La unidad sindical no vuela por los aires

Compartir

Los gremios aeronáuticos hicieron un paro para que se reabran las paritarias. Lo habían convocado con tiempo, para que el Gobierno tuviera la chance de sentarse a la mesa de negociaciones. Pero la respuesta de Macri fue romper el diálogo y suspender todos los vuelos. El objetivo: demonizar a los gremios y quebrar Aerolíneas Argentinas, fortaleciendo la llegada de las low cost. Pero los sindicatos están unidos y las mujeres también son protagonistas de ésta lucha.

Hay un chiste que circula por las redes sociales y grupos de whatsapp. Es una caricatura en donde un varón le pregunta a una mujer: “¿Con quién te hiciste kirchnerista, con Néstor o con Cristina?” y ella responde, “con Macri”.

Algo de ese universo sucede entre los gremios de los aeronáuticos, que ayer realizaron un contundente paro de 24 horas en reclamo por la reapertura de paritarias y el cumplimiento de la cláusula gatillo. Como respuesta del gobierno tuvieron un lock out patronal, esto es, la suspensión total de 371 vuelos. El objetivo, además de demonizar a los gremios, quedó evidenciada: destruir Aerolíneas Argentinas fortaleciendo la llegada de las low cost. Anunciar un paro con anticipación—como fue en este caso—tiene un fin claro: que el gobierno llame a conciliación obligatoria y así comenzar a destrabar el conflicto. Pero no sucedió.

El paro de ayer fue hecho desde el frente que apodaron “Sindicatos aeronáuticos unidos”, un espacio en el que conviven cinco de los varios gremios que existen: APA —personal terrestre—; APTA —personal técnico—; UALA —aviadores de Línea Austral—; UPSA —personal jerárquico—; y APLA —asociación de pilotos—.

Lo que sostienen los sindicatos es que, a diferencia de lo que sucedió en la década del 90  cuando la empresa de bandera quedó en manos de una empresa privada, ahora el objetivo es vaciarla, llevarla por un camino que no le sea rentable, y entregarle las rutas por las que vuela a las low cost.

El plan Macri para quebrar Aerolíneas

Porque si bien durante el kirchnerismo existió un diálogo entre los gremios, eran más las diferencias que los puntos en común. Pero desde que asumió el macrismo el camino de la unidad fue indefectible. El conflicto se agudizó hace algunas semanas, cuando los trabajadores que realizaron medidas de fuerza fueron suspendidos por la empresa en un claro disciplinamiento interno. Pero lejos de achicarse, los trabajadores le hicieron frente a esa embestida realizando un paro de 24 horas que se sintió fuerte tanto en Ezeiza como en Aeroparque y en todos los aeropuertos de todas las provincias.

Así lo entiende Mónica Ameneiros, que es secretaria de igualdad de género de APA, el sindicato que tiene la mayor cantidad de afiliados: “El paro fue contundente, con un acatamiento altísimo. Pero lo más importante es nuestra unidad en la lucha. Ahora es una unidad de resistencia. Nosotros sabemos que en forma individual la pelea la tenemos perdida, pero con la unidad de todes les va a ser muy difícil avanzar contra la actividad aeronáutica en conjunto.  Apostamos a la unidad y sabemos que es el camino”. Eso se vio reflejado en las asambleas, panfleteadas y diversas acciones. Y lo interesante fue que esa unidad se replicó también entre las mujeres sindicalistas que realizaron el primer encuentro de mujeres aeronáuticas, con referentas de todos los sindicatos. “Analizamos los conflictos de las mujeres, y profundizamos el rol que tenemos que tomar las mujeres en esta lucha aeronáutica. Mas allá de que los secretarios generales sean varones, tenemos que llamar a las mujeres de nuestras bases a sumarse a la lucha. Es momento que las mujeres nos pongamos a la vanguardia de la resistencia abandonando un cierto lugar de confort, de ´luchan los hombres´ tenemos que defender nuestros puestos de laburo”, sostiene Mónica.

Un buitre socio de Macri para destruir Aerolíneas

El plan para quebrar Aerolíneas, que revelaron Gustavo Sosa, Nicolás Marsico y Sofía González en este mismo portal, incluye, claro está, el desprestigio y la estigmatización de los sindicatos. En declaraciones con radio mitre, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich sostuvo que “Hoy Aerolíneas Argentinas no está volando y las otras compañías sí; nuevamente estos señores que dicen representar a la gente y defender a Aerolíneas lo que están haciendo es afectarla. A pesar del paro, los empleados todos los días le ponen mucha garra para que Aerolíneas funcione bien. Pero lamentablemente después vienen los delegados sindicales y a la gente que trabaja les dicen que no pueden trabajar más, con las actitudes patoteriles a las que estamos mal acostumbrados», afirmó.

Sin embargo, reconoció que el Estado está iniciando un plan para quebrarla: “la empresa devolverá dos aviones porque es muy difícil competir en los vuelos internacionales”.

Ana Maluf es una de las siete pilotos mujeres en la línea Austral y pertenece al sindicato UALA. Fue la primera mujer en ingresar a esa aerolínea hace doce años y hoy está formando el espacio de género en su sindicato. En diálogo con Nuestras Voces sostuvo: “Estamos con una incertidumbre bárbara porque hasta hace unos meses íbamos a déficit cero y hoy dicen que estamos técnicamente quebrados.

Estamos con mucha incertidumbre porque no sabemos el camino que va a tomar la empresa. La quieren achicar, cerrar. Esa es la verdad. No hay diálogo. El paro para un gremio es la única herramienta que tienen para sentarse a negociar y eso es lo que no quieren. La estrategia del gobierno es ponernos en contra de la gente, demonizarnos. Es el trabajador contra el trabajador”. Sin embargo, reconoce que los pasajeros los apoyan. “Estamos viendo que la gente nos apoya y que valoran la lucha porque esto no escapa a lo que está sucediendo en el país. Tenemos una inflación increíble, la gente se está dando cuenta. Que este modelo es para unos pocos”. Para Ana, que viene de familia de aeronáuticos y le costó hacerse entre tantos varones pilotos, “no es causal que la hayan sacado a Isela Constantini, una de las mejores CEOS que habíamos tenido. Ellos quieren quebrar Aerolíneas”.

Como sostienen Sosa, Marsico y González en su artículo: “Desde el inicio de la gestión presidencial, Mauricio Macri y sus funcionarios han intentado instalar mediáticamente  un consenso negativo en la opinión pública respecto a la Aerolínea de bandera”. En ese sentido, Mónica Ameneiros explica: “La línea de bandera es conectividad del país. Nosotros realizamos trasplante de órganos, de féretros. Es decir, el trabajo de Aerolíneas es un trabajo social. Eso es tener una línea de bandera”.

Andrea Antoniano es tripulante de cabina —azafata— desde 1994 en Aerolíneas Argentinas y es delegada de su gremio. “En el caso mío particular viví el conflicto de los 90. Es angustiante ver como tu propio Gobierno regala la soberanía nacional. Así que es una barbaridad que no vivíamos desde la época de Menem. Y así todo, ni siquiera él hizo tanto daño como esta gente. Es clarísimo que están haciendo sus negocios con amigos y están siendo funcionales a capitales privados y extranjeros. Además nunca se vio en la historia que se modifiquen las leyes aeronáuticas a favor de una empresa extranjera como es Norwegian”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 11/07/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto