Encarcelado y amordazado, Lula encabeza las encuestas

Compartir

La súbita e ilegal intervención del juez Sergio Moro para asegurar el encarcelamiento del ex presidente brasileño visibiliza el interés mayor de la élite vecina en el pleito del Lava Jato: eliminar a Lula de los comicios de octubre. El Tribunal Electoral deberá decidir en poco tiempo sí la candidatura de Lula es viable. Mientras tanto, a pesar de estar amordazado y encerrado en un cubículo, el ex dirigente sindicalista encabeza todos los sondeos y subió en las encuestas. El tiempo apremia y la cúpula empresarial y mediática verdeamerelha no logra articular un rival de fuste.

Sergio Moro

La última encuesta de Ibope heló la sangre del gobierno de Michel Temer y sus aliados empresariales. El ex presidente Luiz Inácio “Lula” Da Silva trepó tres puntos en la medición nacional de una consultora lejana a los intereses del trabalhismo -de 30 a 33% es su actual intención de voto- y, además, logró ampliar la distancia contra su rival más cercano en popularidad, el excéntrico ultraderechista Jair Bolsonaro. El sondeo fue previo a la batahola judicial del último domingo, controlada finalmente vía whattsapp desde Portugal por el juez Sergio Moro. De bermudas y ojotas en el país lusitano, donde pasa sus vacaciones, el mediático juez del caso Lava Jato hizo primar su parecer en el proceso de Lula por sobre la opinión de un magistrado que está un escalón por encima en el entramado judicial. Una escena barroca capaz de sonrojar, incluso, a la propia élite de medios brasileña. El columnista Leandro Colon del influyente diario Folha do Sao Paulo advirtió ayer sobre la escalada del conflicto judicial en torno a Lula y el involucramiento de jueces y camaristas en el caso con un tono álgido y no apegado a la fría letra de la ley. “Guerra de decisões no domingo mostra que Brasil virou algazarra jurídica”, fue el título de su artículo.

Lula dobla en imagen positiva a sus rivales más cercanos a pesar de no poder intervenir en la campaña electoral. Sí logrará salir de su prisión en Curitiba y, por lo tanto, pudiera retomar un contacto diario y cercano con la opinión pública brasilera, su favoritismo electoral de cara a los comicios de octubre podría ensancharse tanto como el parduzco río Amazonas, especulan en el Palacio Planalto. El escozor sufrido por Temer y aliados en la tarde del domingo ante la posible excarcelación de su rival más temido fue reflejado ayer en las tapas de los matutinos más determinantes en la agenda del vecino país. El diario O Estado de Sao Paulo publicó un perfil del camarista Rogério Favreto -quién aceptó el último domingo el hábeas corpus solicitado a favor de Lula- enfocado en su supuesta filiación trabalhista: “Estuvo afiliado al PT durante dos décadas”. El matutino O Globo eligió ser más directo y frontal en su principal título de portada: “Por más que esté libre, Lula no podrá participar de las elecciones”.

Las cuentas partidarias del PT más activas en las redes sociales contestaron en las últimas horas la toma de posición de los medios hegemónicos brasileños compartiendo un escueto pero contundente análisis político de la situación política brasileña proveniente de la ciudad de La Paz. El presidente boliviano Evo Morales se refería así ayer al mediodía sobre la continuidad en el encarcelamiento del actual candidato presidencial trabalhista: “Un Tribunal de Porto Alegre aceptó hábeas corpus y ordenó la liberación de Lula, otro juez quiere mantenerlo en prisión, continuando con la injusticia. Lula no esta solo ni política ni jurídicamente. Su delito es ser un candidato ganador”.

Lula, Dilma y el problema de la lapicera

Luciana Rosa, corresponsal periodística brasileña asentada en Buenos Aires desde el año 2012 y colaboradora habitual de medios brasileños y argentinos, advierte a Nuestras Voces que: “La situación electoral de Lula es bastante complicada porque más allá de que determinada acción del legal del PT pueda conseguir, finalmente, su liberación, eso no implica que Lula pueda ser candidato. Él todavía acarrea una condena legal en segunda instancia y esa situación, según una ley conocida en Brasil como Ficha Limpia, le impediría participar en una elección. El Tribunal Superior Electoral deberá definir en agosto sí acepta o no la presentación formal que hará el trabalhismo sobre su fórmula electoral para octubre. Evidentemente, las idas y vueltas dadas el último domingo por la Justicia brasileña demuestran dos cosas: la fuerza que conserva la candidatura de Lula a nivel social, y la concentración del debate político nacional en torno a su figura”.

Por otro lado, Rosa observa que: “Además, la decisión del camarista Favreto incómoda al gobierno de Temer porque incorpora una voz judicial significativa a favor de la libertad de Lula; de esa manera, la mirada de Lula como preso político deja de ser sólo un relato del PT y abre un resquicio, el legal, que parecía cerrado para la izquierda. Por eso, insisto, más allá de que Lula siga preso, el debate abierto en la Justicia de mi país vuelve a colocar en el centro de la escena a Lula, y eso es un dato incómodo para los rivales electorales del PT”.

Lula libre, inocente y candidato

En diálogo con Nuestras Voces, la presidenta del Partido de los Trabajadores Gleisi Hoffmann insiste en advertir que la candidatura electoral del dos veces ex Jefe de Estado sigue firme y detalla el plan de acciones, callejeras y legales, que desarrollará en los próximos días su formación política para mantener viva la llama de Lula Presidente. “La candidatura de Lula es la respuesta más firme al golpe económico y político iniciado con el derrocamiento de la compañera Dilma Rousseff. El golpe en marcha aún no cumplió sus objetivos, de ahí su terquedad para mantener la prisión política de Lula. La élite desea vender PetroBras y liquidar los pocos planes sociales que siguen en pie.  Por eso, la insistencia de la Justicia de mantener a Lula tras las rejas e impedirle participar en octubre. Nosotros no vamos a retroceder. El 15 de agosto vamos a inscribir con un gran acto popular en Brasilia nuestra fórmula para los comicios de octubre”.

“Lula será candidato”

Por otro lado, Hoffmann adelanta a Nuestras Voces la jornada de lucha que el trabalhismo piensa desplegar el próximo viernes en varias ciudades de Brasil. “Durante la semana vamos a reforzar los actos políticos callejeros exigiendo la libertad de nuestro líder por todo el país. La libertad es posible. El último domingo la Policía de Curitiba ya había dispuesto una caravana de autos y escoltas para asegurar una salida de Lula de la cárcel ordenada y sin causar mayores tumultos. Pero, como todos sabemos, el juez Moro lo impidió. El gobierno de Temer debe explicar por qué la Policía no cumplió la orden dictada por un juez de turno. El viernes, entonces, vamos a desarrollar una jornada de lucha nacional que llevará el nombre de Lula libre, Lula inocente y Lula presidente. Ese día, además, vamos a presentar los trece puntos programáticos de nuestra plataforma para que los brasileños y brasileñas conozcan cuáles son nuestras propuestas para superar la actual crisis política y social”.

El proceso electoral brasileño parece ceñido, al estar claro el favoritismo de Lula, a una cuestión legal. ¿Puede el PT estampar el nombre de Lula en las boletas de octubre? Así respondió la disyuntiva la formación trabalhista en un comunicado oficial divulgado en la tarde de ayer: “Aunque el Tribunal Superior Electoral (TSE) falle en contra, Lula podrá disputar y ganar las elecciones incluso con el registro denegado. El propio TSE informó que en las últimas elecciones 145 alcaldes ganaron los comicios con el permiso denegado. El ejemplo de Lula, entonces, estaría lejos de ser inédito. ¿Por qué, al fin y al cabo, la Ley Electoral autoriza que alguien compita con el registro denegado (e incluso preso)? Por una sencilla razón: tanto la prisión como la inelegibilidad son meramente provisionales y pueden ser revertidas incluso después de la elección”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones