Mayra Mendoza: “Tenemos que volver a trabajar para garantizar lo básico”

Compartir

La actual Diputada Nacional y candidata a intendenta en Quilmes sostiene que la pobreza infantil llegó al 60% en su ciudad natal. Plantea la necesidad de construir un plan de seguridad alimentaria local pero dice que no quiere gestionar solo políticas sociales: “Quiero hacer crecer Quilmes”. Si los resultados de las PASO se confirman, Mayra Mendoza, podría ser la primera mujer intendenta en la ciudad que hoy gobierna el chef macrista Martiniano Molina y acentuar una tendencia que comparte con otras candidatas del Frente de Todos: “Los ocho años del gobierno de Cristina fueron fundamentales para que haya más protagonismo femenino en la política”, asegura en esta entrevista a Nuestras Voces. 

Fotos: Joaquín Salguero

Para llegar al despacho de la diputada nacional Mayra Mendoza se deben traspasar varios pasillos, esquivar puertas ciegas, encontrar el ascensor indicado, subir el codo de una escalera angosta. La probable primera Intendenta de Quilmes, de corroborarse los resultados de las primarias donde el peronismo venció con amplitud al chef Martiniano Molina, no ha forjado un escondite parlamentario. El contratiempo en el acceso a su oficina se debe a que la entrada al edificio supletorio del Congreso donde trabaja la referente de La Cámpora está sellada por refacciones.

Las asesoras de Mendoza piden unos minutos de paciencia a Nuestras Voces para ser recibidos por la legisladora del Frente de Todos. Mayra aún no almorzó y son alrededor de las 15 horas. La dirigente de Quilmes parece tener pocos resquicios en su agenda para tomarse un tiempo libre, mirar una serie en televisión, leer una novela, o hacer una pausa al mediodía para comer tranquila y espaciada. La legisladora nacional luego le dirá a Nuestras Voces que sus únicos momentos de distensión en la actual campaña son aquellos que pasa y disfruta con su hija Cata.

En la antesala del despacho de Mendoza hay una mesa oval larga que ocupa casi todo el espacio. En las paredes hay fotos, pinturas o pañuelos reivindicatorios del peronismo, de las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, de la agrupación La Cámpora y de los colectivos de género o de disidencia sexual.

Mayra está por terminar su refrigerio. Se escucha con nitidez el audio de una manifestación de vecinos de Quilmes que han decidido reinterpretar la letra creada por Sudor Marika para el colectivo #SiVosQuerés en código quilmeño. Antes de que Mayra abra la puerta la oficina se baña con un contagioso estribillo: “Si vos Querés Martiniano también”. Ofrece mate, agua, café. Optamos por la primera opción. Ceba ella. Dice que ahora, tras su pausa y su comida, se siente mejor. Luego del reportaje tiene pautada una actividad para celebrar un aniversario de la consagración del voto femenino. Comienza un reportaje donde Mendoza va a hablar de los tiempos políticos que vienen a partir de diciembre, y sobre cómo y de qué manera piensa gestionar una comuna importante del conurbano, Quilmes, que nunca ha sido administrada por una mujer.

–Suele hablarse del conurbano como una referencia geográfica unívoca. Para esquivar ese generalismo, ¿qué rasgos identitarios culturales o productivos hacen a la particularidad de Quilmes?

–Ya el nombre de la ciudad remite a nuestra cultura originaria. Los indios Quilmes padecieron un exilio forzoso. Los conquistadores hicieron que esa comunidad se trasladara a pie desde el norte de nuestro país hasta el distrito a orillas del Río de la Plata que hoy lleva su nombre. Hoy el partido de Quilmes perdió las características que lo destacaban como un lugar pujante en el sur del conurbano. Su cordón productivo ha quedado relegado, ya no hay tantas fábricas localizadas en la zona como sucedía antes. Pero además la ciudad ha cedido su atractivo nocturno, ya sea por sus conocidos restaurants o discotecas, o su encanto ribero, por el paseo sobre la costanera, que lo distinguía en zona sur como un lugar para pasar un momento divertido con amigos o en familia. Por eso digo que hoy Quilmes está como en un pantano, quedó hundido respecto a municipios vecinos, caso Avellaneda, que se han desarrollado mucho más, cuando antes se trataba de comunas más equivalentes. Avellaneda ha tenido un crecimiento económico, pero también deportivo y cultural, incluso en estos años recesivos, mientras Quilmes, repito, ha quedado estancada como un pantano. Los cuatro años de (Mauricio) Macri han acentuado además la fragmentación social y económica entre los vecinos de Quilmes.

–¿Cuáles son los ejes programáticos en los que anhelas centrar el primer tramo de tu gestión?

–La mayoría de los observatorios sociales coinciden en advertir que casi la mitad de la población de Quilmes posee ingresos insuficientes y no puede salir del umbral de la pobreza. Son datos alarmantes. Algunos centros de estudios señalan que el 40 por ciento de la población de Quilmes es pobre, otros equipos de investigación estadística sitúan ese número en un 50 por ciento. En todo caso es muchísimo. Sin embargo todos los especialistas coinciden en concluir que el 60 por ciento de los niños de nuestra comuna no superan la línea de la pobreza. Entonces, claro, debemos empezar construyendo un sólido plan de seguridad alimentaria local.  Pero, obviamente, que no pienso a mi futura gestión abocada a abastecer de comida a los comedores populares. Nuestro horizonte pasa por volver a hacer crecer a Quilmes. Queremos relocalizar a las fábricas que se fueron de la ciudad, reactivar nuestra economía local y nuestro mercado interno, esos son nuestros anhelos mayores porque, precisamente, solo con producción y trabajo se derrota al hambre. Y no estoy planteando una receta mágica. Simplemente planteo que Quilmes necesita un plan de desarrollo. El crecimiento es un ordenador social. Y eso, por supuesto, no lo vamos a lograr solos, pero sí podemos levantar el perfil productivo de Quilmes articulando a la ciudad con Provincia y Nación, que seguramente serán administraciones compañeras.

–Podés llegar a ser la primera Intendenta elegida de Quilmes. A su vez, Florencia Saintout puede lograr lo mismo en La Plata. Por otro lado, Fernanda Raverta en Mar del Plata, y Constanza Alonso en Chivilcoy también podrían extender esa ola de Jefas comunales justicialistas. ¿Esa tendencia electoral es parte de la ola verde o de la ola azul del Frente de Todos?

–Primero, no me parece un hecho fortuito. Todas además nos referenciamos en un mismo espacio político. Dentro de La Cámpora nos pusimos la tarea de construir política en un pie de igualdad entre hombres y mujeres. Además somos parte de un proceso de empoderamiento femenino en curso, que viene con fuerza los últimos años, pero que tiene un tronco histórico al que no podemos obviar. Estos días se cumplió otro aniversario de la ley de voto femenino, sin esa ley ni siquiera podíamos elegir. Hoy podemos ser elegidas. Que haya la posibilidad de elegir a Florencia (Saintout) o a Fernanda (Raverta) también es gracias a la lucha de las sufragistas y al liderazgo de Eva Perón. Los ocho años del gobierno de Cristina (Fernández) también fueron fundamentales para que haya más protagonismo femenino en la política. Hoy las mujeres argentinas que tengan ganas de hacer política pueden sentirse seguras en su decisión porque tienen un legado, el de Cristina presidenta, del que mostrarse orgullosas. Entonces, de fondo, hay un cambio cultural muy hondo que explica el ascenso de muchas compañeras en lugares importantes de gestión.

Evita volvió multiplicada para reclamar por más derechos para la mujer

–¿Cuáles deberían ser las nuevas conquistas sociales para ensanchar ese empoderamiento femenino al que aludís?

–Me gustaría subrayar una cuestión: nunca los movimientos de mujeres o de disidencias sexuales van a conseguir su emancipación por afuera de un proyecto emancipador más grande, que englobe a todos. Entonces, las prioridades de mi gestión, que pasan por la producción y el trabajo, van a tender a fortalecer la agenda de las mujeres. Para mí no son universos separados. Otro ejemplo de lo que estoy diciendo: el derecho legal al aborto está inscripto en otro derecho social fundamental como es el acceso a una salud digna. Por eso si logramos un derecho universal a la salud vamos a estar más cerca de conseguir el derecho al aborto. Para ser clara, recuperar el Estado es fundamental para fortalecer la agenda de las mujeres. El planteo que hago queda expuesto si tocamos la feminización de la pobreza. Según los últimos datos del INDEC los jóvenes y las mujeres son los grupos más afectados por la recesión económica. Y esa brecha se hace mucho más honda con respecto a las madres jóvenes, ellas están más excluidas del actual mercado laboral. Por eso necesitamos un plan de crecimiento, y que ese nuevo modelo incorpore a las mujeres como sujetos de derecho pleno. Las mujeres necesitamos más autonomía e independencia económica, y eso también se consigue con planes de gobierno que garanticen más producción y trabajo.

–¿Qué rol debería ocupar Cristina Fernández en el próximo gobierno? Convengamos que, en caso de ganar el Frente de Todos, CFK será una Vicepresidenta particular, no hay casos semejantes en nuestra historia de que haya un órgano parlamentario liderado por un ex mandatario.

–La respuesta más obvia es la más sincera. Lo que plantearon Cristina y Alberto (Fernández) es lo que va a suceder. Cada uno tendrá sus campos de responsabilidad institucional. Por lo pronto, Cristina va a devolverle el valor a la institucionalidad del Senado. Hoy la Cámara Alta con la presidencia de Gabriela Michetti ha retrocedido en su calidad institucional. Entonces Cristina va a elevar el perfil del Congreso. Venimos de cuatro años de fragilidad y debilitamiento en el poder legislativo. Alberto ha sido claro al reivindicar el hecho de contar a futuro con una Vicepresidenta que fue dos veces Jefa de Estado. Sinceramente, yo veo una sinergia muy buena entre Alberto y Cristina. Ellos además nos vienen transmitiendo que están muy conscientes del momento particular que van a liderar a partir del 10 de diciembre.

–Así como la Asignación Universal por Hijo o la denominada Ley de Medios fueron medidas que marcaron la profundización del kirchnerismo, ¿por cuál segmento de la agenda de gobierno pensás que Alberto Fernández va a intentar dejar su marca emancipadora?

–Creo que el mayor énfasis del gobierno de Alberto va a estar puesto en la recuperación de la producción y el trabajo.

–Algo así como volver a fojas cero, a los pilares fundamentales.

–Sí. La ampliación de derechos va pasando por distintas etapas. Hoy tenemos que volver a trabajar para garantizar lo básico. La sanción de la ley de emergencia alimentaria marca todo lo que retrocedimos, y por lo tanto todo lo que se debe avanzar para garantizar los derechos mínimos. Es lógico que deseemos ampliar el horizonte de derechos civiles conquistados pero me parece que debemos empezar por articular lo que vienen diciendo Cristina y Alberto: consensuar un pacto social o un contrato de ciudadanía responsable. Es importante encontrar ese punto de acuerdo entre los distintos sectores sociales para trabajar juntos por la recuperación de la Argentina.

–¿Vislumbras una primera etapa de gobierno donde la ciudadanía deberá tener paciencia y solidaridad?

–Claro. Alberto estará a cargo del diseño de las políticas centrales, y otros dirigentes acompañaremos trabajando para que esas medidas tengan el sustento popular necesario. Habrá que pedirle a la gente paciencia y esfuerzo, pero esta vez para salir adelante, para recuperar la producción y el trabajo. El macrismo pidió paciencia y esfuerzo a la ciudadanía, pero siempre fue para quitarles derechos. A partir de diciembre, entonces, esa solidaridad y esa paciencia a la que vamos a convocar serán los cimientos de un modelo de país totalmente distinto al que intentó construir el macrismo.

Comentarios

Comentarios

Emiliano Guido

Emiliano Guido

Periodista especializado en política internacional. Forma parte del Programa de Integración Regional y Financiamiento para el Desarrollo en Fundación SES (Argentina). Ganador del Premio José Martí (2006) otorgado por la agencia Prensa Latina.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto