Las mentiras de Aranguren

Compartir

Durante el 2016 el Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren repitió hasta el cansancio falsedades que intentaron justificar el tarifazo de los servicios públicos y la política energética de Cambiemos. Desde OETEC (Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo) analizan una por una las mentiras de Aranguren. Mientras, continúan los cortes de energía y se anuncian los próximos aumentos. Un balance de la estafa energética.

El representante del Grupo Shell, Juan José Aranguren –número uno al frente del cartel de empresas energéticas en poder del Ministerio de Energía desde el 10 de diciembre de 2015–, ha mentido a la ciudadanía sin ningún tipo de vergüenza ni moderación o tregua. Aquí repasamos sus más graves mentiras durante el primer año de su gestión, mentiras desmentidas con datos oficiales de su propio ministerio así como de instituciones oficiales del sector, de empresas privadas, del Banco Mundial y del FMI.

1. Aranguren nos dijo una y mil veces que nos estábamos quedando sin gas. Datos oficiales de su ministerio lo desmienten: La producción de 2015 para el período enero a julio totalizó 24,799 miles de millones de m3, esto es, un 3,25% superior a la de 2014 (24,018). La producción de 2016 es a su vez superior a la de 2015 en 5,37%, y en 8,08% a la de 2014.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía y Minería “Producción de Petróleo y Gas (Tablas Dinámicas).

2. Aranguren también dijo muchas veces que los subsidios al gas natural no funcionaban. Datos oficiales de su ministerio lo desmienten: La producción de gas natural desaceleró su tendencia declinante entre 2013 y 2014, para pasar a una tasa positiva del 3,43% entre 2014 y 2015. La notable recuperación es consecuencia de la implementación del Plan Gas o “Programa de Estímulo a la Inyección Excedente de Gas Natural”, el cual compensó económicamente a aquellas empresas que se comprometieran a incrementar su inyección total de gas natural. Este plan garantizaba 7,5 dólares por MMBTU a la producción por excedente de gas. Como se aprecia en el gráfico, sin sustraer del bolsillo de la ciudadanía ni un centavo, el Plan Gas permitió aumentar las inversiones y la infraestructura, y mejorar la producción abasteciendo un consumo ascendente.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía y Minería “Producción de Petróleo y Gas (Tablas Dinámicas).

3. Otra de las mentiras de Aranguren era que importábamos cada vez más gas natural. Sin embargo, nuevamente los datos oficiales de su ministerio y del ENARGAS demuestran la falsedad de sus afirmaciones.

Los volúmenes de consumo local excluyen los del sector energético (inyección a formación, venteo, etc.). La recuperación de la producción de gas a partir de 2013 y hasta el mes de julio de 2016 inclusive, implicó una fuerte sustitución de gas importado de acuerdo a datos del ENARGAS. El significativo aumento en la producción nacional de gas natural en 2015 permitió sustituir grandes volúmenes de gas natural importado, en un contexto de incremento del consumo local. Entre 2014 y 2015, los volúmenes de importación de gas boliviano descendieron 9,2%, mientras que en el caso de la importación de gas natural licuado (GNL) la disminución fue del 19,5%.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía y Minería de la Nación y del ENARGAS.

4. Aranguren nos dijo que el déficit fiscal energético estaba descontrolado (consecuencia de mayores importaciones de gas natural). Datos oficiales de la provincia del Neuquén, primera productora de gas y oficialista, lo desmienten. ¿Qué se aprecia en la siguiente diapositiva?

1): Que las importaciones energéticas medidas en dólares presentan una tendencia a la baja entre 2013 y 2015, pasando de 11.046 millones a 5.665 millones; y

2) Que para la máxima autoridad energética de la primera provincia productora de gas “El camino a la reducción del déficit energético” se verifica desde 2013, ya que como se ve del gráfico las importaciones de GNL y gas boliviano se mantienen prácticamente invariables hasta 2014 para luego desplomarse hasta fines de 2015.

Fuente: Diapositiva de la presentación del ministro de energía de Neuquén, Alejandro Nicola, durante la audiencia pública del gas. Los números en rojo son nuestros.

5. Aranguren se cansó de decirnos que las empresas no invertían y que sus respectivos niveles de producción se desplomaban. Datos de las principales empresas también lo desmienten.

A cada número rojo proponemos una pregunta en función de las repetidas falacias del señor Aranguren, el Presidente Macri y demás miembros del Poder Ejecutivo.

a) ¿El precio del gas en boca de pozo kirchnerista no promovía las inversiones? Dijo Hernán Silva en nombre del consorcio integrado por Total, Wintershall y PAE, durante la audiencia pública del gas: “Se hicieron erogaciones desde 2013: 2.600 millones de dólares”. Y así aparece escrito en la diapositiva;

b) ¿Las señales de precios de los noventa o anteriores eran superiores que las del “populismo energético” para desarrollar la concesión más importante de Total en el país? Silva explicó que las erogaciones acumuladas “en los últimos 30 años” fueron de 6.500 millones. De esa cifra, 2.600 millones (un 40%) se invirtieron en los últimos tres años. En sus propias palabras: “Vale decir que en los últimos 3 años gastamos 40% de lo gastamos casi en 30 años”. ¿A qué años se refiere? A los de la galopante inseguridad jurídica: 2013, 2014 y 2015;

c) ¿El mucho más costoso offshore no fue rentable en tiempos K? De la concesión CMA-1, los tres campos ubicados en Mar Argentino hoy en explotación iniciaron su producción en 2006 (Aries), 2010 (Carina) y 2016 (Vega Pléyade). Es sabido que para que un yacimiento produzca la empresa debió haber invertido previamente;

d) ¿Se producía cada vez menos gas en la Argentina? Obsérvese de la imagen el ascenso del caudal de gas, notable a partir de 2005. Y por si quedan dudas, Silva terminó explicando que “con Vega Pléyade estamos inyectando 22 millones de m3 cúbicos al gasoducto San Martín. Eso representa más de un 20% de la producción del país. Hemos subido de 6 millones a 22”;

d) ¿Ahorrábamos dólares por sustitución de importaciones? La frase anterior se vincula con una última pronunciada por Silva casi al cierre, cuando dedicó varios minutos a hablar de su yacimiento de oro, por cierto, iniciado en 2013: “La producción de Vega Pléyade ha permitido reducir en un volumen equivalente la importación de GNL. Estimamos que esa reducción de importación de GNL le hace ahorrar al país importaciones de 500 millones de dólares por año”.

Fuente: Diapositiva de la presentación de Hernán Silva en nombre del consorcio integrado por Total, Wintershall y PAE, durante la audiencia pública del gas. Los números en rojo son nuestros.

6. Aranguren nos dijo hasta el hartazgo que nos quedábamos sin energía. El petróleo es un insumo fundamental de la matriz energética nacional. ¿Será que nos quedábamos sin petróleo también? Datos oficiales de su ministerio lo desmienten: La renacionalización de YPF desaceleró la caída de la producción de crudo y mejoró ostensiblemente su performance. En 2015 se logró revertir la caída, es decir, se registró una producción mayor en 2015 en relación a 2014.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía y Minería “Producción de Petróleo y Gas (Tablas Dinámicas).

7. Aranguren nos dijo una y mil veces que la calidad del suministro eléctrico de parte de las distribuidoras Edenor y Edesur se vio severamente afectada durante el kirchnerismo. Datos del ENRE publicados en su portal oficial evidencian lo contrario: Los datos de Edenor correspondientes a 2015 se extrajeron de su informe Memoria y Balances – 2015. Los de Edesur para igual año del IESO “Estado de Situación del Sector Energético” (2016). El ENRE define al SAIFI como el Índice de frecuencia media de interrupción del sistema (System Average Interruption Frequency Index), que en un período determinado representa la cantidad de interrupciones que afectaron a los usuarios en promedio, y se calcula como el total de usuarios interrumpidos en “n” interrupciones/total de usuarios abastecidos [Interrupciones/usuario-semestre].

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Libro Blanco de Gestión y Rendición de Cuentas del ENRE, Período 2011-2015.

8. Aranguren nos dijo que se justifica “rescatar” a las distribuidoras –como recientemente se hizo con Edenor por 1.300 millones de pesos– dado que la calidad del servicio se venía degradando. Datos de la propia Edenor lo desmienten: El tiempo total de interrupciones por clientes mejoró un 14% entre 2012 y 2015 y un 18% entre el año pasado y 2014. Por otra parte, la cantidad de cortes por clientes aumentó en relación a 2012 un 3%, porcentaje más que modesto dadas las olas de calor inéditas registradas en los últimos veranos. Cuando se analiza el mismo indicador entre 2014 y 2015, nuevamente se observa una mejora, en este caso del 5%. Por último y para el total de interrupciones sufrida por la red de Edenor, se aprecia una evolución positiva para los dos períodos analizados.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de Edenor (“Memoria y Balance 2015”).

9. Aranguren también nos dijo hasta el cansancio que el sistema unitario eléctrico heredado dejó al país, más allá de las zonas de competencia de Edenor y de Edesur, sin electricidad. Datos de CAMMESA (presidido por su ministerio) y de ADEERA (Asociación de Distribuidoras de Energía Eléctrica de la República Argentina) demuestran lo contrario. Entre 2014 y 2015, las 23 jurisdicciones analizadas (a excepción de Tierra del Fuego) registraron un crecimiento de la demanda. El promedio fue del 5,2%. Durante el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, 22 jurisdicciones registraron un crecimiento de la demanda, con la sola excepción de la provincia del Neuquén. El promedio fue del 23,9% para el período 2011-2015. Durante el período 2009-2015, el promedio de crecimiento de la demanda fue del 37%.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de ADEERA, “Informe Anual Demanda 2015”. Tierra del Fuego está excluida por no estar incorporada al SADI.

10. Aranguren repitió muchas veces que nuestro consumo de electricidad per cápita es inusualmente alto. Datos del Banco Mundial contradicen sus dichos. ¿Inusualmente alto el consumo? Sólo en relación a Venezuela (siempre dada como ejemplo a no seguir) y a México (una de las naciones más desiguales de la región con Chile). La expansión en el consumo de energía eléctrica por persona para la República Argentina durante 2003 y 2013 fue del 43%, ubicándose en la séptima posición respecto de los países seleccionados de América Latina y el Caribe que figuran en el gráfico precedente. En otras palabras, y en función de la muestra tomada, el crecimiento del consumo en nuestro país se ubicó apenas por debajo del promedio (media aritmética) de las variaciones registradas, siendo exactamente igual a la mediana (valor central del total de casos).

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Banco Mundial, estadísticas de consumo eléctrico per cápita (kWh).

11. Aranguren nos dijo una y mil veces que el pueblo argentino no había estado convenientemente cubierto en materia de servicio público de electricidad. Datos del Banco Mundial y de su propio ministerio vuelven a desmentirlo. Básicamente, ninguna nación que registre escasez de recursos energéticos puede ostentar semejantes niveles de avances. Igual razonamiento para los registrados en los noventa: jamás faltó energía en la Argentina; lo que faltó, en todo caso, fue la intención de volcarla al consumo interno y al propio desarrollo.

Fuente: Elaboración propia con base en datos del Banco Mundial (porcentaje de electrificación) y Ministerio de Energía y Minería de la Nación, series históricas (usuarios del servicio público de electricidad).

12. El ministro Aranguren nos dijo en repetidas oportunidades que había déficit de energía eléctrica (justificación de la Emergencia del Sistema Eléctrico Nacional). Datos de CAMMESA, presidido por su ministerio, otra vez lo desmienten. Como puede observarse en el cuadro de abajo, la generación fue en aumento entre 2003 y 2015, con importaciones de energía eléctrica un 0,1% inferiores a las registradas entre 1992 y 2002. Ahora bien, agregamos a dichos períodos lo siguiente: Entre 1992-2002: crecimiento del PBI 1,6%; crecimiento del PBI industrial 1,1%. Entre 2003-2015: crecimiento del PBI 4,6%; crecimiento del PBI industrial 6,2%. Finalmente, tenemos que el promedio de generación entre iguales períodos fue superior en un 60% favorable a los últimos doce años. Esta notable expansión permitió apuntalar el mayor consumo eléctrico per cápita desde 1983. Asimismo, en los doce años anteriores a la asunción de Macri no faltó energía eléctrica ni hubo problemas de abastecimiento ni de suministro tales que justifiquen un estado de “emergencia del sistema eléctrico nacional”, mucho menos uno que pretende retrotraer dicho sistema a uno desregulado, privatizado y desnacionalizado, como el fracasado modelo energético implementado entre 1992 y mayo de 2003.

Fuente: Elaboración propia en base a datos de CAMMESA, Reporte Anual 2015.

13. Aranguren repitió innumerable cantidad de veces que el ENRE es transparente y que no hay conflictos de interés. Los datos de su propio ministerio y del ENRE dan cuenta de la falsedad de esta afirmación. El ENRE no es más el ENRE. El “Comité de Selección” que elevó al representante del Grupo Shell, Juan José Aranguren, los candidatos a ocupar el directorio definitivo del ente, está dominado por empresas privadas, entre ellas, e indirectamente Repsol, Gas Natural Fenosa y las industrias energética y petrolera nucleadas en AGUEERA y ADEERA. Aquí, el verdadero logo de la entidad que supuestamente debería velar por la seguridad jurídica de la ciudadanía.

14. Aranguren nos dijo una y mil veces que carece de conflictos de interés en relación a la firma Shell, de la que fue CEO durante más de una década y accionista durante 10 meses luego de haber asumido la función pública (accionista de la Royal Dutch Shell). Datos de Shell nos muestran lo contrario. El Grupo Shell actúa en los siguientes niveles del sector energético nacional:

1) producción de energía primaria (petróleo y gas natural);

2) oferta interna de energía primaria (importación de gas) para consumo final;

3) producción de energía secundaria (gas por red, gas licuado y combustibles líquidos derivados del petróleo);

4) oferta interna de energía secundaria (importación de gas por red, comercialización de gas licuado y combustibles líquidos derivados del petróleo) para consumo final. Como puede apreciarse, la empresa Shell de la que Aranguren fue CEO durante una década (renunció el 30 de julio de 2015), participa en todos los niveles del mercado ampliado de la energía.

15. El ministro Aranguren dijo que trabaja para la ciudadanía. La información oficial del ministerio demuestra que en realidad trabaja para Shell. La empresa Shell lidera el incremento porcentual en su participación de mercado. Entre 2015 y el acumulado de los primeros 11 meses de 2016, la compañía angloholandesa avanzó un 11,8%. Le sigue Petrobras, es decir, Pampa Energía (Marcelo Mindlin) con un 5,5%. En tercer lugar, se ubica Axión, de la familia Bulgheroni, con un 2,2%. Por su parte, YPF redujo drásticamente su participación, cayendo un 3,8% interanualmente.

Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas, actualizadas al 21 de diciembre de 2016.

16. Aranguren nos aseguró que trabaja para una YPF más robusta y consolidada pero los datos oficiales del ministerio muestran otra realidad. Producto de la drástica caída en la perforación de pozos, en el primer semestre de 2016 YPF desaceleró el crecimiento de la producción de gas: de una tasa del 12% promedio entre 2013 y 2015 a 6% (ver gráfico). En otras palabras, redujo a exactamente la mitad el ritmo de crecimiento adquirido.

YPF es la primera productora de petróleo de la Argentina. La petrolera con mayoría accionaria estatal desde 2012, destacó por elevar su producción de forma sostenida desde entonces. En materia petrolera, los crecimientos para 2014 y 2015 fueron del 8,4% y 6,1%, respectivamente. Sin embargo, en 2016 redujo su crecimiento a menos un cuarto del 2015. Es decir, creció 1,3% frente al 6,1% del 2015

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía y Minería de la Nación.

17. Aranguren también nos dijo que tomó todas las medidas para evitar conflictos de interés entre sus funcionarios y sus anteriores empleadores. Sin embargo, el ex CEO de Shell y ex accionista de la Royal Dutch Shell durante su interpelación en Diputados afirmó que su cartera había dispuesto que sus funcionarios “no tomen decisiones que estén particularmente vinculadas a las empresas en las que hayan trabajado durante los últimos tres años o en las que tengan participación societaria”. Pero hasta ahora tal disposición no se plasmó en ningún protocolo, resolución o documento ministerial. Y no sólo eso, si no que la Resolución 212 (nuevos cuadros tarifarios del gas) lleva la firma del mismísimo Aranguren, esto es, contrariando su afirmación en Diputados así como el Decreto 1006 del Presidente Macri.

18. Aranguren también afirmó que su ministerio y su gestión son transparentes pero hasta la principal referente de la Alianza Cambiemos, Elisa Carrió, evidencia la mentira. Se lee en el diario Perfil: “La designación de Sureda tenía en vilo a las petroleras. Ocupará un cargo estratégico, ya que deberá definir los precios que recibirán los productores de petróleo y gas durante el año que viene. En esa lista figuran los empresarios más poderosos del establishment local, como Paolo Rocca, presidente de Techint, que opera en el mercado petrolero a través de Tecpetrol, y los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni, dueños de Pan American Energy (PAE), la segunda petrolera del mercado junto con BP y la china CNOOC”. Ocupando la Secretaría de Combustibles figuran los Bulgheroni -Pan American Energy y Axion (controlada por PAE)-. El escándalo de los conflictos de interés de Sureda y Popik es tal que hasta incluso fueron denunciados por Elisa Carrió.

En efecto, la diputada de la Alianza Cambiemos denunció penalmente el 22 de noviembre a dos secretarios y un director del Ministerio de Energía y Minería por supuestas “negociaciones incompatibles con la función pública”. Los denunciados: el secretario de Recursos Hidrocarburíferos, José Luis Sureda; el subsecretario de Refinación y Comercialización, Pablo Popik; y el director nacional de Gas Licuado de Petróleo, Luis Barile. La legisladora pide se investigue si los denunciados cometieron delito de “negociaciones incompatibles con la función pública” en función de sus ex empleadores Esso, PAE y Bridas -entre otras-.

El diario Perfil, en diciembre de 2015 anunciando una designación por Aranguren.

19. El representante de Shell nos dijo que veníamos de una fiesta de subsidios a la energía. Pero datos del FMI (en igual informe al que él utilizó meses atrás en su interpelación en el Congreso) lo desmienten. Notar que lo que el informe del FMI permite concluir al realizar una simple comparación entre los valores de 2013 y 2015 en materia de subsidios a la energía para la República Argentina: una reducción del 93% en el subsidio al petróleo, seguido por un 26% de reducción a la electricidad, 19% al carbón y un 11% al gas natural. En su interpelación ante la Cámara de Diputados, y en otro manotazo de ahogado por intentar justificar el tarifazo energético y la quita de subsidios a los combustibles fósiles, el ex accionista de la Royal Dutch Shell manipuló los datos sobre el FMI al recurrir al mismo informe. Aranguren no sólo brindó información falsa acerca del nivel de subsidios en el mundo y ubicó mal a la Argentina en el ranking global sino que aseguró falsamente que en Chile no se subsidia ningún tipo de energía y que un gigante industrial como Rusia pagaría apenas unos 91 dólares más que nuestro país en subsidios a los combustibles fósiles. Sin embargo, nada de esto se condice con los datos brindados por el organismo internacional. Es más, ¿cómo no remarcó Aranguren que los subsidios cayeron entre 2013 y 2015 un 39% según el Fondo?

Fuente: Informe del Fondo Monetario Internacional.

20. Aranguren nos dijo una y mil veces que los subsidios heredados perjudican a los grupos de menores ingresos. Datos del CEDLAS (informe sobre el que él mismo se basó en su interpelación en el Congreso) demuestran que esa afirmación es una falacia. En su alocución en Diputados, el Ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, aseguró: “Hay mayor subsidio para los ricos y menor para los pobres”. Semejante aseveración encuentra su origen –según explicó el ex accionista de la Royal Dutch Shell ante las distintas comisiones de la cámara parlamentaria– en el estudio citado del CEDLAS.

¿Qué dice el centro citado por el ministro Aranguren en relación a los subsidios a la electricidad? Citamos textual: “Se aprecia que el subsidio a la electricidad es progresivo mientras que resulta relativamente proporcional: es decir que las transferencias se concentran en todos los deciles de la distribución del ingreso de manera más o menos uniforme… Cuando se analiza el beneficio de estos subsidios en relación al bienestar, se aprecia un sistema de subsidios progresivos” (Págs. 5 y 11). Y luego: “La principal conclusión que se alcanza sostiene que la mayoría de los subsidios analizados son pro-ricos (es decir, se concentran en términos absolutos en lo deciles más altos de ingreso), y progresivos (como proporción de su ingreso, los estratos más bajos reciben relativamente más), coincidiendo con resultados previamente hallados por la literatura. Esta conclusión es robusta al uso de indicadores de bienestar alternativos (el ingreso per cápita familiar y el gasto per cápita familiar)”.

Fuente: CEDLAS. Jorge Puig y Leandro Salinardi (2015). “Argentina y los Subsidios a los Servicios Públicos: Un Estudio de Incidencia Distributiva”.
Bibliografía
OETEC (29/12/2016) El diario La Nación confirma sabotaje a YPF (o la estafa de Shell al frente del Ministerio de Energía)

OETEC (20/12/2016) Normalización del mercado, la violación a la Ley de Ética Pública y los conflictos de interés en el ENRE

OETEC (16/12/2016) La barbarie energética del señor Presidente (sobre el consumo per cápita)

OETEC (19/12/2016) Aires acondicionados: entre la realidad y el relato macrista

OETEC (11/10/2016) La insostenible estafa del tarifazo: la única verdad es la realidad

OETEC (16/11/2016) Tarifazo de electricidad: 11 puntos del OETEC para el PJ Bonaerense

OETEC (9/11/2016) El sabotaje macrista a YPF: pérdidas por miles de millones de dólares para la empresa. ¿Y para el país?

OETEC (01/11/2016) Después del tarifazo: razones de la nueva citación de Aranguren al Congreso

OETEC (07/09/2016) Hacia la Audiencia Pública: Subsidios. Aranguren miente, el FMI lo desmiente

OETEC (29/08/2016) La notable omisión de Aranguren respecto de los subsidios energéticos

—————

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web de OETEC. Para consultarlo podés ingresar a la nota haciendo click aquí.

 

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones