“Los trabajadores votan a Bolsonaro porque dice que acabará con la violencia matando ladrones”

Compartir

Desde San Pablo, el dilema de Brasil en las horas previas a una elección crucial para Argentina y la región. Un diálogo con Vargas Freitas, el titular de la Central Única de Trabajadores, uno de los principales sostenes del PT, que explica por qué hasta sus propios afiliados votan a Bolsonaro sin ser fascistas ni entender las consecuencias de ese voto. El desesperado intento del PT de dar vuelta la elección.

(Desde San Pablo).- Es miércoles por la tarde en San Pablo, Brasil. La plaza conocida como Largo da Batata empieza a tomar color, entre el rojo característico del Partido de los Trabajadores (PT) y las banderas del amplio movimiento LGTBQ. La convocatoria, pautada para las 17, arrancó antes, cuando los militantes del PT se pararon estratégicamente en las distintas entradas del subte que rodean la plaza para volantear y convocar no ya al acto que contaría con la presencia de Fernando Haddad sino a manifestarse a “favor de la democracia” el próximo domingo 28 de octubre.

La segunda vuelta electoral en Brasil está a punto de dirimirse entre el candidato del PT, Fernando Haddad, quien tuvo que ocupar ese lugar luego de la detención y proscripción de Inacio Lula Da Silva, y Jair Bolsonaro (PSL), un diputado y ex militar que no ha escondido sus alabanzas a la tortura y los torturadores de la última Dictadura brasileña (1964-1985), con expresiones homofóbicas, a favor de la portación irrestricta de armas por parte de la población y quien en la semana previa a los comicios prometió “hacer una limpieza en todo Brasil” contra los dirigentes del PT a quienes les juró el “exilio o la cárcel”.

A poco menos de 200 metros antes del lugar del acto, una militante del PT se me acercó para entregarme un volante del partido, mi respuesta fue que no votaba ya que era de Argentina, pero le acepté el volante y automáticamente reflexionó: “Bolsonaro es peor que Macri”. La miré fijo, no asombrado por su definición sino con el dolor en el estómago de saber que a esa misma hora la Policía de la Ciudad de Buenos Aires estaba cazando personas en las inmediaciones del Congreso por el macrismo se disponía a votar el presupuesto del FMI. “No sé, ahora mismo están reprimiendo en Buenos Aires”, respondí y luego conversamos un rato de Lula y la Argentina.

William porta su remera roja PT, llegó temprano a la movilización encolumnado con el Grupo de Obreros Internacionalistas (GOI), quienes decidieron apoyar de manera crítica la candidatura de Haddad. “El riesgo para Brasil radica en la posición antidemocrática de Bolsonaro. Él ya dijo que acabará con todos los activismos para seguir implementado las reformas obreras de (Michel) Temer, la principal es la reforma previsional y laboral”, sostuvo a Nuestras Voces.

Jair Bolsonaro, un fascista pop

Las reformas laboral y previsional forman parte del programa del FMI para toda la región, y su imposición viene disfrazada bajo una legalidad fraguada (apariencias de democracias que cada vez lo son menos).

La tarde iba cayendo sobre la ciudad de San Pablo y la plaza del Largo da Batata ya estaba colmada. En el Estado de San Pablo, según la última encuesta de Ibope publicada el 23 de octubre, el candidato del PSL obtendría 64 por ciento de los votos; sin embargo, en la ciudad homónima, Haddad estaría adelante con el 51 por ciento de los posibles sufragios cuando en la primera vuelta había obtenido solamente 17 puntos. Para el PT este fue un dato “esperanzador”: “Empezamos a virar el voto”, sostenían, aunque sea una muestra muy parcial.

“Queremos acabar con la violencia, principalmente la violencia que sostiene Bolsonaro con sus discursos. Queremos volver a elegir un Gobierno que esté a favor del pueblo brasileño”, sostuvo Guilherme, que con los dedos de su mano no dejaba de simbolizar la letra L, por Lula.

Faltaban algunos minutos para la llegada de Haddad y la candidata a vicepresidenta del PT, Manuela D’Ávila (periodista, feminista y afiliada al Partido Comunista de Brasil), cuando este cronista mantuvo un diálogo con Vargas Freitas, el titular de la Central Única de Trabajadores, uno de los principales sostenes del PT en todo el país. Freitas habló de los riesgos para los trabajadores brasileños en caso de una victoria electoral del PSL, pero también advirtió que existe cierta coordinación regional para el avance de las derechas, donde también incluyó la situación argentina.

-¿Cuál sería el mayor riesgo para los trabajadores brasileros si llegara a ganar la presidencia Jair Bolsonaro?

-La profundización de la reforma laboral que ya fue impuesta por (Michel) Temer con los votos de Bolsonaro. No tengo ninguna duda de que él no permitirá que los trabajadores sindicalizados puedan hacer su aporte sindical, con el objetivo de desfinanciar a las organizaciones de los trabajadores (e impedir sus planes de lucha). Tampoco tengo duda de que lo primero que hará será la reforma previsional, algo que Temer no logró llevar adelante. Bolsonaro ya adelantó que quiere hacer cambios vinculados a los gestiones de las empresas públicas (es decir, aplicar un plan de privatizaciones). Para los trabajadores, la victoria de Bolsonaro será una tragedia.  Su discurso es meramente moralista, la economía seguirá declinando, y si esto ocurre los que sufrirán serán  los trabajadores. Una victoria del candidato del PSL es el peor escenario. Todo el pueblo brasilero perderá si gana las elecciones este fascista.

El gran ausente

-Usted habla de las reformas laborales y previsionales, privatizaciones, ataque a los sindicatos. Esto ocurre aquí y en otros países de la región. ¿Cree que existe una planificación por parte de la derecha para lleva adelante este tipo de programas?

-Esto es parte de una estrategia internacional. De hecho, la campaña de Bolsonaro no fue pensada por él ni siquiera fue pensada en Brasil. Viene de afuera, construida en los Estados Unidos y obedece a ciertos intereses del capitalismo global que no quieren que Brasil o el resto de los países de América latina compitamos en el mercado comercial mundial junto a las grandes potencias. El motivo real del Golpe contra Dilma en 2016, la prisión de Lula, y el ascenso de Bolsonaro como candidato se debe a que desde Brasil, Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador, comenzamos a crear un bloque político independiente para competir contra los Estados Unidos. Se crearon los BRICS, nos empezamos a juntar con Rusia, China, India. El motivo de todo lo que está sucediendo (en Brasil y la región) obedece a este alineamiento político económico que se dio en los últimos años y que es rechazado profundamente por las grandes potenciales mundiales que no quieren perder su hegemonía. Las grandes potencias buscan conservar su predominancia política por sobre la soberanía de los países de América latina. Ellos quieren el gas, el petróleo de Brasil y Bolivia, quieren las riquezas de la Argentina. Es un enfrentamiento regional.

La violencia en Brasil no es nueva pero se va retroalimentando entre el discurso fascista del candidato del PSL y algunos de sus supuestos adherentes que ejecutan en la práctica el discurso de odio. A principio de año fue asesinada la militante del Partido Socialismo y Libertad (PSOL, aliado del PT), Marielle Franco; el pasado 16 de octubre fue asesinada una chica trans a la salida de un bar en las calles de San Pablo; y una semana antes ocurrió el asesinato del profesor de capoeira Moa del Katendê, luego de haber manifestado su voto favorable al PT. Ante este escenario, Bolsonaro no dudó en difundir a través de un video el siguiente mensaje, durante una manifestación en su apoyo realizada el domingo 21 de octubre: “Vamos a barrer del mapa a esos bandidos rojos. Si se quieren quedar acá, tendrán que colocarse debajo de la ley. Sino deberán irse o ir a la cárcel”. El público aplaudía la imagen de “su líder” al grito de “¡nuestra bandera nunca será roja!”.

-Hay votantes de Bolsonaro que piden que los “comunistas” sean echados de Brasil. ¿Por qué se da el avance de este discurso fascista?

-El pueblo brasilero no es fascista. Los trabajadores que están votando a Bolsonaro no son fascistas. Hay incluso obreros afiliados a la CUT que lo votan. Lo que sucede es que él está llevando adelante un discurso del miedo y muchas personas tienen odio hacia la política en general y hacia los políticos en particular (esto tiene que ver con el ataque sistemático hacia el PT por parte de los grandes medios de comunicación, principalmente la cadena O Globo). Los trabajadores votan a Bolsonaro porque él dice que acabará con la violencia matando a los ladrones; él dice que acabará con la corrupción acabando con los políticos, ese es su discurso y la gente lo vota porque durante años les dijeron que la política y los políticos eran corruptos.  Y lo vota por su posición moral, religiosa. Nosotros estamos peleando para que la gente entienda cuáles son los riesgos que existen detrás de este discurso del odio y que sus propuestas sólo traerán malas consecuencias por todos los trabajadores y el pueblo brasilero.

La conversación con Freitas terminó ante el inicio del acto que tenía por slogan “Vamos a dar vuelta la elección”. Haddad llegó junto a Manuela D’Ávila y una amplia comitiva. Su discurso fue breve pero contundente. “El miedo que él incita (por Bolsonaro) es el miedo que él representa. No por las personas sino por los valores, que son los peores valores para el país. El PT preservará la paz de la región”, sostuvo Haddad. Son horas cruciales para Brasil y toda América latina.

@spremici

Comentarios

Comentarios

Avatar

Sebastián Premici

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Autor del libro De patrones y peones. Los aliados esclavistas de Mauricio Macri. Colabora en Página/12 y formó parte de Radio Nacional.

Hacé tu anotación Sin anotaciones