Macri dice «mierda» y ya mandó a 7 millones de jubilados allí

Compartir

La inflación de los medicamentos entre mayo de 2015 y marzo de 2019 alcanzó 266%, con picos en medicamentos esenciales de un 600%. En contraste, la jubilación mínima subió un 172%, pasando de $3.821 a $10.410. Un informe conjunto de tres centros de investigación alerta sobre la gravísima pérdida de derechos que atraviesan los adultos y adultas mayores. Mientras 7 millones de jubilados están peor, el presidente habla de 1,5 millones de personas «que antes convivían con la mierda» y ahora tienen cloacas.

La inflación es uno de los temas más acuciantes de la agenda económica. El propio Presidente en su reciente entrevista con Viviana Canosa afirmó “tuvimos un pico que nadie previó”. Lejos de rectificar el camino, Mauricio Macri sostuvo que “estamos en el rumbo correcto y por este camino hay futuro”. Sin embargo, los datos duros contradicen sus declaraciones.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) mide la evolución promedio de los precios de un conjunto de bienes y servicios representativo del gasto de los hogares a nivel nacional. En ese promedio general, hay productos que aumentaron más y productos que aumentaron menos, lo que afecta de manera desigual a los distintos hogares porque tienen, sencillamente, consumos diferentes. Este es el caso de los adultos y las adultas mayores, cuyos ingresos se vieron muy deteriorados por los magros aumentos en jubilaciones y pensiones a la par que se incrementó muchísimo su canasta de consumo donde los medicamentos adquieren, gran relevancia.

Un informe reciente del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el Centro de Estudios Públicos Para Personas Mayores (CEPPEMA) y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria (ALGEC) analiza la situación de las personas mayores y el impacto inflacionario en los medicamentos en su calidad de vida.

La inflación de los medicamentos entre mayo de 2015 y marzo de 2019 alcanzó 266%, con casos de medicamentos esenciales que incrementaron su precio un 600%. En contraste, la jubilación mínima tuvo un incremento de 172%, pasando de $3.821 a $10.410 entre mayo de 2015 y la actualidad.A esto se le suma el agravante de que PAMI modificó la Resolución 005 que otorgaba medicación para enfermedades crónicas de forma gratuita a los 2 millones de afiliados, exigiendo una serie de requisitos sumamente restrictivos para acceder a ella. Esta situación trae como consecuencia que las personas mayores dejen de consumir su medicación o lo hagan de manera limitada para generar un ahorro económico en los gastos que estos demandan.

Solamente en el mes de marzo de 2019, el promedio de los precios de los 50 medicamentos de mayor consumo en la tercera edad se incrementó un 3,2%. El promedio de los 10 medicamentos que más aumentaron en el mismo periodo alcanzó 6,2%, entre los que cabe destacar aumentos de hasta un 9%. Por otra parte, el informe alerta que el aumento en los precios de los medicamentos ha sido una constante. El promedio simple de aumento de precios de los 50 productos más consumidos por los adultos mayores en el último año alcanza el 3,8%.

La modificación de la Resolución N° 005 de PAMI, agrega condiciones muy restrictivas para acceder a la entrega gratuita de medicamentos para enfermedades crónicas. Entre ellas se encuentran tener ingresos inferiores a 1,5 haberes previsionales mínimos, no estar afiliado a un sistema de medicina prepaga, no ser propietario de más de un inmueble, no poseer un vehículo de menos de 10 años de antigüedad, lo que se traduce en una disminución importante del acceso de jubilados y jubiladas a esta prestación.

El aumento inflacionario de los medicamentos sumado a la quita de la entrega gratuita por parte de PAMI, deja a las personas mayores en situación de gran fragilidad. En este grupo etáreo, la medicación para enfermedades crónicas tales como cardiopatías, diabetes, hipertensión arterial, osteoporosis, es algo indispensable para garantizar la calidad y esperanza de vida. El informe detalla que, en Argentina, según estadísticas del Ministerio de Salud para el año 2009, el 44% de las defunciones de personas de 60 años y más correspondieron al aparato circulatorio, el 26% a tumores y el 21% a enfermedades del sistema respiratorio. Sólo el 5,5% de las muertes fueron por causas de enfermedades infecciosas y parasitarias. Esta situación es crítica si se consideran los aumentos tan relevantes de medicamentos para patologías específicas.

Comentarios

Comentarios

Débora Ascencio

Débora Ascencio

Periodista especializada en economía. Integrante del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), becaria doctoral de CONICET y docente de la Universidad de Buenos Aires. Es licenciada en Sociología y maestranda en Sociología Económica.

Hacé tu anotación Sin anotaciones