La batalla de las hijas

Compartir

La revolución verde es de las hijas. Ellas debaten con sus madres y sus padres sobre la importancia de la legalización del aborto. Argumentan, desarman prejuicios y en muchos casos logran nuevas adhesiones. Algunas son hijas de diputados y lograron en estos días hacerlos cambiar de opinión. Felipe Solá y Mirta Tundis son algunos de los que estaban en contra, transformaron su posición, y hoy votaron a favor y en nombre de ellas para #QueSeaLey

Foto: Victoria Gesualdi

Las charlas entre madres e hijas, el pañuelo verde, el debate. Una lucha que logró en muchos casos trascender la religión, la ideología y las generaciones. “Después de mil charlas y compartir info sobre el aborto, hoy mi mamá está a favor. Jamás estuve tan feliz y orgullosa”, dijo Mica en su cuenta de Twitter. “Chicos, mi mamá está a favor de la legalización del aborto, estoy feliz. Se dan cuenta de que sirve que las figuras públicas hablen?”, había escrito en redes sociales Belén. “Mi mamá estaba totalmente en contra de la legalización del aborto, y al contarle de qué se trataba la ley, al mostrarle estadísticas, testimonios, y demás, cambió de opinión. Es solo abrir la mente. Es solo escuchar!”, publicó Maru.

Fueron las jóvenes quienes lograron instalar el debate y hacer que su generación sea la protagonista de la marea feminista. Convencer a las abuelas de marchar, discutir mate de por medio con las mamás, arrastrar a la plaza a las hermanas mayores para que puedan vivir el movimiento desde adentro.

Entre aquellos jóvenes que buscan una nueva sociedad, con educación sexual y libertad para decidir, se encuentran hijos e hijas de legisladores que han logrado torcer el curso de las generaciones que los anteceden y que, gracias al debate, la lucha y la persistencia, han logrado sumar votos en el Congreso que decidirá si el aborto podrá ser Ley en la Argentina.

Historias como las de Felipe Solá y Mirta Tundis en la Cámara de Diputados, referencias como la de José Alperovich o Cristina Fernández de Kirchner en Senadores. Los votos y una decisión que reproduce el diálogo familiar.

Quizás la mayor conquista de las hijas haya sido el voto del «indeciso» José Luis Ricardo (San Luis), quien a las 8.15 de la mañana, cuando ya iban 20 horas de sesión, contó el diálogo con sus hijas: «Me dijeron: ‘Papá, nostras estamos a favor de la vida. Pero el aborto clandestino es un problema del que el estado debe hacerse cargo.’ Por eso mi voto va a ser por la afirmativa».

Regalo de cumpleaños

En la mesa familiar de Felipe Solá se debatió fuerte y ese resultado puede cambiar el rumbo de la historia. Mientras circulaban los 738 oradores en las audiencias a favor y en contra del Aborto Legal, Seguro y Gratuito, mientras cientos de mujeres se apilaban religiosamente martes y jueves en la puerta del anexo legislativo para exigir por sus derechos, el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires recibía la charla que terminaría por convencerlo.

–¿Qué querés como regalo de cumple?

Le preguntó a su hija mientras almorzaba sin apartar la mirada del plato. “Quiero que votes a favor del aborto”, le contestó. Sin vueltas, con la firmeza de la que muchos otros carecen, Mercedes le marcó la cancha a su papá. Y lo logró. Atrás habían quedado los dichos públicos del diputado en donde resaltaba que la interrupción del embarazo no había sido tema de campaña para el Frente Renovador. La discusión se colaba entre los comensales de su propia familia.

Felipe no contestó, pero tampoco pudo terminar el almuerzo. Unos días después y luego de una reunión con Pedro Cahn, director de la Fundación Huésped, Solá manifestó que votaría a favor de esta Ley: “Más allá de los sentimientos privados, debe primar el bien común. Es una cuestión de salud pública”, escribió en su cuenta personal de Twitter.

La reunión con Cahn no fue casualidad. La Fundación que él dirige trabaja en áreas de salud pública desde una perspectiva de derechos humanos y apoya la lucha de las mujeres desde sus inicios. Junto a FUSA AC, Amnistía Internacional, Católicas por el Derecho a Decidir y la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, la Fundación creó la campaña #AbortoSinBarreras para brindar información sobre la interrupción del embarazo y sobre el proyecto de Ley.

Fue también la Fundación Huésped la que, tras analizar los discursos de los oradores en las audiencias, difundió un informe en el que determinaron que la mitad de las afirmaciones de los referentes antiabortistas eran falsas, el 7 por ciento dudosas y apenas el 15 por ciento verdaderas, mientras que los argumentos de quienes defendieron la necesidad de aprobar la Ley fueron ciertas en un 92 por ciento, con ninguna falsedad y apenas un 8 por ciento como difícil de chequear.

Intervenido por las nuevas generaciones con las que habita, Felipe Solá fue uno de los legisladores que dijo no al aborto clandestino. Ya en octubre de 2003, mientras ejercía como gobernador de la Provincia de Buenos Aires, había explicado al diario Clarín: “La pasión por la política se come todo, absorbe todo. Mis chicos también opinan. Mercedes me da su opinión aunque no se la pida y Felipe espera su momento y, a veces, es demoledor. No hay nada más duro que un joven. Sus opiniones me mueven el piso”.

Mercedes cumplió años el pasado 11 de junio y hoy su papá le regaló su voto positivo. A ella y a todas las mujeres que habitan el suelo argentino.

El aborto es una cuestión política, no metafísica

A favor de la vida: #AbortoLegal

“Luego de escuchar la opinión de cientos de especialistas y a las mujeres de la Provincia de Buenos Aires, comprendí que el aborto es una cuestión de salud pública. Estoy a favor de la vida y no quiero más muertes por abortos clandestinos, mi voto será a favor del #abortoLegal”.

Estas palabras se publicaron el pasado martes en las redes sociales de Mirta Tundis, diputada nacional también del Frente Renovador. Mirta formaba parte del grupo de los indecisos hasta ese día. Semanas atrás, en diálogo con Ernesto Tenembaum, (¿Y ahora quién podrá ayudarnos? – Radio Con Vos) había expresado sus dudas.

– ¿Vos estás indecisa o no hiciste pública una decisión que ya tenés?, preguntó el conductor.

– No, estoy indecisa y lo hice público. Si me baso en lo que firmé en el año 2016, yo acompañé un proyecto donde el título era por la vida, y demás. Ya te tendría que estar diciendo voto en contra. Entraron mis dudas porque obviamente yo no estoy a favor de que una mujer vaya presa por hacerse un aborto, tampoco quiero que mujeres mueran y mueren las más carenciadas, sabemos que el aborto existe.

En aquel momento la diputada nacional entendía que su indecisión podía estar directamente ligada con su edad y con la educación que recibió su generación: “Hay situaciones que tienen que ver con la crianza que tenemos. Te criaron con esa mentalidad en donde todo era pecado. En la cabeza uno tiene incorporado todo lo que tiene que ver con los pecados, con la iglesia católica, después uno se va abriendo y va entendiendo otras cosas”, expresó.

Mirta las entendió. Ella sabía que en nuestro país hay 135 internaciones diarias como consecuencia de abortos clandestinos, que las complicaciones derivadas de abortos practicados en condiciones de riesgo son la primera causa de mortalidad materna en nuestro país y que en Argentina se realizan alrededor de 450 mil abortos clandestinos por año. Sin embargo, el remate lo dio su nieta, una joven de 12 años que le entregó el pañuelo verde y se sentó a charlar: Por qué es necesaria una Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, por qué no debemos postergar más el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir sobre sus cuerpos y por qué hablar de feminismo y de aborto legal, seguro y gratuito es hablar de justicia social, son algunas de las cuestiones que la diputada escuchó.

Mirta Tundis definió su voto porque vió en su nieta a una juventud decidida a conquistar su derecho. Fue la misma diputada quien, luego de publicar que su voto sería a favor del aborto legal, reveló la influencia de su familia: “Me hizo cambiar la postura. Una nena de 12 años me hizo pensar”, dijo y agregó: “La gente más joven obviamente que es más abierta, es menos convencional y nos permiten pensar”.

Aquella charla entre una abuela y una nieta acercó a las mujeres a su derecho. Ayer, la presidenta de la Comisión de Personas Mayores votó para que todas puedan acceder a un aborto legal, seguro y gratuito.

No soy neutral

En el senado también

Hace dos semanas Sara Alperovich publicó en su cuenta de Instagram una foto con un pañuelo verde en su cuello. “La maternidad es una elección, no una imposición de Estado. #AbortoLegalYa”, expresaba. Ella es directora de Juventud de la provincia de Tucumán desde diciembre de 2015 y, pese al fuerte movimiento conservador que existe en la provincia, expuso su postura.

Sara es también hija de José Alperovich, ex gobernador de la provincia y actual senador nacional, uno de los 72 legisladores que deberá votar en la Cámara Alta para que el aborto sea Ley en Argentina. “¿Quién puede estar a favor del aborto?”, se había preguntado el senador a fines de 2011 y hasta marzo de este año se encontraba en el listado de quienes votarían en contra de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Mientras tanto, su hija publicaba en sus redes sociales el famoso logo que dice: “Yo voto por el derecho a decidir. #QueSeaLey”, y recibía comentarios como: “Acabas de hacerle perder 350 mil votos a papi”. Es cierto que en la provincia de Tucumán la despenalización del aborto no se ve con buenos ojos. El propio gobernador Juan Manzur y su vicegobernador, Osvaldo Jaldo, expresaron su descontento: “Estamos en contra de la despenalización, valoramos y consideramos la vida desde la concepción, desde el Poder Legislativo hemos venido trabajando con la Iglesia, con grupos pro vida y hemos hecho jornadas de trabajo a favor de los derechos del niño por nacer. Esperamos que esta ley no consiga los votos necesarios”. Los diputados por la provincia de Tucumán que habían expresado su indecisión habían sido llamados por el propio gobernador para delimitar sus votos y la iglesia logró fuertes movilizaciones en la provincia.

A pesar de este contexto, el momento histórico le permitió a José Alperovich tomar el impulso de su hija y de las nuevas generaciones para salir a cruzar a los antiabortistas e instalar una nueva corriente en la provincia que apoya el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

La Cámara Alta encontrará también a la ex presidenta Cristina Fernández, históricamente conocida por ser opositora a la legalización del aborto. “Ustedes saben lo que pienso sobre ese tema”, solían ser sus palabras. “La sociedad no está preparada”, “El proceso sería violento y de enfrentamiento”, explicó hace menos de un año en una entrevista radial con Víctor Hugo Morales.

Qué hará Cristina fue uno de los grandes interrogantes de la prensa cuando la Ley comenzó a debatirse puertas adentro del Congreso. Desde hace algunos meses, hay versiones que aseguran que Cristina en caso de tener que votar por la legalización del aborto votará positivamente. Todo gracias a los debates con sus hijos Florencia y Máximo.

“Florencia es una hija ya madre, es feminista y yo creo que los diálogos que tiene con su madre la han hecho tener otras visiones acerca del tema”, dijo la ex diputada Diana Conti. «Se van a sorprender con Cristina, ella toma nota de la presión social, escucha a su hijo y escucha a su hija», agregó la diputada Mayra Mendoza.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 22/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto