La ayuda alimentaria: producto de una red social activa

Compartir

Durante su primer año, el gobierno de Alberto Fernández contuvo en algunas áreas a los sectores más vulnerables y más golpeados por el Covid-19 a través de programas de ayuda alimentaria y diversas asistencias articuladas con diferentes organizaciones sociales. El objetivo para el 2021 es consolidar las propuestas, mejorar la calidad nutricional y fortalecer las economías regionales.

Con la inminente llegada de las vacunas comienza la esperanza de empezar a pensar en lo que algunos ya denominaron prematuramente la “post pandemia”. Sin embargo, en una lectura retrospectiva entre aciertos y errores, el gobierno de Alberto Fernández contuvo en algunas áreas a los sectores más vulnerables y más golpeados por el Covid-19. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación volcó más de 121 mil millones de pesos para sostener la crisis provocada por la pandemia del Covid-19. “Tuvimos un primer logro: cubrimos la asistencia alimentaria en un contexto en el que pasamos de 8 a 11 millones de argentinos. Fue un trabajo conjunto del Estado más la red social de la Argentina que conforman las iglesias, las organizaciones sociales y las escuelas, y también el sector privado”, dijo el ministro Daniel Arroyo al abrir el encuentro de balance del año que encabezó junto a la titular del Consejo de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz. “Logramos una cobertura que comenzó en diciembre del año pasado en la ciudad de Concordia, Entre Ríos, con la Tarjeta Alimentar, que fue el primer programa que pusimos en marcha y era la base para iniciar otras políticas, pero la pandemia nos obligó a atender la situación alimentaria”, dijo Arroyo y señaló que también “se aumentaron las entregas de alimentos de manera directa, las transferencias a municipios y la descentralización de fondos”.

 

Ayuda extraordinaria para que el coronavirus no agrave la pobreza

 

Balance y visión a futuro

Durante el primer año de gestión, el gobierno nacional destinó –a través del Ministerio de Desarrollo Social– 121.602 millones de pesos para sostener y ampliar la Tarjeta Alimentar y los programas de módulos alimentarios, asistencia a comedores y merenderos y comedores escolares y Pro Huerta, entre otros. “Sostuvimos la situación, pero tenemos problemas con el costo de los alimentos y la calidad nutricional, y tenemos que fortalecer las economías regionales”, señaló el ministro al anticipar los desafíos para el próximo año.

En ese sentido, Arroyo destacó la puesta en marcha de las comisiones de Acceso a los alimentos, Calidad y educación nutricional y Producción y comercialización de alimentos para la soberanía alimentaria, que están integradas por funcionarias y funcionarios de Desarrollo Social, representantes de sectores académicos y referentes de organizaciones sociales, sindicales, eclesiales y empresariales de todo el país.

Por su parte, Tolosa Paz indicó: “Al hambre le damos batalla entre los diferentes ámbitos de participación, pero fundamentalmente desde la acción; esto es con universidades, sector empresarial, iglesias de diferentes credos, movimientos sociales, escuelas, gremios, academia y, en definitiva, con todos y todas los que peleamos para sacar a la Argentina de estos indicadores que tanto nos preocupan y nos ocupan”.

 

Macri se va sin implementar la ley de emergencia alimentaria

 

Un presente difícil para muchos

Sin embargo, para Dina Sánchez, referente del Frente Popular Darío Santillán, “la realidad de los barrios populares sigue siendo muy dura. Estamos en diciembre con una situación difícil, con aumento de precios. La comida no alcanza. Los comedores siguen repletos de vecinos y vecinas que se acercan todos los días y sabemos que el Gobierno nacional ha estado desde el inicio de la pandemia cuidando y pensando en la prioridad de la asistencia alimentaria y de la salud de los habitantes de Argentina. Pero también vemos que llegamos a un fin de año donde la salida del IFE pone a muchas familias en situación de desprotección. Diciembre está llegando a su fin y nos genera muchísima preocupación. ¿Cómo van a ser enero y febrero? Tanto por el aumento de precios como los cortes de luz que ya se empezaron a dar en nuestros barrios y que eso también implica otros problemas, como los cortes de agua y dificultades concretas y objetivas para tomar medidas de prevención frente a la pandemia. Y frente al dengue también. Y otras enfermedades que siempre existen en los barrios humildes. Hay que hacer mucho más. Hay que redoblar los esfuerzos en un contexto donde realmente estamos muy mal y hay que reforzar esa asistencia y esas políticas para el inicio del 2021”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 27/01/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto