lo que ha sido el gobierno, y lo vamos a revertir a partir del triunfo del domingo”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 01/03/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto