La industria se convirtió en una máquina de despedir

Compartir

Macri lo hizo: según cifras oficiales en 2018 se perdió un empleo formal cada 3 minutos. El sector industrial produjo el 54% de los despidos y suspensiones, detalla un informe reciente de CEPA. Esto se tradujo en una caída del 5% de la producción manofacturera nacional. El total de despidos y suspensiones arroja un número alarmante para 2018: 69.696 casos. El 23% provino del Estado, y el 19% del sector servicios. 

A fines de enero se conocieron los datos de la Secretaría de Trabajo y Empleo para noviembre de 2018. Son 172 mil trabajadores registrados menos que en 2017, un puesto de trabajo formal menos cada 3 minutos. Con respecto al mes anterior, fueron 38 mil los trabajadores registrados que cayeron (sin que esto tenga que ver con la estacionalidad). Así, la caída del empleo se vuelve una problemática cada vez más grave, en línea con el deterioro macroeconómico y de la actividad productiva.

Desde el inicio de la ola de despidos en el sector público hacia fines de 2015, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realiza un informe sobre la cantidad y la calidad de los despidos efectuados por Cambiemos, ilustrando el impacto negativo de las políticas liberales sobre todas las formas de empleo, pero con particular preeminencia en el sector privado industrial. El análisis de despidos y suspensiones recientemente publicado para el mes de diciembre de 2018, permite ilustrar un panorama global de un año durísimo para la economía argentina: 69.696 casos totales, correspondiendo 16.303 casos a empleo público y 53.393 a empleo privado. Estos datos implican un promedio de 5.800 despidos y suspensiones mensuales durante todo 2018.

El Fondo Monetario impuso un doble ajuste que agrava la recesión

En los primeros dos meses del año, los despidos del sector público resultan más significativos que en el sector privado, en los siguientes cinco meses toman “la posta” los despidos del sector privado y ya para el mes de agosto convergen despidos del sector público y privado casi por igual. En los últimos cuatro meses de 2018, se vuelve a producir un sensible incremento de la evolución de despidos y suspensiones en el sector privado, que ubica lo ubica como el principal responsable de los despidos y suspensiones anuales.

Cuando se analiza según sector de actividad, los despidos y suspensiones de la industria lideran sumando el 54% del total de casos. Le sigue el sector público, que entre los correspondientes al poder ejecutivo y a las empresas del sector público, representan el 23% de los casos y el sector servicios, con 19% del total.

Como detalla el relevamiento, la expulsión de mano de obra industrial durante 2018 fue un proceso constante, promediando 3.108 casos mensuales. Este proceso está en sintonía con la marcada caída de la actividad industrial. La producción industrial manufacturera acumulada de 2018 cayó 5% según el INDEC con respecto al acumulado de 2017. En el bimestre noviembre-diciembre de 2018, los despidos y suspensiones fueron motorizados en buena medida por el sector industrial que representa el 40% de los casos.

Este relevamiento, además, coincide con la trayectoria del empleo registrado publicada por la propia Secretaria de Trabajo y Empleo, demostrando que no hay contracara de generación de empleo frente a la ola de despidos.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones