Gatillo fácil: ¿quién mató a Sebastián Nicora?

Compartir

Cambiemos logró un nuevo record: según un informe de la Correpi cada 21 horas una persona es asesinada por las fuerzas de seguridad. Es la cifra más alta desde 1983. La mayoría de las víctimas de gatillo fácil son jóvenes de barrios pobres. Sebastián Nicora fue asesinado hace seis años en una playa de Punta del Indio en La Plata. Tenía 16 años y apareció muerto con un disparo en la cabeza. El encubrimiento policial. Las pruebas alteradas. La resistencia de los vecinos. La historia detrás de los números.

El último informe de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), presentado el 15 de marzo, revela un dato inquietante: una persona es asesinada por fuerzas de seguridad cada 21 horas. “A tres años cumplidos de gestión de Cambiemos, hoy el Archivo refleja el imponente salto represivo del gobierno que ha batido todos los récords de sus antecesores desde fin de 1983, y ya ha comenzado a superar los propios”, dice el informe, que confirma que un total de 1.303 personas fueron asesinadas por el aparato represivo estatal entre el 10 de diciembre de 2015 y el 12 de febrero de 2019.

Detrás de la fría estadística de los números, están las historias de carne y hueso: la mayoría de las víctimas son jóvenes de barrios pobres, en estado de vulnerabilidad, cuyos cuerpos reciben del Estado la cara más hostil y represiva. Están los casos recientes que salen a la luz y los que hace años siguen luchando para no quedar en el olvido. Entre éstos últimos, el de Sebastián Nicora, a seis años de su asesinato, volvió a conmover a la comunidad de Punta Indio, a 100 kilómetros de La Plata.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) es querellante de la familia de Nicora y logró que José Daraio, el médico forense que realizó la primera autopsia sobre el cuerpo en febrero de 2013, y que determinó que la causa de fallecimiento había sido “una fractura traumática producida por elemento punzante que ingresó por la sección frontal (en la cabeza) en su sección media”, llegue como imputado al juicio oral y público. Comprobado como falso por una segunda autopsia que determinó que Nicora tenía un oficio de entrada y salida en su cráneo –es decir, que su muerte había sido por un disparo–, ese diagnóstico fue un eslabón más de una compleja cadena de encubrimientos de la que también participaron varios agentes policiales.

Sebastián Nicora tenía 16 años, vivía en Verónica –un pueblo cercano a Punta Indio– y murió de un tiro en la cabeza, en circunstancias que la policía nunca esclareció. Le dispararon de frente y del lazo izquierdo con un arma de fuego. El cadáver apareció tirado en la playa El Pericón el 14 de febrero de 2013, en plena temporada de verano. El signo del horror recordaba a los cuerpos que eran arrojados desde aviones al Río de La Plata en la última dictadura cívico militar.

“Es algo típico en un caso de violencia institucional como el de Sebastián que se altere la escena y que se borren las pruebas fundamentales. Nos quedó pendiente sentar en el banquillo a más de seis policías que tenemos ubicados en el encubrimiento. Y por supuesto falta esclarecer quién mató a Sebastián”, dijo a Nuestras Voces Margarita Jarque, abogada de la familia Nicora.

“El policía lo corrió hasta matarlo”

¿Por qué es un caso de violencia institucional? “Porque la investigación sobre la muerte de Seba, a cargo de la Policía Bonaerense, estuvo plagada de irregularidades –detalló Jarque a la agencia judicial Perycia–: se alteró la escena de crimen, se realizaron allanamientos y procedimientos sin orden judicial, los rastrillajes fueron deficientes y hay actas dudosas. Y todo el primer tramo de la investigación estuvo puesto en desviar claramente el foco, buscando un chivo expiatorio en un supuesto agresor de Seba entre su entorno que jamás pudo comprobarse”.

Para Jarque, el caso destapó una ola de denuncias por atropellos policiales realizadas por vecinos. “Es una policía brava, hostil con los jóvenes. Y el caso de Sebastián despertó otra conciencia sobre una impunidad que ya estaba de antes. Nos dimos cuenta que la gente no estaba acostumbrada a hablar de eso, quizás porque tenía miedo de denunciar en la comisaría. Hechos tales como apremios, detenciones arbitrarias y golpes en la vía pública”, describió la abogada.

Fernanda Nicora, la madre de Sebastián, murió en 2017. Se la recuerda como una luchadora incansable, junto a su familia, por desenmascarar a una policía que borró evidencias del crimen una vez hallado el cuerpo. No fue fácil la tarea de Fernanda en un pueblo acostumbrado a la calma y el silencio. Otra de sus peleas fue la de avanzar sobre el médico de la policía, José Daraio, que fraguó el origen de la muerte para encubrir lo que realmente había pasado. Cuando el médico quiso seguir trabajando como si nada hubiera pasado en el municipio local, Fernanda encabezó una protesta donde finalmente se lo separó del cargo.

Por la movilización permanente de Fernanda, además, el lugar donde apareció el cuerpo, en la playa El Pericón, ha sido señalizado como sitio de memoria. “Mi hijo apareció tirado entre dos palmeras, lo asesinaron, la primera autopsia decía que era por un fuerte golpe en la cabeza. La policía borró cada evidencia, cada rastro, manipuló la información, buscó una versión falsa, la fiscalía la legitimizó, la compró, hubo un médico forense, un médico que convive con nosotros que invisibilizó todo con una firma y ocultó cada rastro científico”, había dicho Fernanda en uno de sus últimos discursos en memoria de Sebastián, acompañada aquella vez por Sandra Gómez, la mamá de Omar Cigarán, otro joven asesinado por la policía.

No hay tiempo fijo para borrar la impunidad. “Pasaron seis años y queremos cambiar la carátula de la causa y pasarla a encubrimiento –dijo Sandra Raggio, de la CPM–. Por ahora sólo se consiguió imputar al médico por falsificación, y no es un logro menor ante el pacto de silencio que se quebró cuando una segunda autopsia reveló el verdadero motivo de la muerte: traumatismo craneoencefálico con destrucción de masa encefálica, producido por proyectil de arma de fuego. Esta definición cambió todo y fortaleció el camino contra la impunidad. Y no nos olvidamos que todavía falta identificar a los homicidas, porque tenemos la certeza que actuaron varios policías en bloque. Sabemos que a Seba lo mató la policía y queremos conocer los detalles del hecho”.

En los pueblos de Punta Indio y de Verónica hay pintadas con el rostro de Sebastián Nicora, algunas de ellas con la pregunta “¿Quiénes mataron a Seba?”. Los abogados de la CPM hablan de “espíritu de cuerpo”, un mecanismo policial que ha sido revelado en casos emblemáticos de gatillo fácil, como los de Miguel Bru y Omar Cigarán, por nombrar algunos de los más representativos del gran La Plata. Un espíritu corporativo que la fiscal Ana Medina, a cargo de la investigación, no fue capaz de enfrentar. “Nos falta la fuerza de Fernanda –concluyó Roberto Cipriano, secretario de la CPM– pero la comunidad está presente para seguir presionando en busca de justicia. El juicio va a dejar en claro la responsabilidad policial, y estamos seguros que el paso siguiente es develar los asesinos y sus cómplices. Aunque siga pasando el tiempo, tenemos que tener paciencia y seguir luchando, que es la única manera en que haya esperanza. El espíritu de cuerpo lo vamos a romper entre todos”.

La virtud del balazo por la espalda y el mérito del encubrimiento

El río sabe

El río sabe. Así nombraron al  2° Festival Cultural por los Derechos Humanos un grupo de vecinos y vecinas de Punta Indio, celebrado en la playa El Pericón. Siendo una de los puntos turísticos más convocantes de la costa rioplatense, la rutina del balneario comprende juegos a cielo abierto, kayak, gastronomía y diversión para jóvenes, familias y visitantes que suelen disfrutar del agua en lo que resta del verano. Pero el domingo 17 de febrero el escenario fue otro. A seis años del crimen de Sebastián Nicora, un joven de 16 años cuyo cuerpo apareció arrojado en esa misma playa, bandas de música, una exposición de fotografías, poesía y una intervención teatral recordaron la memoria del adolescente que vivía en Verónica. Es el segundo año consecutivo del Festival. Días antes, había ocurrido un acto en el mástil de la playa con presencia de familiares de Sebastián, organismos de derechos humanos y partidos políticos.

“El año próximo se va a hacer el juicio oral, después de tanta lucha, y su madre, Fernanda, quedó en el camino y no pudo encontrar justicia. Un caso de violencia institucional sólo es revertido si la memoria continúa y vence al tiempo, y esa tarea fundamental la hace la comunidad de la que la Sebastián es parte”, dijo Sandra Raggio, directora general de la (CPM), rodeada de una multitud de personas en el acto en la playa.

Sebastián Nicora se convirtió en un ícono de la lucha contra la violencia institucional en Punta Indio y en toda la zona de la costa rioplatense. Allí, a metros del río, hay una Base Aeronaval. Sin embargo, en el acto se dejó en claro que aún resta que una gran parte de la comunidad conozca el caso. “El Festival es un espacio de reencuentro para quienes ven en la lucha por los derechos una forma de evitar abusos, y entienden que hay nuevas y mejores formas de convivir, relacionarse y ocupar el espacio público. Entendemos que el pedido de justicia, que es  paz, que es odio cero, es un lugar donde damos cuenta del mundo que queremos construir en nuestras comunidades”, leyó una de las vecinas en un documento a modo de manifiesto a través de una radio abierta.

Y cerró: “Estamos en este momento para vernos las caras y reconocernos, como sujetos libres, de derecho, que no quieren tener más cuerpos sobre sus playas, ni un Sebastián, ni un desconocido. Es por vos, es por mí, es por todos y todas Pedimos justicia por Sebastián, ya pasaron seis años pero no nos vamos a rendir. Pero también estamos de pie para luchar contra la violencia policial en la zona”.

Comentarios

Comentarios

Juan Manuel Mannarino

Juan Manuel Mannarino

Periodista. Colabora en este portal, en la revista digital Anfibia y el sitio Cosecha Roja. Es docente de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y escribe obras de teatro.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto