Lombardi, el vaciador de los medios públicos

Compartir

El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, fue citado al Congreso para responder por los 354 despidos en Télam, los que justificó por razones “ideológicas”. De la Alianza con De la Rúa como jefe político a Cambiemos, un recorrido por la figura del funcionario que en las asambleas de trabajadoras y trabajadores describen como «el vaciador de los medios públicos». Sus últimas líneas de currículum: recortes en Radio Nacional, TDA, Paka Paka, Encuentro y la TV Pública. Este jueves hay movilización en defensa de los medios públicos.

Las trabajadoras y trabajadores deTélam anunciaron en conferencia de prensa una masiva movilización para el jueves en defensa de la libertad de expresión y, también, confirmaron que el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, principal foco de las denuncias por los 354 despidos en la agencia pública de noticias, asistirá al Congreso para una interpelación. También anunciaron que presentaron un proyecto de ley, junto a 14 legisladores y legisladoras, para convertir a Télam en una agencia periodística y publicitaria con control parlamenterio, porque consideran que “es indispensable sacar a la agencia del Poder Ejecutivo para que esté bajo el control de una comisión permanente del Congreso”.

En cada marcha, en cada pared y en cada canto, Lombardi fue el foco de las críticas de las trabajadoras y los trabajadores de Télam luego de la justificación de los despidos. “Hay que entender que no es grato, pero nosotros tenemos que cuidar el dinero de todos”, afirmó el funcionario en una de sus últimas defensas del recorte en A24. “Hay una situación que es muy clara de explicar: la agencia tenía 479 empleados en 2002, y casi 1000 cuando asume Cambiemos en 2015. Se transformó en una usina de propaganda partidaria durante los 10 años de kirchnerismo. Suscribo y apoyo las decisiones que tomó el directorio de Télam”.

Es por eso que en cada asamblea, los despedidos desplegaron una gigantografía con el rostro de Lombardi en las puertas de los edificios de la agencia.

La gigantografía tenía una sola palabra: «Vaciador».

Despidos ilegales

La línea torcida

De 58 años, Hernán Lombardi arribó al Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos luego de casi una década al lado de la gestión PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Ingeniero civil y empresario, con posgrados en manejo de marketing y en economía, su primer acercamiento a la política fue en 1997 cuando el entonces jefe de Gobierno de la Ciudad, Fernando De la Rúa, lo convocó como experto en turismo para que lo acompañara en caso de ganar las elecciones dos años después. Era parte del grupo Sushi, que integraban también Antonio, el hijo de De la Rúa, y Dario Lopérfido. Se afilió al radicalismo luego de ser presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería «La Línea Recta» por la agrupación Franja Morada. En 1999, De la Rúa cumplió: lo nombró interventor de la Administración de Parques Nacionales.

Dos años más tarde, previo a la crisis política, social y económica más grande del país, el Ejecutivo unificó las secretarías de Turismo, Cultura y Deportes en un solo ministerio: Lombardi ocupó el cargo desde el 29 de octubre hasta el 21 de diciembre de 2001. Luego de la represión, los saqueos, las muertes en las calles y la renuncia del presidente, Lombardi delegó la gestión en su sucesor, Daniel Scioli. Si bien no dejó su actividad privada como empresario turístico, con complejos de hoteles en Mar del Plata y codo a codo con cámaras hoteleras de todo el país, en 2003 volvió a jugar en política como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el partido Recrear para el Crecimiento que lideraba Ricardo López Murphy. Salió séptimo con el 3,97 por ciento de los votos: poco más de 229 mil bonaerenses.

La expansiva empresa de Lombardi

En noviembre de 2007, La Nación lo presentó como el flamante “superministro” en la gestión PRO de la Ciudad, al frente del Ministerio de Cultura porteño y del Ente de Turismo. En 2012, en el marco de la Feria del Libro, Lombardi polemizó con el entonces ministro de Educación nacionl, Alberto Sileoni, por la restricción al ingreso de libros a la Argentina que había aplicado Guillermo Moreno. Según el superministro porteño, esa decisión apuntaba a “entorpecer la libre expresión de ideas”.

Precisamente, el mismo concepto por el que hoy lo denuncian de vaciador.

El desguace

“Lombardi quiere vaciar los medios públicos”, denunciaron las trabajadores y los trabajadores de Télam en la calle luego de los 354 despidos. Las asambleas en los edificios de la agencia del martes y jueves de la semana pasada también recordó los casos de Radio Nacional y la TV Pública. En el primer caso, Lombardi justificó la decisión de cesantear a 21 directores de Radio Nacional porque cobraban “sueldos de 100 mil pesos”. Los trabajadores debieron salir a desmentirlo en un comunicado y aclararon que los salarios de lxs trabajadorxs no superaban los 25 mil: “La lógica perversa de Lombardi estigmatiza a los trabajadores del Estado y de ese modo justifica el vaciamiento y los despidos que lleva adelante en los tres medios de gestión estatal: Radio Nacional, la TV Pública y Télam”.

Luego del conflicto, Lombardi amenazó con reprimir los reclamos gremiales con “severas sanciones”. Los trabajadores de la emisora de Mendoza lo advirtieron luego que el director afirmara que la administración nacional, a través de la comunicación oficial N° 04570229, instó a “los directores de RNA a persuadir a los empleados que intenten la toma del aire para divulgar consignas y/o comunicados anunciados sus puntos de vista respecto de las medidas tomadas por la RTA SE, sea en forma individual, grupal o gremial”. En esa sintonía, el comunicado aclaraba que “de persistir y concretar esos actos se harán pasibles de severas sanciones”.

Medios públicos: medio vacíos

No fue el único caso: los despidos continuaron en Canal Encuentro, Paka Paka y DeporTV. En diciembre se sumaron 180 familias de la Televisión Digital Abierta (TDA), lo que motivó la ocupación pacífica del Centro Cultural Kirchner (CCK). Semanas después, Lombardi anunció a través de un comunicado un recorte de 48 millones de pesos anuales y la modificación del convenio colectivo de trabajo en la TV Pública, “completamente obsoleto frente a los cambios tecnológicos, lo que genera altísimos costos de producción”. La decisión motivó un abrazo de las trabajadoras y los trabajadores al canal, con presencia de organismos de derechos humanos para respaldar la medida de fuerza que motivó un inusitado despliegue de la Policía de la Ciudad.

El mismo despliegue de fuerzas que ordenó el Gobierno el jueves, mientras la protesta por los despidos en la agencia Télam cortaba la avenida Corrientes.

Comentarios

Comentarios

Avatar

Lucas Pedulla

Periodista. Además de escribir para Nuestras Voces, forma parte de La Vaca y de sus publicaciones como revista Mu y Mu Trinchera Boutique, entre otros. Es docente en la Escuela de Comunicación ETER.

Hacé tu anotación Sin anotaciones