Macri perdedor: Córdoba es la 8ª derrota electoral de Cambiemos en 2019

Compartir

Con una diferencia que superó los 30 puntos, Juan Schiaretti logró la reelección en la provincia de Córdoba. El quiebre de Cambiemos y la decisión del kirchnerismo de bajar su lista para darle más votos al candidato enfrentado a Mauricio Macri le garantizaron una victoria demoledora. Así crece la figura del líder del peronismo cordobés y el número de derrotas de Cambiemos en las elecciones provinciales, que ya suman ocho. Córdoba pasó de ser la provincia que le dio el triunfo a Macri en 2015 a la que puede destronarlo en 2019.

El peronismo logró una elección histórica este domingo en Córdoba: hace 20 años que permanece en el gobierno provincial y ahora Juan “el Gringo” Schiaretti renovará su mandato como gobernador por cuatro años más durante el período 2019-2023 junto a su compañero de fórmula, Manuel Calvo.

El triunfo golpea directo en la Casa Rosada. No sólo porque fueron derrotadas las dos figuras fuertes de Cambiemos, Mario Negri y Ramón Mestre, sino porque la victoria demoledora de Hacemos Por Córdoba terminó de instalar a Schiaretti como figura nacional fuerte entre el peronismo no kirchnerista, a un mes de cerrar las listas para las elecciones presidenciales.

Además de ganar con un amplio margen (en algunas ciudades, como en Brinkmann, llegó a  más del 70% de los votos), recuperó la intendencia de la Capital cordobesa de la mano de Martín Llaryora y Daniel Passerini: un hecho histórico, ya que el peronismo no gobernaba la ciudad desde el regreso de la democracia.

Tras la inesperada muerte de José Manuel De la Sota, Schiaretti supo lograr la unidad de todos los espacios del justicialismo cordobés, incluido el kirchnerismo que apuntaló su estrategia de no confrontar a nivel provincial con opciones peronistas ganadoras en vistas de una unidad posible en las presidenciales. Al bajar la candidatura de Pablo Carro, quien buscaba llegar al gobierno provincial en representación de Unidad Ciudadana, todos los votos fueron hacia Hacemos por Córdoba.

El quiebre de la alianza Cambiemos también colaboró en el aplastante triunfo del peronismo local. Negri y Mestre no lograron acuerdo y llegaron a las elecciones con listas separadas.

Schiaretti superó por más de 30 puntos a las dos figuras de Cambiemos. Con el 99,08% de las mesas escrutadas, Hacemos por Córdoba se impuso con más del 58% de los votos; mientras que Córdoba Cambia, el sello partidario con el que compitieron Mario Negri y Héctor “la Coneja” Baldassi, apenas sacó el 10,5%. La peor derrota es para la Unión Cívica Radical, que alcanzó el 10,9% de los sufragios para Mestre, actual intendente de la ciudad de Córdoba, acompañado de Carlos Briner.

El traje de teflón del presidente devenido en harapos

El “Schiarettazo”, así llamaron al triunfo en conferencia de prensa el presidente de la Unicameral Oscar González y el senador Carlos Caserio, comenzó a tejerse mucho antes de la ruptura local de Cambiemos y de la baja del kirchnerismo. El gobernador reelecto mantuvo siempre una relación cordial con el actual presidente Mauricio Macri. Con pie firme en lo nacional, además incorporó en sus filas a organizaciones sociales, que consolidaron su figura y validaron el desempeño durante su gestión, como los sectores de la economía informal.

Si bien desde temprano, cuando fue a emitir su voto en el Instituto Técnico Salesiano Villada, Schiaretti aseguró que sólo se trataba de elecciones provinciales y municipales, ni bien se conocieron los primeros resultados provisorios a las 18 del domingo los referentes del frente Alternativa Federal incluso hablaron del triunfo de un “enorme dirigente nacional”.

 “Ya lo ve, ya lo ve, ves para Macri que lo mira por TV” cantaban los cordobeses en el búnker de Hacemos por Córdoba mientras esperaban las palabras del gobernador.

Pasadas las 10 de la noche, el líder del peronismo cordobés subió al escenario del Hotel Quórum para mirar de frente a la militancia enardecida que aguardaba en un búnker repleto mientras sonaba cuarteto a todo volumen.

Allí insistió: “Esta fue una elección municipal y provincial, que nada tiene que ver con las próximas elecciones presidenciales. Es apresurado sacar conclusiones nacionales sobre la base de los resultados de Córdoba. La gente puede elegir a un candidato a gobernador y a otro para presidente. Y cuando los cordobeses elegimos, los demás son de palo. Por más que vengan de afuera, no van a influir en la elección».

Aunque intentó despegarse, después expresó con firmeza: “No queremos la grieta que tanto daño le hace a la Argentina. No sirve para gobernar. Y hoy Córdoba demostró que tampoco para ganar una elección».

Entre Ríos: la prueba de que la unidad impulsada por CFK es ganadora

Durante todo el acto, los candidatos electos recordaron a José Manuel De la Sota. Fue su hija Natalia, electa como legisladora, quien recibió a Schiaretti cuando subió al escenario a celebrar el triunfo. El gobernador también le dedicó unas palabras durante su discurso y Llaryora le dedicó la victoria en la ciudad.

En el búnker de Hacemos por Córdoba no hubo figuras nacionales aunque sí confirmaron que Schiaretti recibió el llamado de referentes nacionales de otras provincias, principalmente de Alternativa Federal, el espacio que busca aglutinar a los peronistas no aliados al kirchnerismo. Entre ellos, el dirigente Sergio Massa, el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, el senador Miguel Ángel Pichetto, y el economista Roberto Lavagna.

“Córdoba no es una isla ni el cordobesismo. Córdoba es parte de la Argentina, del.interior profundo que quiere igualdad de oportunidades en todos los rincones de la patria. Los peronistas que forman parte de esta coalición pertenecemos al peronismo federal, democrático y republicano. Estamos convencidos que en Argentina no habrá república sin el peronismo y no habrá futuro para el peronismo si no es republicano”, aseguró Schiaretti y así encaminó a la provincia en un proyecto nacional.

Mientras pronunciaba su discurso, el búnker de Córdoba Cambia comenzaba a apagarse. Hasta allí había llegado la diputada nacional Elisa Carrió que visitó la provincia durante las últimas semanas como muestra del respaldo que la Casa Rosada le ofrecía a Negri. También desfilaron otras figuras como la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. Sin embargo, la líder de la Coalición Cívica apuntó directamente contra el ministro del Interior Rogelio Frigerio y criticó al espacio nacional por la falta de apoyo a la provincia que vio nacer a Cambiemos. Precisamente fue  en la localidad de Marcos Juárez, en unas elecciones municipales de septiembre de 2014. Allí, el peronismo ganó con más del 65% de los votos.

Córdoba, provincia que facilitó el triunfo de Macri en las presidenciales del 2015, se convierte en la octava derrota consecutiva para el oficialismo. Cambiemos salió tercero en las elecciones de Neuquén y de Río Negro; tercero en las Paso de Chubut y segundo en las de Entre Ríos. En las primarias de La Pampa, el candidato macrista fue derrotado por el radicalismo. También salió tercero en las Paso de Santa Fe, mientras que en las legislativas del 2017 habían ganado, lo que refleja la caída del macrismo en menos de dos años. A un mes de cerrar las listas para las elecciones presidenciales, el macrismo llega derrotado. Y la provincia que lo impulsó a ganar ahora levanta una figura que puede jugar fuerte en las presidenciales de octubre.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones