La farsa del Woman 20

Compartir

Mujeres empresarias, emprendedoras, blancas y millonarias se reúnen desde este lunes en el Woman 20, uno de los siete grupos de afinidad ante el G20. Dicen “apoyar la promoción del crecimiento económico inclusivo de género”. Su anfitriona, Susana Balbo, es ex Diputada de Cambiemos por Mendoza y empresaria del vino. El evento está auspiciado por Coca Cola, Google, Uber, American Express, Novartis y Clarín, entre otros. “Sólo ofrecen propuestas superficiales para los efectos que sus propias políticas producen y se apropia del lenguaje y discursos feministas”, denuncian desde el Foro Feminista contra el G20.

Foto: Prensa Woman 20

Durante su estadía en Nueva York la primera dama Juliana Awada mantuvo una agenda paralela a la Mauricio Macri, titulada por los principales medios como una “agenda de género”. Como si la palabra “género” pudiera estar siempre adosada a cualquier cosa que tenga rostro femenino o maternal. Awada publicó en sus redes sociales que conoció al marido y a la hija de la primera ministra de Nueva Zelanda, que fue noticia porque llevó a su pequeña de tres meses junto a ella para participar de la ONU. “Un ejemplo de que no hay límites que nos impidan cumplir nuestros sueños y un mensaje para las mujeres de todo el mundo: si así lo deseamos, podemos ser madres y llegar lejos como queremos”, rezaba en el epígrafe de su foto.

Este 1, 2 y 3 de octubre, en el Centro Cultural Kirchner se llevará a cabo el Woman 20 –W20– que es uno de los siete grupos de afinidades ante el G20, en este caso para “apoyar la promoción del crecimiento económico inclusivo de género”. Y mientras las CEOs de las principales empresas acuerden recomendaciones para dar a los gobernantes que integran el foro del G20, afuera, en las calles, el Foro Feminista contra el G20 les dirá: “No en nuestro nombre”.

Al mismo tiempo, y en línea con el W20 y con el paradigma de superación para las mujeres que propone Juliana, Cambiemos prepara un Presupuesto que prevé sólo el 0,13 por ciento del total destinado a políticas para disminuir las brechas de género.

Nos tienen miedo

Feminismo blanco

En su libro “La revolución de las mujeres no era solo una píldora” la periodista especializada en género Luciana Peker desliza una frase que podría describir a la perfección al W20. Dice: “No son lo mismo todas las mujeres. No son lo mismo todos los feminismos. El feminismo blanco brega por CEOs o altas ejecutivas como líderes inspiradoras de un sueño americano de heroínas que ejemplifiquen que ‘sí se puede’ y abulten cuentas bancarias en el sistema económico que no se cuestiona, sino que se conquista a taconazos en alza”.

El W20 es uno de los siete grupos de afinidad del G20 y nació en el 2015. Este año Argentina propuso cuatro ejes de trabajo: inclusión laboral, inclusión financiera, inclusión digital y el desarrollo de mujeres rurales. Es decir, el objetivo del W20 es influenciar en la toma de decisión del G20 –que se realizará en diciembre en nuestro país– para que diseñen e implementen políticas públicas. Los representantes oficiales y organizaciones a cargo son destinados por el gobierno anfitrión, en este caso, por Mauricio Macri quien designó a Susana Balbo, ex diputada del Pro por Mendoza y dueña de una de las bodegas más importantes de esa provincia. La mayoría de los que conforman el comité ejecutivo de organización al que ellos denominan “el equipo”, son egresados de universidades privadas con estudios posteriores en el exterior. Tal como sucede en otros espacios multilaterales las empresas Coca Cola, Google, Uber, American Express, Novartis –industria farmacéutica–, Johnson y Johnson, Pan American Silver –minera–, Accenture, Clarín e Infobae “apoyan” el financiamiento de las actividades y varias de sus “líderes” son las disertantes en los diversos paneles.

La mitad de los oradores invitados –hay varones hablando sobre la problemática de las mujeres– son representantes de bancos y otras entidades de endeudamiento. Llama la atención que el panel denominado “¿Puede el feminismo detener la violencia machista?”, lo da el profesor de la universidad de París, Ivan Jablonka. Es decir, un varón –heterosexual– Europeo va a explicar cómo el feminismo puede detener a la violencia machista. Curioso.

Otra de las novedades de este año es el panel titulado “La invisibilidad de las mujeres rurales y su rol en el desarrollo”. Según la propia explicación, “apunta a debatir sobre el rol de la mujer rural en la producción de alimentos y destacar las condiciones precarias en las que vive y trabaja. El debate incluirá las razones por las cuales las economías rurales tienen un alto nivel de informalidad, descuidando los derechos de la mujer, lo que afecta aún más su invisibilidad en zonas rurales, y cómo los países deben luchar contra esto”. En el panel hay cinco oradoras y un orador. Ninguna trabaja en el campo, dos de ellas tienen altos cargos en Coca-Cola y Direc TV. Además, una de las estrellas de la jornada será una videoconferencia con la Reina Máxima Zorriegueta.

Y esto no es todo. Según publicó el diario El Cronista Comercial, la organización del G20 está incluido en el presupuesto 2018, donde se estipula que se gasten 3.000 millones de pesos para los costos de realización del encuentro, del cual un tercio –es decir 1100 millones– estarán destinados a defensa y seguridad. En el presupuesto este gasto está bajo el título “acciones inherentes a la inserción de Argentina en el Mundo”.

La batalla de las hijas

No en nuestro nombre

El miércoles pasado en la Legislatura porteña se llevó a cabo una conferencia de prensa del Foro Feminista contra el G20. Paula Satta de la Red Dawn, explicó a Nuestras Voces que este espació “nació el año pasado contra la cumbre de la OMC –Organización Mundial del Comercio– con compañeras de sindicatos, migrantes campesinas y movimientos feministas. En ese momento se hizo una asamblea feminista en la calle y se decide hacer esto porque entendemos que el G20 y los tratados de libre comercio solamente tienen en cuenta poderes corporativos, que dirigen los países ‘desarrollados’ sobre los demás países sobre nuestros cuerpos y nuestros territorios. Lo que el foro feminista contra el G20 dice es que usan nuestros lenguajes, nuestros discursos y saberes feministas, hablan de empoderamiento, pero no tiene coherencia con las políticas económicas que proponen. Habla de ‘mujeres’ y es una única mujer que es empresaria, blanca y de una clase social”.

Foto: Verín Comán

Las organizaciones que participan del Foro Feminista calificaron de “farsa” a la supuesta voluntad de inclusión de las mujeres por parte de los gobiernos neoliberales miembros del G20 y proponen hacer jornadas de lucha para “visibilizar la realidad de las mujeres, lesbianas, bisexuales, no binarias, travestis y trans y proponer alternativas al planteo del Women 20 / Mujeres 20, que no nos incluye ni nos representa”.

Ximena Gómez, de Democracia Socialista, señaló que “nuestro objetivo es desenmascarar las políticas y recomendaciones que pretenda instalar el W20. Dicen que las mujeres tenemos que trabajar a la par de los hombres. Pero ¿en qué condiciones tenemos que incluirnos las mujeres en el mercado laboral?”.

En un material titulado: “Los 10 mitos y verdades” que elaboraron varias de las entidades que son parte del Foro Feminista, explican por qué la premisa de “El G20 fomenta la equidad de género” es una total mentira. “El G20 solo ofrece propuestas superficiales para los efectos que sus propias políticas producen y se apropia del lenguaje y discursos feministas”. Y agregan: “La liberalización comercial, la apertura de las economías y el avance del poder corporativo que propone el G20 impactara diferencialmente sobre las oportunidades laborales y las condiciones del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que recae en las mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales, no binarias que es indispensable para sostener la vida”.

Por eso, mientras en el CCK las mujeres de trajecito y tacos estén hablando de ellas mismas, en la Plaza de los Dos Congresos habrá intervenciones artísticas y performáticas, ferias de la Economía Feminista Popular y conversatorios temáticos en torno a los ejes: cuerpo y territorio. Pero sobre todo, se escuchará un grito unánime hasta la cúpula del magistral centro cultural: “Ahora que estamos juntas, ahora que si nos ven, abajo el G20 se va a caer, se va a caer”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones