La restauración progresista

Compartir

El presidente electo Alberto Fernández y otros treinta líderes de la región cierran hoy la segunda cumbre del Grupo de Puebla, una mesa de articulación latinoamericana que busca recuperar el proceso de integración. La propuesta de crear una Comisión de Juristas para accionar contra el lawfare. Las repercusiones de la liberación de Lula. La ofensiva destituyente en Bolivia, la represión en Chile y la persecución de Lenin Moreno contra los dirigentes del correísmo. Declaraciones de la diputada nacional chilena Karol Cariola, articuladora pionera del foro.

El locuaz dirigente chileno Marco Enríquez Ominami, ex candidato presidencial en su país por el Partido Progresista, cineasta e hijo del mítico líder guerrillero Miguel Enríquez, abrió ayer la Cumbre del Grupo de Puebla con el tono lúcido y descontracturado que suele utilizar: “Es una alegría volver a vernos las caras entre tantos dirigentes progresistas de la región. Bueno, habida cuenta el territorio, podríamos decir también que somos peronistas”, bromeó MEO –como lo llama la prensa chilena– y ganó la sonrisa del presidente electo Alberto Fernández que ocupaba juntó a él, la ex presidenta brasileña Dilma Rousseff y el ex timonel de la UNASUR Ernesto Samper la mesa inaugural de la novedosa entente zonal.

A su turno Rousseff celebró una de las noticias políticas latinoamericanas que surcaron la convulsionada agenda interamericana, la liberación de su amigo y ex mandatario Luiz Inácio Lula Da Silva: “Estoy feliz porque Lula salió de prisión y estoy segura que nuestro compañero será capaz de construir la paz para nuestro país. Pero no es el único hecho que me pone contenta por estas horas. Sin dudas, la victoria electoral de Alberto Fernández es un hito que pondrá fin a la ola conservadora regional. También estoy feliz porque el pueblo de Chile está de pie, como lo estuvo semanas atrás el pueblo de Ecuador”. Luego, el también ex primer mandatario de Colombia Ernesto Samper utilizó una figura de la cultura rioplatense para graficar el capital político que implica Lula liberado: “Lula hace la política como Gardel hacía el tango”.

Pero, de fondo, mientras los líderes progresistas regionales sesionaban en el Hotel Emperador de la capital argentina, otros sucesos latinoamericanos ensombrecían las sonrisas de una cumbre zonal integracionista: la alzada policial y la ofensiva destituyente de los departamentos del oriente contra el presidente boliviano Evo Morales, la profundización de la persecución política ordenada por el presidente Lenin Moreno contra los dirigentes del correísmo, o la feroz represión desatada por el Jefe de Estado Sebastián Piñera para intentar contener las mareas ciudadanas agolpadas en la calle.

El efecto Alberto en América Latina

Esos hechos no pasaron desapercibidos ayer en el foro del Grupo de Puebla. En ese sentido Marco Enríquez Ominami adelantó lo que será uno de los títulos anunciados hoy en epílogo de la cumbre: la creación de una Comisión de Juristas, que será presidida por Baltasar Garzón, para monitorear y accionar contra la guerra jurídica o lawfare instrumentada por las élites zonales contra los líderes populares. Es más, tal como lo dejó entrever el fundador del PT Aloizio Mercadante en declaraciones ante los medios acreditados, es posible que una delegación de dicha Comisión visite los países mencionados donde corren peligro la gobernabilidad democrática y la vigencia de los derechos civiles: los países andinos Chile, Bolivia y Ecuador.

Por otra parte, la Cumbre del Grupo de Puebla dará a conocer hoy su documento final, que plasmará lo discutido a puertas cerradas por los treinta líderes progresistas convocados. Esas deliberaciones fueron compartidas a un grupo de dirigentes políticos argentinos especialmente invitados: ahí se vio a la dirigente platense Victoria Tolosa Paz, el diputado del Parlasur Gastón Harispe, o referentes porteños del Frente de Todos como Victoria Donda, Delfina Rossi o Eduardo Valdés. Las conclusiones harán eje en los tres capítulos temáticos desarrollados durante el cónclave: presente de las economías regionales, plan común para acortar la desigualdad social, diseño de un escudo zonal contra el impacto del cambio climático.

Nuestras Voces habló con una de las dirigentes más solicitadas durante la cumbre, la joven diputada chilena Karol Cariola, articuladora pionera del Grupo de Puebla y ex presidente de la Federación Universitaria durante la denominada rebelión de los pingüinos. ¿Cuál es el horizonte del Grupo de Puebla? ¿Plantea reemplazar a la UNASUR, ser una referencia del pensamiento regional?, preguntó este portal a la legisladora trasandina. “Aspira a ser un espacio de desarrollo para la integración. No somos un club de partidos políticos progresistas, si no que más bien aspiramos a reflexionar nuestra coyuntura común. Muchos ex presidentes de la región acercan al Grupo de Puebla su experiencia de gestión, y esa transmisión es muy valiosa. A su vez, también somos líderes parlamentarios, dirigentes que estamos activos en el mundo político, y que queremos transmitir nuestra cuota de incidencia local como aporte parcial a la unidad de América Latina. Necesitamos unificarnos, eso no descarta suplir otras experiencias de unidad como el Foro de Sao Paulo ni el resto de los espacios de integración. Por eso llamamos a recuperar mecanismos como la CELAC o la UNASUR, que sufrieron el embate de la derecha regional para intentar destruirlos”, comenzó diciendo Cariola.

El nuevo mapa latinoamericano progresista de Fernández

Por último, Nuestras Voces indagó a la diputada chilena sobe la agenda futura de la entente, a lo que Cariola respondió: “El Grupo de Puebla tiene que apostar al proceso de recuperación de los procesos progresistas que han sido derrotados en las urnas. Y nuestra reflexión vendrá acompañada de pasos concretos, como la puesta en marcha de un Consejo de Juristas que buscará frenar de una buena vez la guerra jurídica o lawfare que ha sido una de las armas de la élite para intentar tumbar nuestros procesos progresistas. Por eso, reuniéndonos, viéndonos las caras, reflexionando, intercambiando nuestras experiencias, vamos a poder hacernos más fuertes como región para no volver a tropezarnos con las mismas piedras. Buscamos volver a ser mejores gobiernos progresistas en el futuro porque no nos van devastar. Nosotros vamos a seguir trabajando, vamos a seguir luchando, y no nos van a amedrentar a pesar de todas sus brutales ofensivas. No vencieron a Lula, no pudieron con él poniéndolo tras las rejas, menos podrán vencer a las futuras generaciones de gobernantes”.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto