Los pensionados de Macri: pobres y endeudados

Compartir

Cien mil beneficiarios de la Pensión Universal para Adultos Mayores (PUAM) están bajo la línea de pobreza, según reveló un informe del Centro de Economía Política (CEPA). La PUAM, que fue creada en 2016 por Cambiemos y reemplazó la moratoria previsional, actualmente es de 8.320 pesos, monto insuficiente para cubrir la canasta básica total. Además, la mitad de los pensionados están endeudados porque tomaron créditos en ANSES. Esta política también profundiza las desigualdades de género en los ingresos de la tercera edad.

En marzo se conocieron los datos de pobreza del INDEC: 32 por ciento de las personas bajo la línea de pobreza y el 6,7 por ciento bajo la línea de indigencia, un récord de la actual gestión desde que se tienen datos disponibles. Cambiemos lejos de trabajar para reducir la pobreza y alcanzar la promesa de campaña, la multiplica. Un informe del Centro de Economía Política (CEPA) titulado “De pobreza cero a pobreza cien mil” analiza el empobrecimiento de los adultos mayores a partir de la aplicación de la Pensión Universal para Adultos Mayores (PUAM), que ubica a 100 mil casos bajo la línea de pobreza.

Las PUAM tienen origen en la Ley de Reparación Histórica aprobada en octubre de 2016, equivale al 70 por ciento de la jubilación mínima y requiere la edad mínima de 70 años para acceder a ella. Desde el gobierno se presentó como reemplazo de la pensión por vejez. Sin embargo, sólo el 9 por ciento corresponde al pasaje desde la pensión por vejez y avanza en sentido inverso a la moratoria previsional, reemplazándola en los hechos. Entre enero de 2017 y diciembre de 2018 las PUAM sumaron 110.711 casos, mientras que las moratorias pasaron de 31.485 casos en agosto de 2016 a 12.628 en diciembre de 2018.

En cuanto a su composición, el 74 por ciento de las PUAM son varones. Esto es así, dado que las moratorias si bien redujeron su cantidad, continúan vigentes hasta septiembre de 2019 y la enorme mayoría (80%) de las jubiladas son mujeres. Si las moratorias previsionales se eliminan definitivamente, constituye un verdadero castigo patriarcal para las mujeres que desarrollaron el trabajo reproductivo no remunerado en el hogar y reciben legítimamente una jubilación por el trabajo realizado. La eliminación de las moratorias previsionales profundiza las desigualdades de género en los ingresos de la tercera edad.

 

Por otra parte, la aplicación de las PUAM implica una distinción entre “jubilados de primera” y “jubilados de segunda”, en línea con los requerimientos del FMI. Por un lado, los trabajadores y trabajadoras que realizaron sus aportes durante su vida laboral, y aquellos o aquellas que no tuvieron la posibilidad de hacerlo, aunque la responsabilidad haya sido del empleador. Trabajar toda la vida en el mercado de trabajo informal o al interior del hogar, es trabajar. Sin embargo, las PUAM implican un concepto deslaboralizador, más parecido a una asignación por pobreza en la tercera edad, que a un derecho adquirido por toda una vida de trabajo.

La gran estafa a los jubilados

Los pensionados cada vez más pobres

La jubilación mínima ($10.400) fue perdiendo capacidad de compra de forma contundente, aunque se mantuvo por encima de la línea de pobreza. En marzo de 2016 se ubicó un 40 por ciento por encima y en marzo de 2019 lo hizo sólo en un 13 por ciento, con el pico más bajo en febrero de 2019, previo al aumento, superando en 5 por ciento la línea de pobreza. La PUAM ($8.320) en cambio, se encuentra actualmente por debajo de la línea de pobreza. En marzo de 2016 superaba la línea de pobreza sólo en un 12% y en marzo de 2019 se encuentra 9% por debajo, con el pico más bajo en febrero de 2019, previo al aumento, ubicándose un 16% por debajo. Esto implica, en términos absolutos, 100 mil perceptores de PUAM pobres.

Por último, el informe destaca el endeudamiento de los adultos y adultas mayores como la contracara de su empobrecimiento. De los 110 mil casos de beneficiarios/as de PUAM que se registran en la actualidad, un total de 49 mil tomaron créditos en ANSES. Esto significa que la mitad (45%) de los y las beneficiarias de las pensiones universales está endeudada.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 16/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto